martes, 31 de mayo de 2011

Contra Season Summer 2011

Una vez que ha acabado oficialmente (para mí) la temporada 2010/2011 y casi sin tiempo para respirar, me matriculo en la Contra Season Summer 2011. El verano se caracteriza para los seriéfilos porque aprovechamos para reducir la lista negra de series pendientes que suele ser por el contrario cada vez más grande y más si nos acercamos a twitter. Pero junto a éstas, están los regresos de las series pasadas y los estrenos nuevos. Respecto a las primeras, son poquitas las que tengo ya que no sigo casi ninguna, bien porque las tengo super pendientes o bien porque fueron estrenos de la temporada pasada que no me gustaron. Aunque luego está el caso especial de Pretty Little Liars, cuya emisión sí es un misterio y no quién es A. Emitieron sus 10 primeros episodios el verano pasado, la segunda parte de la primera temporada entre enero y marzo de este año y la segunda temporada este verano. En cuanto a los segundos, y como viene siendo habitual en los últimos veranos, muy pocos estrenos me llaman la atención, aunque daré la oportunidad a unas cuantas por si hay alguna sorpresa.

En definitiva, ¿cuáles son esas series que protagonizarán mi verano? Aquí están:

1.- SERIES PENDIENTES
- A dos metros bajo tierra (Temp. 3, 4 y 5).
- The Wire (Temp. 2-5)
- Mad Men (Temp. 4)
Parks & Recreation (Temp. 3)
- In treatment (Temp 1)
- Lights Out (única temporada)
- The Chicado Code (única temporada)
- Navy LA (Temp.2)


2.- REGRESOS
- Covert Affairs (Temp. 2 - 7 de junio)
- Pretty Little Liars (Temp. 2- 14 de junio)
- Rookie Blue (Temp. 2 - 16 de junio)
- Leverage (Temp.4 - 26 de junio)
- Rizzoli & Isles (Temp. 2 - 11 de julio)
- Eureka (2ª mitad de la temp. 4 - 11 de julio)
- Haven (Temp. 2 - 15 de julio)
3.- ESTRENOS
Franklin & Bash - 1 de junio - Mark Paul Gosselaar en una comedia dramática sobre dos jóvenes abogados con mucho talento y poca etiqueta que son contratados por un importante empresario.

- Switched at Birth - 6 de junio - Drama sobre dos adolescentes que descubren que fueron cambiadas al nacer. Una creció en una familia acomodada y la otra con una madre soltera.

The Nine Lives of Chloe King - 14-junio - Basada en una saga literaria, narra la historia de Chloe que en su cumpleaños descubre que es parte de una antigua raza que ha sido perseguida por asesinos humanos por milenios, y que ella podría ser la única esperanza para el futuro de su especie.


-  Falling Skies- 19-junio - Serie de Spielberg, sobre una invasión alienigena con Noah Wyle.

-  The Hot Zone - 21 de junio - Drama hospitalario sobre médicos en primera línea de guerra.

- Suits (a.k.a. A Legal Mind) - 23 de junio - Drama sobre un estudiante de Derecho que abandona la carrera, pero que por sus increíbles cualidades es contratado por uno de los despachos más importantes.

- Wilfred - 23 de junio - Remake de una comedia homónima australiana con Elijah Wood bastante surrealista.

- Necessary Roughness - 29 de junio - Comedia dramática que cuenta como una reciente divorciada consigue un inesperado trabajo como terapeuta de un equipo de fútbol americano profesional.

- The Great State of Georgia - 29 de junio - Raven Symone en una comedia sobre una aspirante a actirz que se traslada a New York.

- Alphas - 11 de julio -  Serie sobre un grupo de personas con poderes mentales o físicos extraordinarios que se dedican a resolver aquellos casos que la CIA, el FBI o el Pentágono han dado por perdidos.

El año pasado creamos entre Pilar, Irene y yo la plataforma “¿Vemos una serie juntos?” tanto en Facebook como en Twitter. Empezó con muy buena acogida, aunque al final las ganas de comentar se fueron diluyendo. No obstante, la principal finalidad era ver series juntos y comentarlas y eso de una manera u otra se consiguió así que estoy muy satisfecha. Además vi series que sé que si no hubiese sido así no las habría llegado a ver, más que nada porque las habría abandonado al primer capítulo. Pero sobre todo, lo mejor fue conocer más y mejor a gente que se interesó por el proyecto. Mil gracias a los que comentaron tanto en Facebook como en Twitter. Aunque este año no habrá propiamente un calendario o una lista de series, se ofrece la página de Facebook y la de twitter para ir colgando noticias, crear foros, contar cosas… lo que queráis. Gustad y pedid.

viernes, 27 de mayo de 2011

El resultado de la segunda audición

Si el año pasado decía que “del mismo modo que una alabanza excesiva no es buena para el producto, tampoco lo es una crítica destructiva y creo que precisamente esto es lo que ocurre con Glee”, este año la tónica ha sido valorarla con una vara mucho más estricta que a cualquier otra serie y eso es algo tan perjudicial como lo anterior. Yo, en cambio, he sido algo más blanda y al no exigirle tanto he podido disfrutar mucho más. Veamos por qué.


El principal mensaje de Glee siempre ha sido valorar la autoestima, la diferencia y la aceptación y eso lo hemos visto en muchos de los capítulos de esta segunda temporada. Glee es un cuento de hadas en el que sabes que todo al final saldrá bien, que a pesar de todas las lágrimas y tropezones que tengas, acabarás feliz. Claro que para poder llevar estos ideales al estrellato, a veces tienes que recorrer caminos alejados de ese buen rollismo. Es necesario bajar al fondo del mar para que podamos ir nadando poco a poco y salir a flote. De ahí que, Glee discurra por el lado más melodramático y triste, especialmente con Kurt, Santana e, incluso con Sue. Es inevitable para poder dar mayor profundidad al mensaje. Por eso, creo que ha sido un ejercicio muy bueno que se hayan embarcado en esa tarea. Además en muchas ocasiones, han conseguido que la lagrimilla asome por ojo, demostrando que Glee es más que una cara bonita. No obstante, también es cierto que en eso influye mucho la predisposición del telespectador. Si él sólo busca la risa, es normal que acabe mosqueado ante tanta trama; si en cambio, como yo, busca el puro entretenimiento (y éste no debe ser esencialmente alegre), puede terminar muy satisfecho con lo visto. No obstante, también es capaz de alejarse un poco y llegar a la orilla para dejarnos con momentos brillantes. Siguiendo con las tramas, el año pasado crítique que Glee quería contar muchas cosas en un solo capítulo y que era algo que debían solucionar. Pues bien, lo han conseguido. Ahora tenemos tramas más largas y con un ritmo mucho más adecuado.

Si la primera parte de la primera temporada fue muy irónica, divertida, humorística lo cual perjudicaba a las tramas ya que éstas eran  poco profundas; la segunda parte de la serie, se movió más por el lado dramático y profundo y por ello, se perdió algo de ese humor negro tan característico de la serie y de Ryan. Esta segunda temporada ha tirado más de esa segunda parte que de la primera, por lo cual tampoco ha habido una ruptura tan grande como dicen algunos. Como dice Mr. MacGuffin aquí (ella lo refiere a mitad de temporada, pero yo creo que se puede predicar de toda la temporada), “en realidad, "Glee" no ha cambiado tanto desde el principio. La irregularidad, las tramas sin sentido, las versiones chungas, los personajes que van y vienen sin un rumbo fijo se unen con los diálogos punzantes de Sue, la sátira alocada, los números musicales muy inspirados, los artistas invitados que traen aire fresco y se conjuntan perfectamente con el resto del reparto (como Gwyneth Paltrow, que estuvo realmente muy bien) y momentos muy, muy divertidos”. Sigue cumpliendo una a una todas sus reglas. Otra cosa es que no las compartamos y otra cosa es que esos defectos, si se consideran como tal, deban ser resueltos en la segunda temporada. ¿Una segunda temporada debe seguir la estela de la primera o ser mejor que la primera, aunque ello conlleve un cambio de esencia? Difícil pregunta y aún más difícil respuesta que no sólo se podría aplicar aquí, sino a todas las series. In my opinion, y centrándome en la serie de Ryan Murphy, su alma son esas reglas que comentábamos antes, las acepto y disfruto con ellas. Pero ello no es óbice para que sea consciente de sus fallos y que incluso me haya aburrido con algún capítulo. Pero si evalúo la temporada general, yo he disfrutado y con eso me quedo.

