miércoles, 15 de abril de 2015

Viajando con el Ministerio

(OjO: Si no has visto a Buñuel corriendo semidesnudo, no sigas leyendo.
SPOILERS DE LA PRIMERA TEMPORADA DE EL MINISTERIO DEL TIEMPO)

Me salto un poco la previsión que tenía pensado para mi vuelta porque dije que eran tres las series que me motivaban a volver. Pues realmente, debo añadir una más: El Ministerio del Tiempo que nos conquistó desde el inicio y de la que pasamos a hablar ahora ya que el pasado lunes se emitió su último capítulo.

Sin entrar en tonterías de series españolas sí, series españolas no (porque en el fondo son tonterías y todos lo sabemos, aunque debemos confesar que sí ha roto moldes), la premisa de esta serie se antoja interesante y curiosa. Junto al Ministerio de Hacienda, el de Educación o el de Justicia, existe otro secreto cuya competencia es mantener el pasado tal y como lo conocemos. O al menos eso en teoría, porque en sus ocho capítulos, hemos visto que quizás ése no es el objetivo principal y hay más donde escarbar. Poco o nada, se parece a Doctor Who. Sï, hay viajes en el tiempo en ambas series, pero nada más. Aquí los viajes en el tiempo se realizan para volver a encauzar la historia tal y como se refleja en los libros de historia. Hemos viajado a la Edad Media, a la Guerra Civil española, a los 80... y con ellos, hemos aprendido algo de nuestra historia. Nadie olvidará ya quien era el Empecinado o Torquemada. Aunque también hemos disfrutado de los grandes clásicos como Lope de Vega, Picasso o Buñuel.


Dichos viajes lo realizan las patrullas y concretamente, la de Julián, Amelia y Alonso, tres personajes muy diferentes entre sí, pero que se complementan a la perfección. Precisamente uno de los pilares de esta serie son sus personajes, tanto ellos como Irene, Salvador, Ernesto (que resolvieron muy pronto para mi gusto quién era), Angustias o la propia Lola Mendieta. Todos ellos han demostrado que la división entre buenos y malos no existe, sino que se desdibujan entre varios tonos de gris. Llama la atención precisamente como en los últimos capítulos son Irene y Salvador los que mejor personifican esto, cuya evolución puede parecer a priori acelerada, pero necesaria para una temporada tan corta. Ellos son los que, "in my opinion", dejan el mayor cliffhanger y no el protagonizado por Julián y Amelia, algo que se veía venir desde el primer capítulo. Que iban a jugar con su tensión sexual era más que notorio. No obstante, lo positivo de esta relación es lo relativo al determinismo del tiempo y si éste se puede cambiar. Así, Julián parece que no puede cambiar el final fatalista de su mujer, al contrario que Alonso, que consigue aliviar el sufrimiento de su mujer. 

Por tanto, dos son las incógnitas para la próxima temporada: esclarecer el lado oscuro del Ministerio  y el futuro de la pareja. Ambas derivan en otras. Respecto a la primera, la participación o no de Salvador, en qué sentido, si realmente utiliza el Ministerio para asuntos propios, por qué se oculta información... Mientras que para la segunda, veremos si ese futuro del pasado que ve Amelia se va a cumplir o lo cambiará radicalmente con las consecuencias que ello puede derivar. Ojalá podamos resolverlas o no pronto en la segunda temporada.

