domingo, 19 de mayo de 2013

El fantástico sacrificio de la flecha


(OjO Si no sabes qué pinta un artefacto, no sigas leyendo. 
SPOILERS DE LA PRIMERA TEMPORADA DE ARROW)


El jueves realicé el último examen de la oposición y el viernes me enteré que había aprobado. No me lo creía. ¡Qué felicidad y qué relax! ¡Ya no tendré que estudiar más! Pero en lo que aquí concierne: tendré mucho tiempo para ver series y para retomar el blog que estos últimos meses he estado muy desaparecida. De momento, este fin de semana lo he dedicado a ponerme al día con las series de temporada que poco a poco nos han ido diciendo adiós  La primera de ellas, la que para mí ha sido la mejor nueva serie de esta temporada. Arrow y de la que voy a hablar.

Allá por octubre ya dije que "su piloto no defrauda, conquista y engancha. Si la serie sabe aprovechar esos puntos fuertes (una buena historia, secretos familiares, relaciones amorosas, una buena resolución...) puede que estemos ante un éxito en pantalla" y efectivamente así ha sido. He disfrutado una barbaridad de su primera temporada, tanto que los primeros capítulos los he visto un par de veces (hecho que no me había ocurrido nunca y uno de ellos fue en pantalla grande gracias al Festival de Series). Su mayor riesgo, el esquema repetitivo procedimental, no ha sido un lastre, al contrario se ha convertido en una seña de identidad y han proporcionado episodios muy entretenidos de los que al menos yo no me he cansado. Ahora bien lo que en un principio parecía que iba a ser importante y era de lo más interesante sí que se ha convertido en una traba. Me refiero a los flashbacks en la isla. Con ellos íbamos a ver la transformación de Oliver en Arrow y a la vez descubrir secretos de la trama y al principio así fue pero luego nada de lo que contaban parecía interesante y casi eran un estorbo que interrumpía vilmente la narración en la actualidad.

Otra de las grandes bazas de la serie ha sido crear un universo de personajes que perfeccionaban la historia, pero que a la vez tenían una sustantividad propia. Sin duda a la cabeza John, el perfecto compañero de Olly, que tan diferentes y a la vez tan iguales que se completaban muy bien. Por otro lado, la familia: Thea, Moira y Walter, especialmente las dos primeras. Asimismo hay que mencionar a los dos últimos fichajes, Roy y Felicity. En puridad, ésta última ha ido apareciendo desde el principio, pero no ha sido hasta la segunda mitad de la temporada cuando realmente ha encontrado su hueco como la friki tecnológica que ayuda a Olly.  Se ha convertido en un personaje muy simpático, aunque espero que evolucione mucho más en la segunda temporada (diciendo adiós al miedo y teniendo cierta valentía). Roy, el novio de Thea, lo han introducido muy bien y es de suponer que en la segunda su presencia sea mayor por ser quien es en el comic (es su compinche, Speedy). Y he dejado para el final el triángulo amoroso  ¿Qué sería de una serie de CW sin triángulo amoroso? Nada. Aquí protagonizada por Olly, Laurel y Tommy. Me ha costado mucho ver la química entre Olly y Laurel (no así entre ella y Tommy). No obstante, al final, sí que la provocaron en esa conversación sobre porqué ella es la mujer de su vida, momento justo para lo que vimos en los dos últimos capítulos.

Porque si la serie empezó bien, acabó mucho mejor. Todo lo visto, toda evolución vivida tuvo un sentido en la season finale. Emoción, sentimientos, acción fueron los ingredientes para llevar a cabo el cóctel final que tanto me gustó. Desde las declaraciones de Moira hasta el momento del derrumbamiento deñ edificio donde se encontraba Tommy fueron sucediéndose a un buen ritmo y dejando algunos cabos sueltos para la segunda temporada. Durante toda la temporada, hemos creído que Tommy se acercaba al lado oscuro, quizás influenciados por Spiderman, pero resultó que al final fue su redención hacia Laurel. Claro que queda la duda final de si realmente ha fallecido (aunque yo creo que sí) y cómo volverá. Pero el estupendo capítulo final dejó muchas puertas abiertas: ¿Qué paso en Glades? ¿Qué pasará con Felicity? ¿Con Moira? ¿Con el detective?

En conclusión, una fantástica primera temporada, muy correcta, con un ritmo acertado, buenos personajes, buena acción. Es decir, puro entretenmiento. A la segunda temporada le pido que siga por ese buen camino, que haga que sus personajes evolucionen y se forjen bien sus relaciones. También un buen villano que toda buena historia de superhéroes necesita porque no han explotado del todo Malcom Meryl, cosa por otro lado lógica ya que había que asentar las bases para el futuro y quizás nos espere en la segunda muchas sorpresas en relación con esto que tengo muchísimas ganas de ver.