Siguiendo con la comparación con la primera temporada, algo que critiqué fue el equilibrio de personajes. En una serie tan coral como ésta, siempre es complicado dar el mismo número de minutos a todos los personajes. El año pasado se centraron casi en exclusividad en Rachel, mientras que en este han ido dando más juego casi todos los personajes, aunque algunos han sobresalido más que otros (Santana, Brittany, Quinn, Will). Hace unos meses, saltó la noticia de que esta generación iba a durar sólo un año más, a pesar de las reticencias de Lea Michele (Rachel). *OjO Spoiler del final de temporada: Por tanto que perdiesen los Nacionales era algo más que lógico siguiendo ese ideal de la autoestima y el trabajo (por lo que intuyó que el año que viene ganarán para cerrar la historia de esta generación) Fin*. Luego está la evolución de los personajes, unas más acertadas y otras menos. Dentro de las primeras destacaría la de Kurt y Santana. Aunque Kurt donde mejor se mueve es cuando interactúa con Rachel y se muestra como una diva, sus interpretaciones más sentimentales están muy logradas. Por otro lado, a Santana le han sabido acoplar una trama que se antoja de lo más interesante. En cambio, entre las segundas, estaría indudablemente la de Sue, un personaje que se ha quemado como Barney en HIMYM o Sheldon en TBBT. Son personajes muy atractivos, pero que generalmente se acaban explotando. Poco a poco ha ido perdiendo su carácter así que el reto en la tercera será encontrarle un sitio ya que espero y deseo que Dustin Goolsby, interpretado por Cheyenne Jackson, se quede y sea el nuevo enemigo acérrimo de New Directions.

Donde mayor bajón aprecio yo en la serie es en el apartado musical. Supongo que por razones económicas principalmente no han invertido tanto en los derechos de las canciones o también puede ser que por mi "escasa" cultura musical más centrada en billboards y similares no haya disfrutado de esas canciones como si las conociese de antemano. Si la primera temporada nos dejó con grandes temas en la memoria (tanto musicalmente como en shows); en esta segunda, es difícil recordar unos cuantos de ellos, salvo los especiales de Britney Spears, The Rocky Horror Picture Show o Lady Gaga.  No obstante, se han lanzado a crear canciones originales, lo cual es de alabar en primer lugar por la valentía y en segundo, porque las canciones fueron bastante buenas y siempre dentro del estilo de la serie.

Tampoco me quiero enrollar mucho más, que creo que ya lo he hecho suficiente y además porque semana a semana, hemos ido a la pista de baile y hemos bailado cada una de las canciones de esta segunda temporada. Ha sido menos regular que la primera, pero está muy lejos de considerarla mala. Cierto es que ha tenido capítulos flojos, pero también que ha tenido capítulos maravillosos. Yo estoy bastante satisfecha con la segunda temporada y tengo ganas de que llegue la tercera.

jueves, 26 de mayo de 2011

A la pista de baile: Glee 2x22


(OjO si no sabes en qué puesto ha acabado New Directions en los Nacionales, 
no sigas leyendo.
- Spoilers hasta el 2x22 de Glee)
 
La semana pasada no salimos a la pista de baile, porque entre tantas season finale, no tuve tiempo para hacerla, pero en líneas generales, me gustó el capítulo. Al igual que este último. Después de una temporada menos regular que la primera, pero muy lejos de considerarla mala como ya explicaré dentro de unos días, Glee cerró con la visita a New York por los Nacionales a diferencia de la primera temporada que acudimos a los Regionales.

Tras disfrutar un poco de Times Square, los chicos acuden al hotel para escribir las canciones para el concurso, mientras Will se va a Brodway a soñar. Momento genial cuando Puck pide un Manhattan así como la pelea de almohadas. Es curioso que con tantos deberes semanales que han tenido los chicos que aún no hubiesen escrito las dos canciones, pero bueno, son estudiantes así que dejan todo para el final y tendrán que escribirlas en la habitación.


Si ha habido una pareja protagonista en este capítulo ha sido Rachel y Finn. La semana pasada Finn cortó con Quinn porque al verla con Jess se dio cuenta de que seguía enamorado de ella. Los amigos de Finn le aconsejan aprovechar la ciudad del amor (que no, que no es sólo Paris) para pedirle una cita a Rachel. Ella acepta y tiene una velada romántica primero en Central Park y después en un restaurante. Paseando por las calles de New York con una serenata de fondo, Finn le va a dar un beso a Rachel cuando… ¡oh! Ella se lo deniega, no sé si tanto por el juego de Finn o por la decisión que tendrá que tomar entre su carrera y el amor. Y es ahí, donde Kurt le dice algunas verdades en esa fantástica escena de “Desayuno en Tiffany’s” y en el teatro en donde se representa Wicked (que por cierto, menuda facilidad tienen para colarse en los teatros). Sin embargo, Finn no pierde la esperanza y aprovecha la canción del concurso para cantarle a todo el mundo su amor. Claro, tanta pasión, tanto amor que al final terminan besándose. Todo ello lo presencia Jess que juega la baza de que por eso, al final terminarán perdiendo. Como ya dije hace unas semanas, recordaba a un Jess mucho más molón y no tan arrogante.


 Si Rachel tiene problemas a la hora de decidirse, Will también porque no sabe si seguir con el Glee Club o ir a Brodway. Y es ahí donde resurge Dustin Goolsby como el nuevo enemigo de New Directions. Todos sabemos que Sue ha ido perdiendo cancha así que era necesario un nuevo contricante y creo que Dustin puede ser un buen sustituto. La escena del bar es muy buena así como la compra de camisetas. Y esta semana también supone el regreso de Charice, que se le ha puesto cara de pan. Todo para cerrar la trama de su rivalidad con Rachel. Momento emotivo, aunque para mí sobraba.


Y volvemos al instituto después del viaje, para ir cerrando y/o abriendo futuras tramas. Por un lado Santana y Brittany que ahora se llevan bien y reconocen que son las mejores amigas del alma (durante el capítulo también vimos su reconciliación con Quinn y su nuevo corte de pelo –que me encanta- y que dieron mucho más bombo en tumblr que en el capítulo en cuestión). Por otro, la declaración de amor entre Blaine y Kurt (sí también tuvimos ración de ellos, aunque a mí me resultó muy natural) y Sam y Mercedes que ¡están saliendo! Justo el día anterior lo comentaba con @laytainhe que estaría genial y así ha sido. Quiero que a través de un flashback nos cuenten todo, porque el primer contacto ya lo vimos en el baile de promoción, pero quiero saber más. Mucho mejor esta pareja que la formada por Puck y Lauren. A pesar de haber quedado los 12º, ellos se sienten unidos como una familia y por eso la escena final en la que todos lo celebran a la espera de ganar el año que viene (¿alguien tenía alguna duda de que iban a perder y que ganarán en la temporada que viene?).


En cuanto a los números musicales, en general ha sido bueno. Creo que hay muchas canciones que han estado a un nivel bastante alto y por eso me cuesta elegir al top 3. Por un lado tenemos el mash-up de I love New York / New York, New York de Madonna y del musical New York, New York, cantada por New Directions; For Good del musical Wicked interpretada por Kurt y Rachel y por otro las canciones originales de Pretending y Light Up The World. Todas ellas me han encantado. Es curioso que a Vocal Adrenalina le hayan hecho una canción original y muy acorde con ellos como es As Long As You’re There y a Carwford Country Day, el otro grupo que vemos en los Nacionales, Yeah! De Usher, Lil Jon y Ludacris. La que no me ha gustado nada y me ha enfadado que la destrozasen es Bella Note de La Dama y el Vagabundo, cantada por Puck, Sam, Artie y Sam. Por último, la canción del nuevo disco de Mattew Morrison, Still Got Tonight, cantada por el propio Mattew, es decir, por Will, que así de paso hace publicidad. Y no podíamos olvidar de My Cup de Brittany que es muy divertida.


Un buen capítulo de cierre de esta temporada. No ha dejado ningún cliffhanger pero tampoco creo que fuese necesario. Dentro de un par de días, Glee se someterá a la evaluación final y os contaré con mayor detenimiento que me ha parecido esta segunda temporada.

martes, 24 de mayo de 2011

La anatomía de una montaña rusa


(OjO Si no sabes quién se ha marchado de casa, no sigas leyendo.
Spoilers hasta el 7x22 de Anatomía de Grey)
 
Si algo caracteriza a Antomía de Grey es esa montaña rusa en la que viajan todos los protagonistas. No hay serie en la que sus personajes estén tan pronto arriba y tan pronto abajo, tan pronto felices y tan pronto tristes. El peligro que ello conlleva es que te acabes mareando; sin embargo, yo debo de haber tomado biodramina porque de momento estoy bien, aunque no sé si los doctores siguen sanos porque una vez más hemos tenido una temporada en el que les ha pasado de todo. Comenzó la temporada con la resaca del tiroteo y así tuvimos un buen inicio. Luego, la vuelta de vacaciones tuvo como protagonista otra vez otro tiroteo, aunque ellos no fueron las víctimas directas, pero terminó pasando factura a los médicos. Y ahora tuvimos una recta final algo descafeinada. Estuvo bien, pero no fue tan explosiva como las anteriores (la muerte de George, el tiroteo). De todas formas, todos los protagonistas han tenido su propio viaje en esta temporada.