En conclusión, estamos ante una serie divertida, ligera y muy entretenida. A través de ella, aprendemos Historia española, porque ésta además de servir de base a las tramas, sirve para aportar detalles a la personalidad de los personajes (inolvidables todos los momentos en que Alonso se enfrenta a las cosas modernas). Todo ello, gracias a unos personajes tanto protagonistas como episodicos (si hasta Jordi Hurtado hizo un cameo!!!) que están bien construidos, que te encandilan y te conquistan. Quizás la mayor pega que le pondría a la serie es ese humor antiespañol, que si una vez hace gracia, hacerla tanto cansa. Raro es el episodio en el que alguno de los personajes no se sorprende de que las cosas salgan bien siendo españoles, o de que podamos ser mejores que otros. Pero, aún así, se lo perdono, por todo lo bueno que reporta.



lunes, 13 de abril de 2015

I'm L. I'm Gleek

Como decía en la anterior entrada, uno de los motivos fundamentales para volver era escribir sobre Glee. Como muchos ya sabéis, es la niña bonita de este espacio. Incluso durante algunas temporadas hice review de cada episodio. Por eso, decirle adiós sin escribir nada era como cortar con alguien por teléfono. Muy cobarde. Por lo que aquí estamos, después de unas semanas de su último capítulo despidiéndonos.

Haciendo una retrospectiva de la serie, podemos concluir que ha sido una serie muy identificativa con sus dos máximas: la música y los personajes extraños. Tuvo en una primera temporada muy buena, con una ironía excepcional; una segunda y tercera muy buenas también, aunque otro estilo muy diferente; una cuarta, regular tirando a mala que intentaba dar el paso siguiente de los protagonistas de ir a la universidad (algo que ninguna serie juvenil ha conseguido hacerlo bien, con excepción de Dawson Crece), pero sin dejar el instituto tampoco, una quinta que se vio muy afectada por la muerte de unos protagonistas y que se notó totalmente en el desarrollo de las tramas, y una última que ha dado una vuelta de tuerca intentando aproximarse al origen de la serie. Precisamente, eso ha hecho que nos olvidemos de lo anterior y nos quedemos con muy buen sabor de boca.

Esta sexta temporada precisamente empezó precisamente con la vuelta de los personajes originales a McKinley High, quizás algo forzado por toda la trama de Rachel principalmente, pero que aceptamos porque así es la serie. Nos podemos creer perfectamente que abandonase Brodway y que tras su fracaso de serie, volviese a casa a refugiarse. Volvió luchadora, egoísta, sufridora, como siempre ha sido ella. Junto a ella, su inseparable Kurt, cuya trama principal y única era su relación con Blaine (y la de éste también). Aunque era cierto que esta pareja daba síntomas de cansancio y había que revolucionarlo con algo, quizás podían haber utilizado algo mejor que el estrés de la boda para dar más vidilla. Además que la relación de Blaine y Karofsky era totalmente poco creíble al igual que Rachel y Sam. Al final acaban casándose junto a Santana y Brittany, un capítulo que fue genial en todos los sentidos.

Otra de las tramas de esta sexta temporada ha sido la vuelta también de Sue, que se había visto algo desdibujada en las anteriores temporadas. Aquí resurge la Sue más canalla, que intenta destruir a New Directions y a Will (aunque en el fondo, los quisiese y velase por su bien). Aunque ella también toma de su propia medicina con Becky que descubre toda la mentira en ese genial programa de investigación. Sin duda, una de las parejas televisivas de todos los tiempos ha sido precisamente ésta.

Y no podíamos olvidarnos de New Directions que tenía que ser otro de los pilares. Asistimos a la creación de un nuevo grupo porque el otro ha desaparecido, nada más se supo de ellos, a excepción de la genial Kitty que tenía que estar en esta última temporada. Se nos presentó a los nuevos en su medida justa, porque tampoco había mucho tiempo de cogerles cariño. Pero claro no podíamos tener a todo un grupo y eso se soluciona magistralmente con la unión de los Warblers. No obstante, me da pena no haber disfrutado algo más de ellos, incluso del alterado sobrino (¿qué tal un spin off?).

