lunes, 8 de marzo de 2010

Delante de toda buena serie, se encuentra una gran mujer

Desde 1975, Año Internacional de la Mujer, el Día Internacional de la Mujer se celebra el 8 de marzo "para conmemorar la lucha histórica por mejorar la vida de la mujer". Es un día para dar a las mujeres el respeto y la igualdad que se merecen. Pero sin entrar en temas políticos ni feministas, lo que está claro es que en los últimos años también se ha dado un paso importante a la imagen de la mujer en las series de televisión.

Curiosamente, hace dos semanas, el País Semanal ofrecía un interesante artículo a raíz del éxito de The Good Wife (que por cierto, le debo una entrada a esta gran serie) aludiendo a la presencia de las mujeres en las series. Hacía una retospectiva desde 2007, año en el que la Gaceta de Pittsburg se hacía eco del repentino interés que la televisión había adquirido por las actrices de más de 40 años. Los defensores masculinos afirmaron que no había de que preocuparse porque sería una moda pasajera. En 2008, se realizó un estudio cuyo resultado fue que en el 45 % de los hogares quienes tenían el control del mando eran las mujeres. Al oír esto, la CBS anunciaba sus planes de dar más papeles a las mujeres. Pero durante aquella temporada, poco se avanzó. Llegó 2009 y The Good Wife dio el bofetón definitivo provocando que  las cadenas generalistas hayan puesto ahora sus miradas en las mujeres en papeles alejados de los típicos roles que se les suele otorgar.

A grandes rasgos, las mujeres no lo han tenido fácil en la televisión encasillandolas en papeles estereotipados. Desde los comienzos de la televisión, allá por los cuarenta, las series retrataban a las mujeres como simples amas de casa, muy acorde con el pensar de aquella época. A las mujeres se les solía negar los papeles de protagonistas, salvo que se tratase de comedietas como El Show de Lucy. Mucho más adelante, las mujeres lograron una mayor presencia en series de aventuras o de acción, pero siempre iban acompañadas de hombres (Los Vengadores). Bien es cierto que hubo otro tipo de series que no era así. Por ejemplo, Los Ángeles de Charlie no tenían a ningún hombre a su lado, pero primaba más su atractivoque otras facetas suyas, por lo que se vendía una clase de mujer guapa y joven que ha llegado prácticamente a nuestros días. Son muchas las series de televisión cuya protagonista sigue siendo esa clase de mujer (Xena, Buffy...), aunque afortunadamente esa imagen se ha suavizado dando entrada a otras virtudes. Y es que los roles de mujeres van cambiando afortundamente a la par que la evolución de la sociedad. Ahora las series de televisión no muestran las vidas de las mujeres a través de la familia o de un marido, sino que tienen objetivos personales y profesionales. Aunque bien es cierto, que la gran mayoría tienen que hacer malabarismos para conciliar la vida personal con la profesional (Las chicas Gilmore, La Juez Amy, Mujeres de Manhattan).

Si, en general, se ha pasado de ser amas de casa y madres a jefas y profesionales, sigue habiendo una deuda pendiente con las actrices de más de 40 años. Y es que si algo demandan las actrices "mayores" son buenos papeles alejados de la típica presencia secundaria que se les suele otorgar. Recuerdo que leí en una entrevista de Renne Russo que ella se sorprendía ante el revuelo que había provocado su desnudo en El Secreto de Thomas Crown. ¿Qué ocurre que las mujeres adultas no pueden ser sexies? Pues sí y quizás mucho más que cualquier jovenzuela. De forma similiar, Sexo en Nueva York marcó un antes y un después ya que mostraba abiertamente como cuatro mujeres que estaban alrededor de los cuarenta disfrutaban del sexo sin tapujos. En los últimos tres años, se han emitido series protagonizadas por grandes mujeres que van allanado el camino como Damages con Gleen Close o The Closer con Kyra Sedgwick, por citar sólo algunas.

Pero sólo estamos al principio de esta "guera". La situación de las mujeres en la televisión se ha ido modificando a la par que ha ido ocurriendo en la sociedad. Pero a veces los estereotipos están tan interiorizados que fácilmente se muestran de una forma indirecta e inconsciente. Aún se les relega al mundo de las emociones y de la familia, mientras que a los hombres se les otorga la inteligencia, la acción y el liderazgo. Afortunadamente poco a poco esto va cambiando y ya tenemos mujeres con esas características. Se empieza a incrementar las ficciones protagonizadas por mujeres independientes, inteligentes y profesionales. No obstante, sigue quedando una segunda batalla en lo referente a las mujeres adultas ya que hay que seguir demanando papeles atractivos para esas grandes actrices de más de 40 añosa lejos de la típica abuela estirada y metomentodo o la señora cincuentona alcagüeta y chismosa.

¡Ojalá llegue un día en que esto sea mera anécdota y hablemos de personajes y no de mujeres y hombres!

4 comentarios:

satrian dijo...

Me encantan estas series, Damages tanto por Glenn Close como por Rose Byrne, The Closer mi adorada Kyra Sedgwick o Julianna Margulies en The Good Wife, pedazo de actrices en grandísimas series.

Adri dijo...

Yo creo que los personajes femeninos fuertes siempre destacan más que los masculinos y la gente cada vez se da más cuenta ;)

Elsa - Con Series y a lo Loco dijo...

Estoy contigo Adri en lo que dices. En la actualidad, creo que los personajes femeninos han superado los estereotipos más clásicos,aunque todavía quedan muchos flecos. Me interesan especialmente esas mujeres que se debaten entre la vida familiar y la profesional y luchan para que ambas confluyan a la perfección. Creo que por eso me gustan personajes jugosos como el de Felicity Hufmann (DH) o el de Julianna Margulies (TGW).
Por cierto, coincido totalmente: The Good Wife está siendo un escaparate de grandes roles, especialmente femeninos (un olé por Kalinda y por mi adorada Christine Baranski -aquí no soy objetiva-).
Estoy deseando que hagas una entrada de la serie, me muero por comentar.
Un saludo! :)

Pilar - Con Series y a lo Loco dijo...

La CBS mucho ha avanzado con la mujer, pero el tema de la homosexualidad es otra cosa... ¡ni un personaje gay en sus series! Es un poco fuerte...

Yo creo que otra serie que dio un cierto salto en la visión sobre la mujer fue Mujeres Desesperadas, ya que, aunque fuesen principalmente amas de casa, presentaban otra complejidad, otros intereses, etc. Especialmente (como apuntaba Elsa) el papel de Lynette era un modelo muy positivo, de una mujer compleja que intenta compaginar su vida en casa con una carrera profesional exitosa. Además, ya no eran las típicas chicas guapísimas, sino más bien maduritas ya.
Es decir, que no creo que el hecho de que aparezca una mujer que es ama de casa no tiene que ser necesariamente negativo, pero tiene que presentarse de una forma realista, tener ambiciones, problemas, etc.

Pilar.