La primera que ha sufrido grandes bajadas y subidas es Cristina Yang, que ha conseguido las mejores tramas este año. Te podrá caer mejor o peor, pero está claro que sabe llevar muy bien el peso de la serie. Comenzó con una crisis muy gorda de identidad, se fue de pesca con Dereck y volvió siendo ella misma para rivalizar con Teddy. Pero si todo parecía que le volvía a ir bien en el plano profesional, no así en el personal. En el último capítulo, descubre que esta embarazada y decide abortar, a pesar de la opinión de Owen, que la echa de casa. Una vez más Shonda se la juega, ya que aborda esta posibilidad y sin contar con la opinión del marido. Veremos como acaba esto, pero sin duda cualquier opción será polémica.


Su amiga del alma, Meredith, ha tenido una temporada más tranquila hasta el final que volvió a casa con una hija, pero sin marido. Para Dereck que su mujer le hubiese manipulado su tan ansiado estudio fue la peor traición y así se lo dejó notar. Todo había sido demasiado bonito en esta pareja que durante seis años vivió tantos altibajos así que estaba esperando que se produjese el nuevo y que fuese así me gustó. Aunque también pienso que ya es hora de que o les dejen ser felices o rompan definitivamente.


Otras que han sufrido han sido Callie y Arizona que han terminado casadas, teniendo un grave accidente y siendo madres y teniendo una relación a tres bandas con Sloan como padre. Además, el accidente de coche dio lugar al controvertido capítulo musical, que tiene como mejor punto a favor haber disfrutado del vozarrón de Callie. Me encanta esta pareja y creo que las tramas que han tenido han estado muy bien.


Si los anteriores personajes se habían montado en una gran montaña rusa, el resto, en cambio, han decidido por montarse en una infantil porque aunque han tenido bajadas y subidas, éstas han sido de menor calibre. Karev ha terminado bastante solo tanto en el plano sentimental (Lucy se marcha) como en el plano personal (se ha tenido que marchar de la casa de Meredith tras haber contado el secuestro) y aún menos en el plano profesional, que aunque ya ha encontrado su sitio en pediatría y ha hecho una gran labor trayendo a niños de África para salvarlos, no ha conseguido el puesto de jefe de residentes, puesto que se ha llevado April. O son imaginaciones mías o Shonda le tiene mucha manía porque todo le sale mal al pobre Karev. Por otra parte, Teddy dejó a un lado sus sentimientos por Owen, se casó con Henry, un enfermo para ayudarle con su seguro y finalmente enamorándose de él, después de haber tenido tropecientas citas. ¡Bien por ella! Porque me gusta mucho esta pareja. Lexie y Avery ya son pareja oficial, aunque Sloan sigue pululando por ahí. Webber tuvo su protagonismo en la primera parte con la historia de los hospitales y luego con el alzheimer de su mujer. Finalmente, Bailey que es la que últimamente está más desaprovechada. Quitando los novietes que ha tenido, ha aparecido poco así que desde aquí reivindico una trama para ella.


Si la sexta empezó de menos a mas, teniendo una buena mini etapa y un mejor final, esta séptima ha sido en eso más regular, pero aún así lleva dando ya años síntomas de fatiga. Por eso creo que Shonda ha sorprendido con sus declaraciones de esta semana: quiere que la octava sea la última etapa de la mayoría de médicos originales y empezar a hacer un relevo. No creo que sea buena idea. Lo mejor sería dar un final digno a los médicos del Seattle Grace y si acaso hacer otra serie, aunque no como Off The map.  

lunes, 23 de mayo de 2011

El juego de Bones

(OjO Si no sabes qué cambio ha entrado en juego en el último capítulo de Bones, no sigas leyendo.
Spoilers del 6x23 de Bones)
 
Tras los acontecimientos de ese capítulo 100 y de los meses sabáticos de todos, se inició la sexta temporada y la vuelta fue buena. La entrada de Hanna en escena alivió el desencuentro entre Bones y Booth logrando un triángulo interesante ya que Booth estaba enamorado de ella e, incluso, yo soñaba con un juego diferente, aunque supusiese el enfado de la práctica totalidad de fans. No obstante, todos los partidos tienen un final y éste fue marcado por Hanna que rechazó la petición de matrimonio del enfadado y dolido agente. Su marcha propició un cambio importante no sólo en cuanto a las tramas personales sino también en cuanto a los casos autoconclusivos. A excepción de la vuelta de algunos asesinos, los casos querían captar la atención del telespectador, para así desviarla de la resolución de esa TSNR, al que se encaminaba ya incluso con las últimas presencias de Hanna pero lograron todo lo contrario, ya que fueron aburridos y sosos. Aunque el nivel de asquerosidad de los muertos seguía siendo el mismo, el nivel de resolución era bastante predecible (bien es cierto que nunca fue muy enrevesado, pero al menos mantenía el interés).


Y llegamos así al último capítulo que nos dejó un nuevo cambio de juego. Cuando una serie tiene su superestrella embarazada, sólo hay dos posibilidades o meter dicha circunstancia en la trama o disimularlo. Y era obvio que iban a optar por lo primero ya que el pilar de la serie es Brennan y que en una séptima temporada, deje de estar presente podría ser mucho más perjudicial. Pero ahora viene lo más polémico: el cómo se hizo. En el penúltimo capítulo, la muerte del becario inglés es el empujón para que Brennan y Booth duerman juntos. Alguien que no fuese muy avispado podría pensar que sólo durmieron, pero algunos detalles hacían pensar en algo más (como la cara que pone Brennan cuando se lo cuenta a Angela y la reacción de ésta). Y es en los últimos momentos cuando se confirma la noticia: se acostaron y además de ese momento, la antrologa se queda embarazada. Si bien es un juego muy inteligente el de los guionistas de poner fin a esa tensión, deja un poco con mal sabor de boca ya que parece un engaño al telespectador. Tanta marear la perdiz para que nos perdamos el momento beso. Por eso, me siento bien porque lo hicieron de una forma sutil, pero también ofuscada por eso mismo, como si se lo guardasen para un flashback futuro.

¿Es este cambio el que necesitaba Bones? A mí juicio, no y no tanto, por la relación de la doble B, sino por la aparición del embarazo que lo he visto más como una forma de solventar el embarazo real de Emily Deschanel que algo que necesitase la historia. Es como si quisiesen hacer trampa después de tanto tiempo jugando a unas mismas reglas. Ahora se abrirá otra etapa que se antoja cuanto menos complicada teniendo en cuenta que Booth se toma muy en serio la paternidad y la vida en común, algo que en principio no entra dentro de los planes de Temperance. ¿O igual sí? ¿Habrá cambio en su personalidad? Pero fundamentalmente habrá que ver cómo eso repercute en el resto de personajes y en los casos porque para mí Bones es un todo y una circunstancia así tendrá sus consecuencias. 


Tanta atención prestada a la pareja protagonista, ha provocado que pierda frescura y chispa que antaño tenía. Además los secundarios están totalmente desdibujados y los becarios tampoco son lo que eran, porque ni siquiera el baile de cambios es interesante. Esta sexta temporada se caracteriza por una primera etapa buena, aunque se empezaba a notar síntomas de fátiga, una segunda parte que ya los ha demostrado y un final apresurado. Como decía, la serie empieza a dar señalas de alarma y bajo mi punto de vista, el embarazo ha supuesto un cambio en las reglas del juego de la serie, complicará todo demasiado así que no auguró nada bueno. Pero no seré alarmista y veré como se presenta la séptima temporada.

sábado, 21 de mayo de 2011

El futuro de los adolescentes

Esta semana han finalizado dos de las series teen que he seguido esta temporada: 90210 y Hellcats, una veterana y una novata, una con un futuro prometedor y otra no tanto. La primera de ellas ha tenido una muy buena temporada así que siempre que sigan en esa línea tendrán un futuro o al menos, éste se ha convertido en su renovación por una cuarta temporada. A diferencia de Hellcats, que empezó muy dubitativa, siguió muy plana y sólo al final tuvo una ligera mejoría. No obstante, ésta llegó muy tarde porque los directivos de la cadena decidieron cancelarla, aún con esos cliffhanger que nos dejó.