El punto final lo da ese salto al futuro en el que vemos cómo le está yendo a los personajes, que como es obvio a todos les va genial. Bueno, al menos de una gran parte, porque de otros ni mención, aunque si aparezcan en el final como Quinn o Santana y Brittany. Lo que es también significativo que justo en el penúltimo capítulo tampoco sepamos cómo se conocen. Ese capítulo me dejó un sabor agridulce, porque por un lado entiendo que se hiciese por melancolía para ver cómo se conocieron (curiosa también la forma de recordar a Finn hablando todos sobre él, pero sin sacarlo) pero por otro también me aburrió bastante.

Soy consciente de que Glee no siempre fue perfecta, que dio bandazos sin encontrar a veces su sitio, cometió errores, pero también aciertos y en definitiva, era muy entretenida que es en el fondo lo que interesa. Además de eso, fue más que una serie, ya que visualizó personajes distintos a los que generalmente estamos acostumbrados y trató temas como la homosexualidad, el acoso escolar, el síndrome de Down, la discapacidad... Todo con un mensaje bien claro: ser tú mismo, estar orgullo de ser como uno es y que si eres diferente, no es malo.

Y ya para finalizar, no podemos olvidar de la otra máxima: la música, ya que la serie sin ella no sería la misma. Disfrutamos de nuevas versiones de canciones totalmente conocidas, de otras desconocidas, de unas pocas originales y de los geniales mush-up. No dejaré de escuchar desde su buque insignia, Don't Stop Believin , hasta Defying Gravity, por ejemplo.

Por eso, sólo me queda decir: I'm gleek!!! Y bien orgullosa de serlo!!!

Me he golpeado la cabeza y he vuelto

Sí, efectivamente, así es, porque no hay otra explicación. Bueno, quizás físicamente no me haya golpeado la cabeza, pero algo parecido para que haya decido volver al blog o al menos intentarlo. Hace un año ya hubo un conato de recuperar el blog, pero fue eso un mero intento, porque en el fondo no me sentía con las ganas suficientes y también porque quisé hacerlo tal y como lo venía haciendo hasta ahora y mi vida me demostró que no podía. Ya no oposito, porque aprobé y por eso puede parecer que tengo más tiempo para ver series, pero en realidad es casi el mismo, lo que sí es que al cambiar totalmente mi vida, me sentía algo perdida. No sé si me entendéis. Necesitaba un descanso en muchas vertientes y una de ellas era el blog.

No obstante, estos días me entraron una gamas completas de compartir mi opinión sobre varias series, principalmente por Glee, Hart of Dixie y The 100 así que aquí estamos. Eso sí, con una visión totalmente diferente. Incluso me plantee empezar otro blog con otros aires, pero me daba tanta pena abandonar y cerrar esta etapa que he decidido que no. Además, todos me conocéis por esto así que romper con ello es más difícil. Por eso de momento sigo con este, aunque con otra apariencia y con otra forma de entender el blog. Ya no voy a hacer reviews, o al menos tal y como se entiende este concepto. Hablaré de series, de capítulos, de personajes... eso prácticamente no ha cambiado. Lo que sí es que lo haré desde la perspectiva de compartir mi opinión. Simplemente eso. Ni buscando seguidores, ni debates, ni esas historias que siempre nos planteamos con los blogs. Puramente la de escribir sobre series. Ese es mi objetivo. La consecuencia es que escribiré cuando y como quiera. Dará igual que esté cerca de la actualidad o no. Dará igual que sea de series más conocidas o no. Dará igual... 

Y no me enrollo más y en la siguiente entrada os dejo mi opinión sobre Glee.

viernes, 10 de enero de 2014

2013 Top Series (in my opinion obvio)

Del dicho al hecho, hay un trecho. No hay mejor refrán para mi andadura con el blog en los últimos tiempos. Aunque me he propuesto varias veces escribir, por una cosa o por otra (pero casi siempre por vagancia), no lo hacía. Pero hoy me apetecía (#raroraroraro) porque acabo de leer esta entrada de 2 Tv Blogirls y me parecía un buen resumen de su año y como no escribí la habitual despedida del año ni los propósitos (¿para qué? no los he cumplido ningún año...) y llevo tanto sin actualizar que seguro que estáis perdidos con lo que veo y no así que le tomo prestada la idea, vamos la copio tal cual, y os cuento cómo ha ido mi año:


a. Series entretenidas

En comedia...
  • The Neighbors.(aunque me falta ponerme con la segunda temporada)
  • Raising Hope.
  • New Girl.
  • 2 broke girls

