domingo, 7 de agosto de 2011

Una segunda oportunidad de risa

Las vacaciones suelen ser un tiempo ideal para ver esas series que tenemos atrasadas o, incluso, darles una oportunidad a aquellas que por una razón u otra, no las seguimos viendo. Hace ya unas cuantas semanas, tuve 7 días de no hacer nada en la playa así que era el momento ideal de llevarme un gran cargamento de series. Como tenía alguna duda y me apetecían cosas ligeras, pregunté en twitter y rápidamente dos series fueron recomendadas por unos cuantos twitteros de confianza: Cougar Town y Hot in Cleveland. Lo gracioso es que vi el piloto de ambas y aunque no me terminaron de horrorizar ni una ni la otra, no las seguí viendo. Por eso, eran ideales para darles una segunda oportunidad.  Aunque no las terminé en la playa, porque la intención era ver unas cuantas, quizás demasiadas para tan pocos días y con la arena y el mar llamando constantemente, las he terminado ya en casa y con resultado muy satisfactorio.

Dije de Cougar Town que era una " serie intenta ser provocadora y se queda en eso, en un "qué fuerte" sin fuerzas. Intenta llamar la atención del telespectador con sus bromas, aunque no siempre lo consigue ya que todas ellas están referidas al sexo". Aunque ha seguido con muchas bromas sobre el sexo, lo cierto es que el gran acierto de la temporada ha sido alejarse en parte de la idea inicial de que la protagonista quisiera revivir su juventud liándose con jovencitos, para pasar a contarnos la historia de un grupo de amigos un tanto peculiares. Porque precisamente lo mejor que tiene la serie es haber cohesionado un grupo tan diferente y a la vez tan complementario. El pegamento de unión es ese humor absurdo y en ocasiones sacado de todo contexto, pero este humor a su vez lo hace su peor enemigo, porque si no participas de él, puede llegar a hartarte. Sin duda, las situaciones a cual más surrealista que protagonizan Courtney Cox y compañía son hilarantes, sin olvidar su afición- obsesión al vino, porque no he visto serie que beban tanto como en ésta.

Por su parte, Hot in Cleveland revive lo mejor y lo peor de las series de los 90. Tiene un estilo que recuerda precisamente a esas series que veía de pequeña con su característico humor y tipo de serie y por eso creo que me ha gustado tanto. Al igual que en el caso anterior, lo mejor de la serie también es lo fácil que se relaciona el grupo de amigas. Aunque Betty White destaca por sus ocurrencias, es díficil olvidarse del resto que consiguen también arrancarte risas con su adaptación al nuevo estilo de vida. Aquí lo peor son las risas, pero he de confesar que aunque en un principio, me horrrorizaron, lo cierto es que luego conseguí no oírlas.

En la mayoría de las ocasiones, una mala primera impresión o un visionado en un mal momento pueden hacer que te pierdas series que te pueden llegar a gustar. Aunque bien es cierto, que otras veces aciertas y lo que no te gustó en un primer momento, no te gusta nunca. En este caso, las dos series me han hecho pasar muy buenos ratosy me han acompañado en esas calurosas tardes de agosto.


3 comentarios:

Manganxet dijo...

¡Me alegro mucho de que te haya gustado Cougar Town! Ha sido mi obsesión del verano ^^ A uno le entran unas ganas tremendas de formar parte de la pandilla xD

martinyfelix dijo...

Cougar Town gana muchísimo cuando Courtney Fox pasa la fase de enrollarse con jóvenes porque se cree vieja. Si hubiera seguido haciendo lo mismo habría acabado por cansar.

fon_lost dijo...

Cougar Town es que es una jodida maravilla. Y es una pena que este año se haya convertido en serie de midseason.