(OjO A continuación en dos apartados diferentes voy a contar que me ha parecido sus respectivas temporadas con spoilers así que si no queréis saber de alguna, sólo tendréis que obviar el párrafo -y no mirar las fotos claro).

90210
La tercera temporada comenzó con un terremoto tanto real como de sentimientos, tras ello se consolidó, paso por una pequeña época de tranquilidad, para finalizar con otra fuerte sacudida en varios frentes. Y por ello, la tercera temporada ha estado muy bien (de momento la mejor). No ha escatimado en imaginación y nos ha dado lo mejor y lo peor de cada uno de los personajes. No obstante, no ha sido perfecta porque en esa época de tranquilidad, quizás hubo algunos capítulos demasiado aburridos y en los que no pasaba casi nada y al final de temporada, se ha roto un poco el equilibrio de atención en todos ellos.

El gran cambio en esta tercera temporada lo ha sufrido Teddy. Cuando oí la noticia en verano de su cambio de orientación sexual, no me terminó de convencer, aunque debo de reconocer que lo han hecho muy bien. Lo han ido mostrando poco a poco y sin dramatismos. Empezó saliendo con Silver, para luego tener algún rollete y terminar con un novio bastante formal. Otro de los cambios que han protagonizado más minutos ha sido el triángulo entre Ade, Navid y Silver, que ha estado de lo más interesante. Me encanta que hayan explorado el lado más negativo de Ade, aunque quizás su momento me suicidio o no ha sido llevarlo demasiado lejos y más siendo que veía al fantasma de Javier y desde luego que jugar con la enfermedad de su amiga es algo deplorable. Otra de las historias que más me han gustado es la de Naomi. Tras lo de su violación era hora que le tocase algo bueno. Su relación con un cerebrito ha sido de lo más divertida y nos ha dejado el cliffhanger final de su embarazo. Es una pareja que me gusta mucho, aunque no sé si lo del embarazo será un punto a favor o en contra. Lo de Ivy y Dixon se veía venir que no acabaría bien. Cada uno ha seguido por su camino, especialmente Ivy que se ha llegado a casarse porque su novio se moriraá de cáncer. Finalmente, Liam y Annie, que han sido de lo más aburrido. Casi sin trama una vez que están juntos, tenían que inventarse algo y ninguna de las dos historias que les montan me ha entretenido. Por un lado, Annie cuida de una actriz famosa así que hereda todo y puede ir a la universidad y por otro, de repente Liam tiene dudas sobre su futuro así que decide enrolarse en un barco pesquero y dejar a Annie, aunque hemos tenido momento empalagoso con su despedida.


Ahora queda un reto muy complicado. La cuarta temporada tendrá el reto de contar que algunos de ellos irán a la universidad y otros no de una forma interesante ya que otras series han caído. Otras series no han sabido darles una madurez a los protagonistas en este punto

HELLCATS
Ya desde que se estrenó en septiembre nadie la auguraba una segunda temporada puesto que su inicio fue poco exitoso y muchos se bajaron del carro así que a nadie le ha extrañado su cancelación.  La verdad es que tenía todo a su favor: animadoras, música, chicas guapas, chicos guapos (aunque no tanto para mí), relaciones amorosas... Sin embargo, ya dije en el veredicto del piloto que le faltaba algo y creo que al final lo encontraron, pero fue bastante tarde.  En mi caso, aunque no me terminó de entusiasmar el primer capítulo, seguí con ella, aunque no sé si fue por inercia o por qué. Ha sido en la tramo final de la temporada cuando ha sacado lo mejor de sí misma, aunque sin llegar a explotar.


Como decía la pequeña mejoría se produjo en los últimos capítulos. Por un lado, dejaron atrás el triángulo amoroso entre Savannah, Marti y Dan. Durante unos capítulos fue entretenido, pero ya se veía que no podían alargarlo mucho más así que hicieron ver en no explotarlo. Este triángulo fue sustituido por el de Lewis, Alice y una nueva animadora ex amiga de Savannah, que quizás hubiese sido mejor que no lo hubiesen tocado, porque al final resultó bastante insulso. Los motivos de la mejoría vienen por dos historias diferentes. Por un lado, la historia de la falsificación de trabajos de Savannah, su consiguiente problema para pagar la universidad y la estafa de su padre. Por otro, la relación de Marti con su profesor, algo que se veía venir desde el inicio, aunque viene con hija pequeña incluída, y el encuentro con su hermana (interpretada por su hermana en la vida real y compi del dúo musical que tienen) y todo lo relacionado con su padre. Ambas historias estuvieron bien y consiguieron que estuviese más pendiente de la pantalla que las otras que habíamos visto. Pero claro, ahora llega el final. Quiero pensar que cuando grabaron el último episodio de Hellcats no sabían que estaba cancelada, porque no es justo que hayan dejado este final. Dejando a un lado los nacionales, repetitivo y con objetivo de autoestima en medio, nos dejo con dos cliffhangers que en una hipotética segunda temporada hubiesen sido muy interesantes. En primer lugar, la fuga del padre de Savannah y la asunción de ella del papel de fuerte de la familia. En segundo lugar, el descubrimiento de que el padre de Marti no estaba muerto y que su hermana le había mentido al respecto. Bueno sí luego habría un tercero que sería la historia de la entrenadora y su despido, pero bueno en un nivel mucho inferior.


Nunca fue una gran serie, ni siquiera con la mejoría del final, pero precisamente en ese final fue bastante entretenida y me lo pasaba bien con sus historietas así que ahora me quedaré con las ganas de saber que nos tenían preparados los guionistas con esas dos tramas. Lo cual me hace pensar que los que deciden las cancelaciones y renovaciones son malvados porque tienen que avisar antes para no dejar finales tan sumamente abiertos e interesantes.

viernes, 20 de mayo de 2011

El grupo de los cinco

(OjO Si no sabes quién ha acabado con sus huesos en la cárcel, no sigas leyendo.
-Spoilers de la primera temporada de Hawaii 5.0)
Hawaii Five-0 ha concluido una primera temporada muy buena. Quizás no ha sido el mejor estreno en cuanto a calidad (tampoco sabría decir cuál ha sido este año), pero ha sido el más entretenido y el que me ha dado la acción que tanto me gusta y por eso estoy muy contenta.



Una de las preocupaciones que tuve con el piloto fue a cerca de la trama larga. Toda la historia del padre de McGarret podía ser un fiasco o un éxito. Aunque al principio se le dio bastante importancia, después de algunos episodios, se puso de manifiesto que se había alcanzado un equilibrio importante entre la trama continua y los casos autoconclusivos para después, como era obvio, darle un protagonismo especial en los últimos episodios. Entremedio, tramas explosivas de trata de blancas, asesinatos, drogas... Pero además hay que sumar la historia del dinero robado y la familia de Danno para que todos ellos tuviesen un espacio propio. Por lo tanto, también hay que alabar que se había conseguido un equilibrio entre los protagonistas. La "bromance" entre McGarret y Danno es muy buena. Ambos juegan muy el papel de policía serio y policía bromista, que son grandes amigos y estarían dispuestos a cualquier cosa por ayudarse mutuamente. El grupo es completado con Chin y Kono, que son además de compañeros, familia. Mientras Chin pone el punto inteligente, tecnológico y muy serio -quizás demasiado-, Kono es la belleza y la aprendiz en este mundillo, por lo que también hemos visto sus dudas, lo cual ha sido bastante interesante.


En este grupo, se ha unido Jenna, interpretada por Larisa Oleynik, para completar el grupo de los cinco. No sé si continua o no en la segunda, pero me alegraría mucho, porque hace muy buena pareja con McGarret y pone ese toque que le faltaba al grupo. Además me gusta que no sea tan explosiva y vaya vestida normal. Siguiendo con los personajes, otro de los aciertos ha sido la sustitución del malo. A principios de temporada, James Marsters (Spike en Buffy) fue el enemigo de McGarret Sin embargo, cuando aque se fue, se tuvo que enfrentar a un villano mucho más calculador interpretado por el genial Dacascos, logrando una mejor química entre ellos, a pesar de la poca presencia del malo. Otro de los aciertos en la temporada fue la introducción de


En cuanto al último episodio, supuso un genial cierre a la temporada. Fue muy hábil para lograr que todo encajase bien, dar alguna sorpresa (como la muerte de la gobernadora) y dejar cliffhangers bastante buenos, especialmente los encarcelamientos de McGarret y Kono, y en menor medida, la marcha de la mujer e hija de Danno y los acuerdos de Chin. Cada uno en la segunda temporada tendrá que lidiar con sus propios problemas. Pero fundamentalmente la unión de todos para seguir formando ese grupo que luchar contra el crimen.