En cuanto a series entretenidas que no son comedias de 20 minutos,...
  • Suits
  • Beauty and the Beast
  • Marvel's Agents of SHIELD.
  • Hart of Dixie
  • Castle

b. Realities...

  • Master chef y Top Chef, porque son los únicos que veo, aunque si tuviese propósitos, diría que uno de ellos es ponerme con otros como Project Runway

c. En la cuerda floja...

  • Grey's Anatomy, que lo digo en todas las temporadas, aunque sorprendentemente ésta no se me está haciendo muy peñazo como las tres anteriores.
  • The Middle, y ya me cuesta decirlo. Aunque me sigo riendo con ellos, la verdad es que ví esta temporada en maratón en Navidades porque no me acordaba de bajarla todas las semanas.
  • The Vampire Diaries, ya no me aporta ese disfrute loco, me cansan todos sus protagonistas y la sola presencia de Damon ya no es suficiente razón como para seguir viendola (aunque creo que acabaré esta temporada).
Bonus track.- ABANDONADAS HASTA NUEVO AVISO:
  • Bones: Ví los tres primeros capítulos de la última temporada y los he estado acumulando. Me cansan y mucho.
  • The Walking Dead: Casi lo mismo. Ví el primero y ya. También me aburren.

d. Series entrañables... (Estas no las puedo meter en otras categorías, porque no son comparables debido al factor emocional), aquí van:

  • Community, a pesar de su bajón, no puedo dejar de tener un especial cariño por Greendale.
  • Fringe marcó un antes y un después en mi vida seriéfila. ¡Cuánto la hecho de menos!
  • The Fosters, Switched at birth y The Carrie diaries son mi happy place.
  • Glee. ¿Cómo no la iba a incluir aquí? Soy gleek hasta la sepultura.

e. Nuevas a las que me enganché:

  • Orange is the new black
  • Orphan Black.
  • Almost Human.
  • The blacklist
  • Twisted
  • The Originals
  • Reign

f. Lo mejor del año...
13. Drop Dead Diva. ¡Cuánto me he alegrado de que la hayan recuperado!
12. Rookie Blue. Una serie totalmente refrescante para el verano
11. Hawaii 5.0. Que una serie de acción aguante tan bien tras cuatro temporadas y no me aburra con sus casos, ni me resulten repetitivos es de alabar.
10. Elementary. Recuerdo perfectamente cómo todo el mundo se mofaba de que Watson fuera Lucy Liu, pero lo cierto es que han sabido muy bien adaptar el bromance original y llevarlo a un nuevo y original terreno. Muy buen procedimental.
9. Marvel's Agents of Shield. O más bien Coulson. Mucho hay alrededor de este personaje y que esté V...  es uno de los acontecimientos del año.
8.  OITNB: La revelación del año pasado sin duda. 
7. Downton Abbey. Culebrón inglés con su arriba y abajo que engancha y mucho.
6. Revenge: A pesar de su mala temporada anterior, ésta ha venido con fuerzas y ha vuelto a ser un gran culebron
5. Nashville. Un culebrón de altura con muy buena banda sonora.
4. Switched at birth. A pesar de que su premisa era muy de telefilm de sobremesa, es un amor de serie que ha introducido muy bien el tema de la sordera y sabe sacar provecho a los protagonistas.
3. The Good Wife: Aunque en algunos momentos he tenido un amor-odio bastante profundo con esta serie, he de confesar que es una de las mejores series en la actualidad
2. Game Of Thrones: Enorme temporada, donde lo mejor estuvo (in my opinion) en los pequeños detalles, grandes diálogos y las épicas escenas de la Khaleesi. El capítulo de "Las lluvias" en realidad fue el que menos me gustó.
1. Arrow. Sin duda, la serie que más disfruto (y que he visto muchos capítulos dos y tres veces). Me encanta el trío protagonista y creo que llevan muy bien las las tramas.