Su fin es entretener y lo hace y mucho. Sus peleas, sus momentos más cómicos (en su mayoría protagonizados por Danno), la química  de los protagonistas, las vistas hacen que la primera temporada haya sido bastante buena. Ahora habrá que ver cómo se inicia la segunda y cómo resuelven todos esos frentes abiertos que tienen.

PD. ¡Quiero ir a Hawaii!

jueves, 19 de mayo de 2011

Thank you, your Honor

(OjO si no sabes que ha ocurrido al llegar a la suite presidencial, 
no sigas leyendo.
Spoilers hasta el 2x23 de The Good Wife)

Es lo primero que se me ha venido a la mente tras terminar el último capítulo de The Good Wife. Gracias, su señoría, por haber creado esta magistral serie. Porque si en la primera temporada tuvimos una serie muy buena, la segunda temporada ha sido su llegada a la plena madurez por varias razones. La primera de ellas es el perfecto equilibrio que hace entre lo jurídico, la política y lo personal. Ya en la primera esto se era algo que destacaba; sin embargo creo que en la segunda ha perfeccionado ese equilibrio. Si hacemos un repaso a la temporada, observamos que la serie ha estado muy bien organizada desde el principio. Comenzó con la relación entre Will y Alicia para acabar con ella también, pero en medio, hemos disfrutado de las relaciones de esta mujer, madre, esposa y abogada, de las estrategias por hacerse con el control de la firma de abogados y de las elecciones a fiscal.

Se dice que no es otro procedimental de abogados más, y aunque en parte tiene esta afirmación algo de razón, la serie sigue siendo un procedimental de abogados, pero añadiría que es un gran procedimental de abogados. La segunda temporada ha procurado tener casos autoconclusivos interesantes y apegados a la realidad, mostrando especialmente las tretas que en EEUU existen para ganar o perder un caso. Hemos asistido a casos relacionados con Cuba, con asesinatos, con internet, con transplantes de órganos... Junto a ello, también ha destacado de elementos relacionados con la abogacía. La unión con Derrick Bond no podía durar mucho y con un plan maestro de engaños, se consiguió la tan ansiada votación para echarlo. Además, asistimos a las dudas de donde ejercer la profesión de Cary, las formas de trabajar del ministerio fiscal y de un bufete y cómo jugar con los jueces.

Pero no es otro procedimental de abogados más en el sentido de que da un paso más allá al combinar estos casos autonconclusivos con una trama a largo plazo que a diferencia de otras series, no es otro caso más, sino la política y el drama familiar que hay alrededor. La excarcelación de Peter presenta la oportunidad para presentarse a las elecciones de fiscal general. Durante algunos capítulos hemos podido observar como fue el ascenso, ayudado por ese gran Eli Gold, artífice de la victoria. Algo que se podía intuir, pero no por ello ha sido insatisfactorio. La campaña, los debates, la lucha con la otra candidata, la religión, Eli… todo ello ha contribuido a que esta trama sea de lo más interesante. Pero no se puede tener todo y Peter ha visto como el aspecto profesional se ha encauzado, pero no así su vida personal. Tuvimos que esperar a hasta los últimos capítulos para que la bomba explotase: el descubrimiento de Alicia de que Peter se acostó con Leena, es decir, con Kalinda. Eso fue la gota que colmó el vaso para que Alicia revolucionase. Dejó a Peter, rompió su amistad con Kalinda y se dio una alegría con Will. Lo único que no termino de compartir es el enfado de Alicia con su suegra. Cierto que a veces la señora es algo insufrible, pero quiero pensar que es más una estrategia de distracción ya que Chris Noth está ocupado en el teatro, aunque tuvo un detalle en el capítulo final sorprendente, lo cual hace pensar que no estará tan alejado como podíamos pensar. Todo gira alrededor de Alicia y sus relaciones, pero el resto de personajes no se quedan en un segundo plano. Sus reacciones, sus emociones son parte importante del cuadro. Quizás aquí la que más destaca es Kalinda. Si la primera parte de la temporada se vio agobiada por el acecho de Blake, en la segunda, ha visto las consecuencias de la revelación. Por primera vez, la hemos visto derrumbada y triste, aunque rápidamente se ha vuelto a proteger con un gran muro, pero suponemos que las consecuencias llegarán.

El segundo motivo de la genialidad de esta segunda temporada han sido los personajes secundarios y los invitados. Sólo ha tenido protagonismo en la lucha de bufetes, pero cuando aparece Diane (Christine Baranski) una luz especial se ve. Es esa clase de personajes que aunque no tengan un protagonismo especial, son necesarios en este tipo de serie. Al igual que Eli Gold (Alan Cumming) que es un sublime robaplanos. Poco a poco ha ido adquiriendo más peso hasta el punto de saber algo más de su vida privada. Otro que se ha revelado es Cary, (Matt Czuchry), que ha conseguido que pase de ser un soberbio abogado a un amigo. Tampoco hay que olvidar a la madre y a los hijos de Peter ni al hermano de Alicia (quizás el gran descubrimiento de esta segunda temporada). Junto a ellos, todos los invitados que han ido pasando: Michael J. Fox, Martha Plimpton, America Ferrera, Rita Wilson, Sarah Silverman...

Y por último, están todos esos detalles que adornan y completan esta magistral serie. Desde las sutiles críticas al sistema estadounidense, el vestuario, la música (la elección de la canción en los minutos finales no pudo ser mejor), la fotografía… Hemos asistido a una temporada redonda, que aunque tiene todo lo positivo del disfrute, también engloba el miedo a que la tercera no puede alcanzar tanto nivel. De una forma u otra, no creo que haya un bajón considerable porque estamos ante una de las mejores series actuals así que gracias, su señoría, por existir.

miércoles, 18 de mayo de 2011

El último golpe de gracia (de momento)

(OjO Si no sabes cómo se ha solucionado 
el último caso de la temporada no sigas leyendo.
-Spoilers del 3x24 de Castle)

Ayer dio por finalizada la tercera temporada de Castle, una serie que empezó como algo simplón, para convertirse después en una de las series mejor en forma de la parrilla televisiva y llevar el entretenimiento al máximo. Como bien he leído en algunos análisis, es cierto que el último capítulo de la temporada, titulado Knockout, se aleja en parte de la esencia cómica de la serie, para adentrarse en un escenario algo más oscuro y triste; sin embargo, yo estoy muy satisfecha porque en ningún momento lo he visto como un pegote sino muy acorde a lo que se estaba cerrando. Ha sido el último golpe de gracia a una gran temporada.


La expectativa de ver ese último capítulo era máxima desde que se dijo que uno de los personajes principales iba a morir. No había que ser ningún genio para saber que ni Castle ni Beckett serían los desafortunados, tampoco Exposito y Ryan porque han sabido cogerle el tino a esta "bromance" y romperla sería demasiado perjudicial, por tanto sólo nos quedaba el capitán y la forense. Entre ellos, mi apuesta siempre fue el capitán. Fue un capítulo que superó todas las expectativas ya que se dio un final, pero a la vez un inicio de nueva trama. La muerte del capitán era bastante previsible, no así como se desarrolló, porque en ningún momento llegué a sospechar que él fuese el tercer policía. No obstante, si hacemos un ejercicio de memoria, es cierto que había todo un plan detrás, aunque no lo supiésemos ver. Así en uno de los capítulos de esta tercera temporada, el capitán da carpetazo a toda esta historia. Lo que parecía que era una manera de proteger a Kate se convirtió en además de eso, en una manera de ocultar su propia implicación. Por lo tanto, el desarrollo era lógico.

Pero si esto no me lo podía imaginar, aún menos el cliffhanger final. La última escena en la que Kate cae abatida y Castle le dice que la quiere fue espectacular (independientemente de que yo siga pensando de que no hay química sentimental entre ellos). Pero si ese momento me dejó estupefacta, aún más la discusión entre ellos en la que Castle le canta las cuarenta a la detective. Una estupenda escena que se quedará para el recuerdo de la serie. Ya desde la primera temporada se había jugado con esa TSNR, pero no ha sido hasta la tercera cuando ha ocurrido. Cierto es que aunque yo no la vea y más por ella que por él, no la han forzado en ningún momento y la han ido desarrollando poco a poco hasta culminarla en el último capítulo de la tercera temporada. Antes habíamos tenido un pseudo beso, que descubrimos que para Castle no había sido así. Supongo que la cuarta temporada será la consolidación de esta relación.

Además del final, esta tercera temporada también ha estado a la altura. Aunque los casos sean algo facilones, son entretenidos y siempre quieres saber cómo van a descubrir al asesino. Ha habido momentos graciosos, tiernos, surrealistas... Ha sido una temporada muy completa. Hemos seguido disfrutando de esa relación familiar tan especial entre Castle, Alexis y Martha, las partidas de poker, la adaptación en película de los libros de Nikki Heat... En definitiva, ha sido una temporada muy buena con un final increíble que ha provocado que tenga muchas ganas de que empiece la cuarta.

martes, 17 de mayo de 2011

¿Quién dijo que los barrios residenciales eran aburridos?


(OjO Si no sabes quién ha muerto en la season finale de Mujeres Desesperadas
no sigas leyendo.
- Spoilers hasta el 7x23 de Desperate Housewifes)
 
La séptima temporada de Mujeres Desesperadas ha sido mi reconciliación de la serie. Tras el aburrimiento de la quinta y posterior abandono, en verano me puse las pilas porque la llegada de una nueva vecina me llenó de ilusión y así llegué a ver la última temporada. Realmente no sé si ha sido la nueva vecina, encarnada por una fantástica Vanessa Williams, o si la vuelta al misterio que nos encandiló por primera vez, pero esta temporada, las mujeres han estado fantásticas, aunque si es cierto que en la segunda parte bajarón el listón un poco.


Como decía el misterio de esta temporada se ha centrado en la vuelta de Paul Young y todo lo que ello podía conllevar. Sin embargo, el Paul que conocíamos ha vuelto cambiado o, mejor dicho, ha ido cambiando a lo largo de los episodios, en mi opinión, por su enamoramiento de Beth, la hija de Felicia, algo que todo el mundo podía llegar a intuir. Si durante los primeros capítulos nos deleitó con su arrogancia, tras el suicidio de Beth –uno de los mejores finales de personajes- se derrumbó hasta tal punto de dar pena a su archienemiga, Susan. Si bien, el final de esta historia fue un poco a trompicones. La salida de la cárcel de Felicia y su posterior traslado a Wisteria Lane volvía a repetir el mismo patrón de venganza, algo que por otro lado me empieza a cansar. La ¿muerte? de Felicia resultó bastante previsible ya que es un recurso fácil para cerrar la historia. La consecuencia vendrá de la mano de Paul que tendremos que ver si realmente ha cambiado y su confesión no tiene segundos plantes.

Si la trama de Paul ha ido de más a menos, el mismo camino ha recorrido la de Susan. Comenzó con el hilarante trabajo erótico, para luego tener una trama melancólica con lo de su riñón, y finalmente desvanecerse con la trama de Paul. Si la primera me pareció genial, no así la historia de su riñón que terminó por hastiarme. Todos sabíamos que al final se recuperaría, pero no igual con el puntazo del suicidio de Beth y la donación de su órgano. Lo único bueno: la vuelta a su casa (creo).

La que ha mantenido tramas muy interesantes a lo largo de toda la temporada ha sido Gaby. Comenzó la temporada descubriendo que Juanita no era su hija, conociendo posteriormente a su hija y la consiguiente crisis con Juanita. Ello conllevo unos episodios preocupantes en las que Gaby se le metió que una muñeca era su hija. Tras arreglar toda esta historia, Gaby pasó una temporada tranquila hasta que una noche Carlos descrubre la verdad de la muerte de su madre y le prohíbe ver a Bree. Sin embargo, las dos amigas optarán por mantener una relación clandestina, algo que fue realmente divertido. No obstante, Carlos finalmente consigue que Bree y Gaby dejen de verse, pero hay llega el giro del final. Vuelve el padrastro de Gaby y en un momento en la que ella se siente atacada, Carlos lo mata. Las cuatro amigas lo descubren y con Bree a la cabeza, deciden ocultar el cadáver logrando así una reconciliación con Carlos.

Por otro lado, las vidas de Bree y Lynette han sido las menos interesantes. Por un lado, Bree ha girado alrededor de dos hombres. En primer lugar, el joven que le arregla la casa (Brian Austen Green) cuyo final estaba anunciado desde el principio. La diferencia de edad y el deseo de formar una familia pesaron más que el amor así que el descubrimiento de que Keith tuviese un hijo fue la gota que propició la ruptura. Tras él, un detective cuya llegada a Wisteria Lane es muy misteriosa, pero que tampoco ha dado mucho más jugo. Por otro lado, tenemos a Lynette, la más aburrida. Sin prácticamente nada que destacar salvo el final. Lo que era algo que se estaba pidiendo a gritos desde hace temporadas, en esta séptima ocurrió: la separación de Tom y Lynette. La única desesperada que se había mantenido casada toda la serie, experimenta su primera separación así que habrá que ver cómo se lo toma en la siguiente temporada.

¿Y esa nueva vecina? Si casi todo el mundo pensaba que Renee venía a revolucionar el barrio, yo la primera, estábamos equivocados. Ha venido para ser una más, integrarse en el grupo y ser el eslabón que lo mantiene unido ya que no ha tenido ninguna trama propia destacable. Lo cual me parece una auténtica pena que la hayan desaprovechado de esta manera. Espero que en la octava le otorguen alo más que ser la amiga leal que les dice las verdades a las mujeres y tenga una trama propia interesante.


La temporada en líneas generales ha estado muy bien, aunque quizás no llegue al nivel de las primeras, pero sin duda, ha mejorado las dos últimas. El final en sí yo también lo veo como dice danijt7 de agobio de series en un comentario en la entrada de Vaya Tele. Durante toda la serie, el vecino que se instalaba en Wisteria Lane era el que ocultaba el secreto; en la octava serán ellas quienes guarden el secreto de la muerte del padrastro y tendrá que ser el resto de vecinos o el detective quienes intenten descrubrirlo. Sería una buena trama para la última temporada.

lunes, 16 de mayo de 2011

Por un puñado de risas


(OjO. Abed y Troy han polinizado esta entrada con detalles 
así que ten cuidado que pican.
- Spoilers sobre la segunda temporada de Community).

El año pasado, Community sorprendió y divirtió a muchos telespectadores así que la segunda temporada era una prueba de fuego para ver si se consolidaba o por el contrario, bajaba el listón. Pero en vez de hablar de esto, la crítica que ha surgido es si es una serie para todos o si necesitas estar relacionado con sus múltiples referencias para que te rías. Para que una sitcom te guste, tienes que participar de su sentido del humor, sino de otra forma no terminarás enamorado por más que te la alaben. Esa es la clave para todas las comedias y no sólo de Community. Por poner otro ejemplo actual, Modern Family. La rival de Community estos dos últimos años no me gusta porque no se inscribe en el sentido de humor que me hace reír, más allá de mi fobia a la cámara moviéndose, ya que lo soporto en otras comedias como Parks & Recreation. Community no será para todo el mundo, pero ninguna serie lo es. Ahora bien, una vez que compartes su estilo de humor, puedes llegar a disfrutar hasta límites insospechados.

Una vez zanjado este punto, es hora de analizar la segunda temporada. Es cierto como han comentado otros que su esquema habitual del año pasado ha variado en parte. Si en la primera temporada, establecía un croquis fijo en cuanto a la hora de contar las tramas, sólo roto en pequeñas ocasiones, en la segunda lo ha llevado al extremo, ya que son unos cuantos capítulos en los que rompe esa tónica, como bien relaciona Alberto Nahum, en su estupendo análisis sobre Community. Esa inteligencia que desborda en esos capítulos es digno de admirar. Por esta razón, creo que la segunda temporada ha estado mejor, alcanzando cada vez listones más altos. Pero es difícil mantener un nivel de matrícula en todos los capítulos, así que es normal que flojee en alguno de ellos, cosa que también viene bien para no saturar. Claro que el problema nace cuando vuelve al redil y la gente lo entiende como un bajón. Es muy posible que en algunos capítulos sea realmente así, pero también lo es que estemos tan obsesionados con ese giro sobre el giro que no sepamos apreciar su esquema habitual. Por eso, creo que aunque haya habido capítulos “peores”, éstos también han estado a un nivel muy alto.

Quizás el punto en el que creo que ha bajado estrepitosamente es en los finales. Si en la primera temporada, los adoraba y soy capaz de enumerar varios; en cambio, casi no me acuerdo de ninguno de la segunda. No sé si porque han gastado ya todas las balas en los 20 minutos anteriores, pero el gag final queda bastante deslucido.