Ahora estamos en mitad de temporada regular 2013/14 en la que todas las series ya han puesto sus cartas en juego con mayor o menor satisfacción. Ahora nos queda ver cómo acabarán así como las nuevas que se emitan a partir de ahora. La temporada de verano y la 2014/15 ya nos pilla un poco más lejos. ¿O igual no? 

sábado, 21 de diciembre de 2013

Concurso de Lista de deseos Wishlist para Bloggers

Sí, yo tenía un blog que hacía casi dos meses que no visitaba y que mejor que volver con él que con un concurso. Por tercer año consecutivo participo porque como este año estoy teniendo tanta suerte y como soñar es gratis, ¿por qué no intentarlo? Como bien sabéis, Fnac propone a los blogueros que confeccionemos nuestra lista de deseos con productos que podemos encontrar en su página web y así darnos unos caprichos e incluso incluir algún regalito para Navidades que además si no tenéis ideas podéis visitar el inspirador de regalos que tiene Fnac en su página web.

Sin más, aquí mi lista de deseos:

Hacen un total de 2.009,43 €!!! (obvio que éste es el total sin ser socios, pero como lo soy, me saldría mucho más barato - en concreto, 1898.27 €)

Mucha mierda a todos los que participéis, pero ojalá me toque a mí claro, jejeje.





jueves, 24 de octubre de 2013

Crónica de un festival (IV)

Durante los últimos meses, muchos eramos los que preguntábamos en twitter si se iba a producir uno de los acontecimientos del año (a estas alturas, ya lo podemos considerar así, ¿no?). Temíamos que con la crisis no se fuese a producir; pero al fin, hace aproximadamente un mes se anunció que sí se iba a celebrar el V Festival de Series que se celebró el pasado fin de semana. ¡Cómo pasa el tiempo! Para mí es el cuarto al que asisto (lo cual implica que hace ya cuatro años que conozco a muchos seriéfilos, algunos ya amigos, ¡cuántos recuerdos!).


Si bien este año fue algo corto para mí, ya que por problemas de agenda llegaba el viernes a las 22.30 a los cines y me iba el domingo después de comer, por lo que realmente sólo pude asistir el sábado (y el domingo un poquito por la mañana). Un año más el Festival tuvo dos grandes partes: por un  lado, el visionado de series y por otro, los talleres. La programación era bastante completa y tenías donde elegir; es más, en algún horario incluso tenías grandes dudas por decidir dónde acudir. 

Como decía el viernes, no asistí a nada ya que a mi llegada y con la maleta a cuestas, me fui de cena con algunos twitteros amigos donde la conversación giró desde las nuevas series, pasando por Bertín Osborne y las catedrales hasta llegar a las relaciones sexuales y sentimentales. Después, acudimos a un bar exclusivo de musicales donde nos dividíamos en dos grupos: los amantes de ellos que se conocían al dedillo canciones de todos y los que les mirábamos con cara circunspecta porque conocíamos Grease y poco más (ah, bueno y Glee, donde yo canté y bailé, obvio).

Ya el sábado fue el día grande del Festival para mí. Comenzamos con lo que espero que sea una cita ineludible cada año: "El Rey de las Series". Con la misma dinámica de juego que el año pasado, las risas se fueron sucediendo en la sala, que era algo que demandábamos el año pasado. Hubo renovación en la monarquía seriéfila, ya que ninguno del top 3 del año pasado repitió en éste. Al final, el triunfo se lo llevó @Pieman815 ¡Qué nervios pasé! ¡Y qué bien! Su premio, además de una caja llena de merchandasing, un traje original de la Guardia de la noche. @Carlosfp82 no repitió como rey de las series, pero sí se coronó como rey de la repostería ya que tuvo el detallazo de traer cupcakes para unos cuantos afortunados que tuvimos la suerte de probarlos. ¡Simplemente deliciosos!