Entrando ya en las tramas, el curso pasado se dejó abierta la historia del triángulo amoroso entre Jeff, Britta y Annie, que fue resuelto nada más comenzar la segunda temporada, lo cual acalló muchos miedos y aunque ha habido algún reflejo, no han abusado de esta historia así que estoy satisfecha. En cuanto a trama continuada, ha sido sustituida por la del embarazo de Shirley que ha dado un juego bastante interesante, llegando a un parto bastante surrealista y cómica. Los personajes han ido consolidándose en líneas generales, sabiendo utilizar muy bien las características de ellos. Sin embargo, hay que destacar dos grupos. Por un lado, Annie, que ha ido evolucionando hasta convertirse en un personaje ideal. Sigue siendo la dulce, inocente y buena chica, pero poco a poco ha ido madurando y cogiendo seguridad hasta tal punto de contestar en alguna ocasión a Jeff. Por otro lado, situaríamos a Chang y Pierce. El primero de ellos ha pasado de ser un personaje muy divertido a ser un chiste en sí mismo, que se aleja bastante de ese humor verbal característico de la serie. Prácticamente todas las veces en las que interviene Chang es para reírse de él en situaciones físicas (cuando lo golpea alguien, se queda atrapado en una tubería o le molen a balazos de pintura). En el caso de Pierce, es cierto que nunca ha sido santo de mi devoción, pero sus pequeñas pinceladas estaban bien (especialmente sus referencias twiteras). Ahora es un personaje pesado que lleva como estandarte que no forma parte del grupo e, incluso, ha protagonizado en este sentido el cliffhanger final. ¿Volverá Pierce? ¿No? ¿En qué condiciones? Es la gran pega que le encuentro. No hacía falta buscar un interrogante, al igual que no hacía falta en la anterior etapa, para que aquellos que disfrutamos de la serie estemos ansiosos de que llegue septiembre, porque ya sólo con su humor es suficiente.

Community ha demostrado que está en muy buena forma, siendo una de las comedias más inteligentes de hoy en día. Ha tenido capítulos memorables en esta segunda temporada. Aunque hay cosillas que no me han gustado, lo cierto es que me lo he pasado en grande cada cita semanal así que hay estaré el próximo curso para tener un puñado de risas más.

sábado, 14 de mayo de 2011

El tiempo de las disculpas

(OjO, Si no sabes quién se ha disculpado en el último capítulo de The Vampire Diaries
no sigas leyendo.
-Spoilers hasta el 2x22 de The Vamprire Diaries)


El poster del último capítulo de The Vampire Diaries viene con la frase "¿Hay tiempo para perdonar?" Y esa es la pregunta que ha revoloteado en mi cabeza en los últimos tiempos.  Esta segunda temporada de TVD no ha sido tan redonda como la primera. Que conste que ha estado muy bien en líneas generales, pero no puedo evitar tener una sensación de que nos ha dado muchos capítulos de relleno. Incluso el último, que bien podría haber servido como un ideal inicio de tercera temporada y haber dejado el capítulo 21, The Sun Also Rises, como un estupendísimo final. No quiero decir que haya sido una mala temporada, pero sí ha perdido algo de fuerza y de ese ritmo tan vertiginoso al que nos tenía acostumbrados. No obstante, sí nos ha dado una primera parte muy buena, la presencia de Isobel, cuerpos esculturales... Y por todo eso le perdono esos fallos o bajones que ha tenido (especialmente en la vuelta de vacaciones navideñas).

Más allá de la lucha entre el bien y el mal, vampiros y magia, el punto central es el trío amoroso entre Damon, Elena y Stefan. Mucho ha sufrido Damon con la relación de Elena y Stefan y más tras declararse a Elena, aunque luego le borrase la memoria. Todo ello ha tenido su culminación con la intención de salvar a Elena por todos los medios, incluso intentando convertirla en vampira. No obstante, el enfado de ella hace que nos encontremos con un Damon hunido al que no le importa suicidarse y más sabiendo que le queda poco tiempo, no sin antes pedirle disculpas a Elena, en un ejercicio de quitarse el sombrero. Ello demuestra, si había alguna duda, que sus sentimientos son verdaderos. No obstante, será salvado dos veces por Stefan. El sacrificio de Stefan de marcharse de Mystic Falls y convertirse en un cruel vampiro abren la puerta a la posible relación entre Damon y Elena y más tras el acercamiento del último capítulo, porque estaba claro que Damon no iba morir. Algo que muchos, entre ellos yo, esperábamos que sucediese tarde o temprano.


A diferencia de éste, el segundo triángulo que ha quedado en agua para borrajas es el de Tyler, Caroline y Matt. Tras el descubrimiento de Tyler como hombre lobo, hubo una química especial entre él y la vampira; sólo rota tras la marcha de él. Si la primera parte de la temporada Caroline se descubrió como un personaje interesante, fuerte, decidida e inteligente; en los últimos capítulos, no ha sido así. Que conozca Matt su secreto le ha perjudicado más que beneficiado y ni siquiera la vuelta de Tyler en los últimos capítulos ha ayudado. Ello también es debido a que en la season finale la trama no ha sido ésta, sino plasmar la reconciliación entre ella y su madre, algo bastante insignificante para mí. La cuestión para la tercera temporada será ver qué trama le dan a este personaje que han desaprovechado bastante.



Otra de las parejas que se ha formado a lo largo de esta segunda temporada es la de Bonnie y Jeremy.   Siempre he pensado que Boonie era un papel muy desaprovechado y sigo pensando lo mismo. Una bruja siempre ha dado a este tipo de series  de un misticismo especial, sin embargo, en ésta parece más una ridiculización de este tipo de personajes que otra cosa. Da la impresión de que si no saben cómo solucionar un problema, ahí está Bonnie con sus poderes que todo lo puede solucionar porque para otra cosa no sirve. Ni siquiera para tener una relación amorosa interesante, porque sí, su relación con Jeremy me cansa y no sólo por él, sino la relación en sí misma. El momento en que casi lo matan, pensé en una pequeña esperanza, pero no. Jeremy (que empiezo a pensar que tiene 7 vidas como los gatos) le han tenido que buscar algo mágico para resultar algo interesante. Ahora es la Melinda Gordon de los vampiros. Máxima estupefacción por ver cómo desarrollaran esto ya que aunque me cueste reconocerlo, es original y puede darle algo de carisma (sino, que lo maten ya por favor).


Si hay algo en lo que falla estrepitosamente The Vampire Diaries es en los personajes secundarios. Está claro que los protagonistas son quienes son, pero el elenco que lo acompaña está muy descuidado. Al margen de los cinco comentados anteriormente, nos quedaban Jenna, Alaric, John y Katherine. Los dos primeros formaban una pareja estupenda hasta que ella fue asesinada por Klaus. Los guionistas tienen algo en contra de la familia Gilbert porque se los ha ido cargando a todos (excepto a Jeremy que lo salvan cada dos por tres...). Una pena que Jenna desapareciese, no así la de John que tampoco importa porque era algo pesado. La cuestión será ver qué ocurre con Alaric, si continuará o no en la serie, ahora que no tiene algo que lo agarre. En el último episodio vimos un aire paternal sobre Jeremy, pero no sé si eso será lo suficientemente fuerte como para que se quede. Sólo pido o que salga o que no salga, pero todo con lógica. (En el fondo, espero que lo conviertan en una especie de Giles (Buffy) o algo así). Y lo de Katherine tampoco me lo explico. Ha pasado de ser una bitch a diluirse poco a poco con el paso de los capítulos hasta convertirse en un juguete al servicio de Klaus.


Y por último nos queda Klaus. Toda la temporada ha sido nombrado, pero no ha sido hasta el final cuando le hemos puesto cara (aunque en un principio, fue la de Alaric -Klaric-). Klaus da muy bien el tipo como el malo vil, cruel, egoísta y sanguinario; sin embargo, hay algo que falta. No sé si es una trama más interesante detrás o conocer algo del pasado que nos explique el por qué de todas las relaciones o el qué. No obstante, el puntazo de que él fuera la cura para Damon estuvo bien (aunque yo esperaba algo más original).


Toda la temporada tenía un sabor de intentar salvar unas tramas que habían agonizado en varias ocasiones, pero que al final siempre habían sobrevivido gracias a algunos detalles y personajes que le daban el aliento suficiente para sobrevivir. Sin embargo tiene que solucionar algunos detalles que he ido perdonando en ambas temporadas, pero que en una tercera ya no. Principalmente, equilibrar la presencia de personajes y tramas. Aún está a tiempo de volver al redil y ser tan buena como en la primera, regalándonos todo eso que tanto nos gusta: amores, rapidez, muertes, fiestas... Intuyo que todo irá relacionado con que Klaus hubiese guardado todos los cuerpos de sus familiares, vampiros originales y por tanto, muy poderosos. Ello sumado a la nueva alianza de Stefan hace que la vendetta de Damon, Elena y compañía sea muy complicada. Pero para ello tendremos que esperar hasta septiembre.