Debido al retraso en el inicio del concurso (aunque hubiesen ido con puntualidad británica, dudo que hubiese llegado a tiempo), no pude asistir al estreno de Almost Human así que tocará esperar para verlo.

A lo que sí llegue a tiempo fue a la emisión de uno de los capítulos de España en serie, una serie documental de Canal +. Este capítulo estuvo centrado en las mujeres, en cómo las series habían retratado la evolución de los roles así como ciertos acontecimientos como el aborto, el divorcio o la relación de lesbianas. Para ello, muestran tanto escenas de series como Anillos de oro, Cuéntame,  Farmacia de Guardia o Aida y entrevistas con actrices como Ana Belén, Ana Diosdados o Concha Cuentos, por ejemplo. Mención especial para Ana Obregón, que con sus frases nos robó bastantes carcajadas, aunque en parte razón tenía en lo que decía. El episodio me supo a poco porque un tema como éste podía haber dado mucho más de sí e, incluso, también cierta autocritica ya que las series mencionadas supusieron pasos importantes y positivos, pero no nos olvidemos que no todo lo que reluce es oro. Pero de ello ya hablaremos en alguna otra entrada.


Al igual que el tema del coloquio de después con la participación de guionistas y productores de series españolas, que debatieron sobre el estado de salud de ellas. Quien arrancó más aplausos fue Javier Olivares, creador entre otras de Isabel (y responsable de la primera temporada) ya que fue el más autocritico y habló de cuales eran los defectos de las series españolas, especialmente de la duración y que para venderlas en el extranjero hay que recortarlas. Mientras algunos de los otros contertulios no salían del argumento de que lo nuestro es lo mejor y no hay que cambiar el modelo. No sé si hay que transformarlo realmente, pero si al menos evolucionarlo en parte para dar cabida a los nuevos modelos de visionado y de telespectadores. Pero como decía, de eso ya hablaremos otro día.

Con este coloquio acabo al segunda jornada del Festival. Después cena rápida para regresar al bar de los musicales a repetir tan grata experiencia como la del viernes. La próxima vez que vaya prometo estar más puesta en ellos para disfrutar aún más.

El domingo tocaba hacer la maleta y recoger los pocos recuerdos de merchandasing que había podido conseguir el día anterior (gracias especialmente a @davidpastrana y @verleh). Una vez hecha, me fui de brunch con @verleh, mi primera y no última experiencia ya que me gustó ese concepto de desayuno-comida, además que a donde fuimos los platos estaban muy ricos. Después a los cines para ver la proyección de Phineas y Ferb: Misión Marvel, un capítulo genial en el que los personajes de la serie de dibujos animados de Marvel visitan a Phineas y Ferb. Muy divertido y ocurrente como suelen ser en esta serie.

Y con este capítulo acabó mi periplo en el Festival de Series, que fue muy divertido y genial, aunque algo corto. Me faltó ver alguna serie en pantalla grande que siempre mola, en especial Arrow (y gritar con @InakiO torsoooo), ver algunos de los talleres que tenían muy buena pinta como el del domingo de vestuario y, por supuesto, hablar más con algunos twitteros, en especial el clan de Birraseries Asturias, que ya van dos años que simplemente me da tiempo a saludarlos. Eso significa que habrá que ir a verlos, ¿no?

Ahora sólo queda contar los días hasta el año que viene. Pero si hacen uno a mitad de año, mejor, ¿eh?

Crónica de un festival (III)
Crónica de un festival (II)
Crónica de un festival (I)



lunes, 7 de octubre de 2013

Las risas de las mujeres

En los últimos años, hay un hecho muy significante en cuanto a las temporadas de series: el declive de las sitcoms. No sé muy bien la razón, pero lo cierto es que cada año son muy poquitas las comedias que se salvan de la quema. Y este año va por el mismo camino. Bien es cierto que aún quedan algunas por estrenarse, pero de lo que he visto hasta ahora nada me ha convencido al 100%. Ya hablé de Broklyn Nine Nine y Dads y hoy es el turno de las mujeres, porque cuatro de los estrenos a los que he dado recientemente oportunidad sus protagonistas son mujeres.

La primera Mom que como su título indica, narra la historia de una madre y su hija que a su vez tiene hijos solteras y alcohólicas que no se soportan y sus familias tampoco y que además tienen predilección por hombres casados o perdedores.

No sé si me pilló un día de bajón, pero me reí un par de veces. Su humor recuerda a 2 Broke Girls, pero mucho más suave. El mayor problema que le veo es que intentan ser respetuosos con el problema del alcohol, pero en una comedia, lo que crea cierta situación forzada para las protagonistas. Creo que si se alejan de esa visión y se centran en la vis cómica de ambas mujeres (lo cual ayudará al resto de reparto) puede tener un recorrido interesante. De momento le daré un margen para ver cómo continua.

De madre sigue la cosa con Trophy Wife en la que una chica fiestera se casa con un hombre y con él, se encuentran tres hijos y dos ex mujeres que les complicará la nueva vida juntos.

La premisa tenía buena pinta e, incluso, el reparto era atractivo; sin embargo, el piloto me pareció muy soso y lo que es peor consiguió que todos sus protagonistas me cayeran mal, especialmente el niño asiático, lo cual es difícil porque soy una persona a la que le cuesta odiar a los personajes, pero aquí ninguno se salva. Con este panorama, no seguiré con ella.

Y la tercera madre es la protagonista de Back in the Game. Aquí una madre recién divorciada y ex estrella de beisbol vuelve a vivir con su padre alcohólico y tosco y acaba entrenando a un equipo de niños marginados entre los que está su hijo.

El piloto no ha estado mal, que ya es decir mucho en esta temporada de comedias. Ha sido una buena presentación de personajes, en la que me ha sorprendido el crío y la que se convierte en amiga de la protagonista, Gigi Fernández-Lovette (nombre curioso donde los haya). Ambos son las grandes bazas de la serie. Pero en el lado contrario, quien menos me ha convencido es el entrenador de otro equipo que se postula como interés amoroso de la protagonista. En conclusión, una serie simpática, agradable, que por el momento la seguiré viendo a ver por dónde sigue.

Y fuera ya del ámbito familiar, Super Fun Night, que narra la historia de una abogada que es ascendida en un buen despacho de abogados y que decide salir con sus dos mejores amigas a divertirse cada viernes.

Aquí la protagonista indiscutible es Rebel Wilson, que hace de la chica encantadora y torpe que ha venido interpretando desde siempre; lo cual hace que sea tanto algo positivo como negativo. Positivo porque se la ve cómoda en ese papel y lo borda. Negativo porque peligrosamente se está encasillando en ese tipo de papeles. Pero dejando al margen eso, el capítulo me ha gustado. Me he reído y se me ha hecho corto. Como decía Rebel está bien; sus dos amigas consiguen ser simpáticas y la relación que mantiene Rebel con otro de los abogados, hijo del jefe, resulta adorable. Como contrapunto, la nueva abogada que es el típico papel de rubia engreída rival de la protagonista.

VEREDICTO FINAL:

-         TROPHY WIFE: 2.5 / DESESTIMATORIA
-     MOM: 4.5 / PARCIALMENTE DESESTIMATORIA
-         BACK IN THE GAME: 4.5 / PARCIALMENTE DESESTIMATORIA
-         SUPER FUN NIGHT: 6.5 / PARCIALMENTE ESTIMATORIA