PD. No sé si en la primera estaba tan ensimismada que no me daba cuenta, pero la segunda tiene una gran banda sonora que no paro de escuchar.
PD. En Mystic Falls, no debe haber paro, porque los propietarios de las tiendas de disfraces deben tener trabajo para dar y tomar.

viernes, 13 de mayo de 2011

A la pista de baile: Glee 2x20


(OjO. Si no sabes quiénes han sido coronados como rey y reina del baile, 
no sigas leyendo.
Spoilers de Glee 2x20)

Oh, sí! ¡El mejor Glee ha vuelto! Tras el último capítulo que no me gustó y algo de bajón en los últimos tiempos, aunque no tanto como otros apuntan, he podido disfrutar de una serie al 200%. Música, risas, alegrías, tristezas... ¡Incluso se me ha hecho super corto! Vamos, que estoy emocionadísima. Se nota, ¿no? Pero voy a contaros por qué me ha gustado tanto.

Tras varias semanas anunciándolo, en el capítulo de esta semana asistimos al baile de graduación. El capítulo comienza con la reunión entre Figgins, Sue y Will en la que el director le propone a Will contratar a New Directions para amenizar el baile. Aunque al principio, rechaza la invitación, tras saber que le pagarían ¡400$! acepta. Vamos que lo necesitarán para el bus, porque para vestuario y orquesta ya sabemos que no. Por cierto, volvemos a tener alguna pincelada de la Sue que tanto me gustaba, que incluso llama a Will barbilla de culo (supongo que para justificar que Will se pusiese la camiseta con ese defecto suyo) y dice algunas de las canciones "odiosas" que ha cantado el Glee Club, aunque yo no las comparta.
El problema de todo baile es que hay gente que no encuentra pareja. Una de ellas es Mercedes, pero hay está su amiga Rachel para decirle que no se preocupe porque tiene un plan. Ya dije en algunas ocasiones que me encantaba esta amistad y me da pena que no la desarrollen más. Sam, Mercedes y Rachel se unen para hacer un trío, pero no guarro, para asistir todos juntos al baile. Pero el trío, pronto se convirtió en un cuarteto, porque apareció Jesse. Yo sabía que iba a aparecer, pero no cómo y he de decir que me encantó su entrada. Perfecta. Aunque lo cierto es que vino con demasiado ego subido y por eso me chirrió algo porque el momento mesa antes de ir al baile, en fin... O igual soy yo que lo recuerdo más encantador. Sí, él era algo soberbio pero no tanto.  Al final, van los cuatro al baile y como ya nos podíamos imaginar, eso causa celos en Finn que aunque está con Quinn, hace tiempo que le pone ojillos a Rachel y ha sido la vuelta de su exnovio la gota que ha colmado el vaso.  No sé si termina de convencerme que vuelvan de nuevo a esta trama, lo cual significa que... ¡necesitamos más chicos en el coro! Y si están buenos, mejor ^^.

Otra de las parejas del baile son Blaine y Kurt. Ya desde hace tiempo hay cambio de papeles, lo cual no entiendo y me empieza a mosquear. ¿Osea que ahora es Blaine el que no quiere defender a capa y espada a los gays y Kurt el fuerte? Bueno, lo aceptaremos. Así Kurt le convence para ir y enfrentarse a su pasado. Para evitar problemas, la liga antibullyng, esto es Santana y Karofsky, lo protegerán hasta la gala y ello tiene como consecuencia que Karofsky le pida perdón.
Otras parejas han sido Brittany y Artie y Puck y Lauren. Sobre la primera, recordemos que ya no son pareja, pero parece que Artie se ha arrepentido de su decisión y quiere volver con la rubia. me encanta que ella se mantuviese firme y le comunicase su razonamiento con mucha lógica. Sin embargo, Artie quiere seguir intentándolo y así se alía con Puck el cual empieza a ver que su reputación está cayendo desde que está con Lauren así que planean hacer una jugarreta en el baile. Pero ésta no acaba bien ya que Artie es pillado por Sue que se lo lleva a su despacho para interrogarle. Desde luego los minutos que menos me han gustado del capítulo y no tanto por Sue, sino porque creo que no pintaban nada.
Ya en el baile, tenemos que abordar dos cosas. En primer lugar, el efecto Jesse. Como decía antes, los celos de Finn se incrementan hasta tal punto que le pega un bofetón a Jesse, con la consiguiente expulsión por ambos. Lo más extraño de todos es que no vemos que ocurre después y hubiese estado bien. En segundo lugar, la coronación de rey y reina del baile. Yo ya sabía quienes iban a ser elegidos y aunque en un principio no me gustó, tengo que reconocer que fue una sabia decisión. El rey fue Karofsky y la reina, Kurt. Ello provoca varios sucesos: por un lado, tenemos a las perdedoras y por otro al ganador. Santana es consolada por Brittany que da en el clavo al decirle que la gente lo que intuía era que ella no era ella y no que era lesbiana (no olvidemos que Glee tien como principio la autoestima). Quinn golpea a Rachel; pero ésta entiende la situación y se queda a consolarla. ¡Bravo Rachel! ¡No puedo ser más fan de ella! Y respecto a Kurt, en un principio, se siente dolido y humillado como es lógico. Pero entonces es cuando saca fuerzas y le dice a Blaine que él no ha venido a huir. Como decía antes, cambio de roles total. Kurt con agallas se enfrenta a todo el mundo y se corona como reina. ¿Y qué tienen el rey y la reina? Un baile. Kurt se muestra dispuesto a bailar, pero no así Karofsky que aún sigue reacio. Si antes dije que esta trama no me convencía, ahora todo lo contrario. Me parece un acierto mostrar esos miedos y dudas (tanto en él como en Santana). Finalmente, tiene un baile con su novio Blaine.
Una de las cosas que más me han gustado de este capítulo es la vuelta a los números musicalesversionando canciones de éxito actuales, aunque hayan sido sólo dos. Sí, los clásicos están muy bien, pero echaba de menos las actuales. Sin embargo, no es una actual, sino todo un clasicazo el que más me ha gustado: Dancing Queen de ABBA cantanda por Mercedes y Santana. Una perfecta coronación al capítulo. En segundo lugar, una actual. Rolling in the deep de Adele. Cierto es que Adele tiene una maravillosa voz, pero la versión de Jesse y Rachel me ha sorprendido gratamente. En tercer lugar, otra acutal, aunque no la calificaría yo de éxito ya que no la conocía antes,  I'm not gonna teach your boyfriend how to dance with you de Black Kids interpretada por Blaine. ¿Os pensabáis que la desaparición de la secta del pájaro haría que Blaine no volviese a cantar? Jajaja. La canción de Rachel, Jar of Hearts, de Christina Perri, es muy bonita y ella la canta con mucho sentimiento, pero no me ha terminado de maravillar como otras. Además, es una elección algo rara para la canción lenta, ¿no? ¿no se supone que hay que cantar algo amoroso feliz y no triste? En último lugar, Isn't she lovely de Stevie Wonder versionada por Artie. Lo siento, pero últimamente todo lo que canta este chico ni fu ni fa. Y mención especial a Fridayde Rebecca Black. Quizás la peor canción, pero que tiene un éxito brutal en youtube y ya la han versionado muchas cantantes como Katy Perry. Que he de confesar que me ha gustado mucho esta versión ^^.

En cuanto a los estribillos, destacamos los siguientes:
  • Each year I honor the prom with a bowl of my family's secret punch recipe, made all the more meaningful to me because it's made in the punch bowl my grandmother drowned in. --Sue
  • William, I have in my Spanx at all times a list of the worst songs ever performed by the glee club. And I would appreciate it if you would not reprise any of the following songs: No. 1, 'Run Joey Run.' You should literally apologize to America for that one. --Sue
  • Sam: Is this a surprise party or something? Because my birthday was last week.
  • Rachel: It was?
  • Go with God, Satan,  Santana. --Kurt
  • Dude, that rocks. It's like gay Braveheart ! --Finn
  • John McCain is rolling over in his grave! --Sue
  • Eat your heart out, Kate Middleton. --Kurt
Y para finalizar, algo de los vestidos. La que iba más guapa a mi parecer era Santana. El vestido rojo me encanta y le sentaba como un guante. Otra que me sorprendió fue Lauren, el azul electrico era muy bonito. En cambio, me decepcionaron Brittany, que ha ido mucho más mona otras veces, y Tina. Por favor, que le dejen de vestira así. Los vestidos de Rachel y Quinn, tampoco me dijeron mucho.  Y Kurt, también me decepcionó en parte. La parte de arriba me gustó mucho, en cambio la falda escocesa no me terminaba de gustar para el baile. En conclusión, ya podían haber invertido algo de esos 400 € en  los vestidos ^^.


Un gran y completo capítulo que me entusiasmó. Veremos el gran temido siguiente capítulo a ver qué ocurre finalmente con "eso" y por otro lado, confirmaré si la vuelta de Jesse es para bien o para mal.