lunes, 13 de diciembre de 2010

La luna de los vampiros

(OjO: si no has hecho el conjuro de la piedra de la luna, es decir, 
si no has visto hasta el 2x11 de The Vampire Diaries, no sigas leyendo porque hay spoilers...)


No hay duda de que The Vampire Diaries es la mejor serie teen de la actualidad. Con una muy buena primera temporada, esta segunda sigue estando a un nivel excelente. No obstante, he de confesar que, aunque me gustaron los primeros capítulos, toda la historia de Elena y Stefan enfadados para despistar a Catherine y la aparición del tío de Tyler me cansaban un poco y que era necesario algo fuerte que enganchase a esta nueva temporada. No ha sido hasta el rapto de Elena cuando he llegado a disfrutar hasta límites insospechables de las historias de Mystic Falls.

Cierto es que Katherine es una mala estupenda; sin embargo, también creo que jugar a ese doble juego de eres malo, pero me caes bien e, incluso, quiero que te vuelvas buena era muy peligroso así que era necesario un nuevo villano, uno a la altura de Damon, al que poder odiar con todas las ganas, ya que una de las bazas de esta serie es la acción y con él se puede llegar a lograr. Ello se ha satisfecho con la aparición de un nuevo malo maloso, Klaus y su grupo de los oríginales, que, como es de esperar, tienen en su punto de mira a Elena. Aunque repiten la misma presentación que con Katherine, es decir, mucho hablar de ellos, pero ya os digo que no lo esperéis hasta el final de temporada (y esto lo digo porque en noviembre abrieron el casting para localizar a Klaus así que aún quedará bastante para saber quién es, salvo sorpresas de última hora…), tengo ganas de ver una batalla final entre Klaus y Damon.

La serie se centra fundamentalmente en el trío amoroso entre Elena, Stefan y Damon y en esta segunda temporada, sigue siendo una parte importante. Aunque la relación de Elena y Stefan va bien, no cabe duda de que Damon sigue estando ahí. Quizás mi momento favorito es cuando le dice te quiero, pero dándose cuanta de las consecuencias que ello puede acarrear, le borra la memoria a Elena. Damon demuestra así una vez más que dentro de esa bella fachada y de su comportamiento algo perverso, se esconde un corazón muy pasional. Damon no tiene la menor duda de hacer todo lo que esté en sus manos para protegerla, aunque eso no obsta para que de vez en cuando se dé una alegría con Rose, que ha sido mordida por un hombre lobo. Aunque al principio, se pensase que esa mordida era mortal, resulta que de momento sólo le sale un feo sarpullido.

Caroline se ha convertido en mi segundo personaje favorito por méritos propios. En la primera temporada, era una chica que sólo estaba ahí para ser el juguete de Damon; sin embargo, su transformación en vampiro la ha convertido en un personaje muy interesante. Al principio de esta segunda temporada, se enfrenta a la desilusión de que su madre la rechace por haberse convertido en aquello que más odia. Tuvimos a una Caroline dolida, que supo después resurgir y ser fuerte ante esta circunstancia. Pero lo que más me está gustando es el trío que hay entre ella, Tyler y Matt o mejor dicho, la relación entre Caroline y Tyler. Ambos se están enfrentando a nuevas circunstancias y cambios así que se apoyan el uno en el otro. En el último capítulo, ella es la que realmente destaca, dándole por fin un protagonismo que estaba pidiendo a gritos desde hace varios episodios.  Reconozco que tengo mucha curiosidad por saber hacia donde conducen esta relación.

Si hay una trama que me aburre soberadamente esa es la de Jeremy. Es posible que mi manía sea tan larga que cualquier cosa que haga me saque de quicio, aunque sea algo fantástico. Su “ahora soy un tío valiente” es totalmente incomprensible. De buenas a primeras, no duda en ponerse el mundo por montera para luchar contra los vampiros. Por otro lado, su cortejo hacia Bonnie es horrible. No sé que me hubiese preferido, porque tener ahora de nuevo a un Jeremy melancólico y herido sentimentalmente es muy cansino. ¿Por qué tuviste que morir Anna? Eras la única que conseguía que Jeremy no me pareciese tan insportable.

Y por último, nos queda la intermitente Bonnie (aunque ahora entiendo sus ausencias al enterarme que es cantante también, no me gusta la idea de que sea tan discontinua su presencia). Cada vez controla mejor sus poderes e, incluso, los ha ido evolucionando llegando a poder encontrar a Elena con la sangre de su hermano, cuando no son hermanos de sangre… A pesar de su amistad con Jeremy, lo ve como el hermano pequeño de su mejor amiga así que no quiere tener ningún affaire con él y más desde la presencia de Lucca, un nuevo estudiante que resulta que también es mago. Su presencia en Mystic Falls obedece a las órdenes de su padre de ayudar a Elijah y ya de paso a Klaus. Así, orquesta todo un show para engañar a Bonnie haciéndole creer que ha roto la maldición, pero sus verdaderas intenciones es coger la piedra de la luna.

The Vampire Diaries se nos va hasta el 27 de enero de vacaciones. Cierto es que no nos ha dejado con un cliffhanger de morderse las uñas. Pero, aún así ha sido una primera parte de temporada muy bueno, especialmente con la introducción de un nuevo villano que hará sufrir a los protagonistas. Estoy convencida que nos queda una segunda parte que superará todas las perspectivas en la que la maldición de la piedra lunar será quien guíe los capítulos finales.


6 comentarios:

nuria46 dijo...

Esta segunda temporada esta subiendo el nivel de la primera menos este último capitlo que no me gusto nada de nada, solo la trama Tyler y Caroline la salvó. No han jugado nada con el tema de Stefan y Kat y Damon y Elena pero bueno..... Jeremy que le quiten el anillo yaaa jajajaja. Ahora la promo del próximo capitulo espectacular ... que larga espera.

fon_lost dijo...

Por favor! Qué grandes que son estos vampiros! Tengo que leer lo que escribo 2 veces, porque todavía flipo con el enganche y flipe que llevo con la serie. Tuvo un epi de bajón esta temporada, pero este último capítulo me encantó. Creo que la unión Caroline-Tyler es muy interesante. Al que no soporoto es a Lucca, que me recuerda sospechosamente al nuevo "amigo" de la hija de Krause-Potter en Parenthood.

Anónimo dijo...

Sólo decir que cuando Bonnie hace el hechizo con la sangre de Jeremy para encontrar a Elena, ella no dice nada de hermanos, sino de parentesco, y Elena y Jeremy son primos.
Un saludo

bvalvarez dijo...

Cuando pensé que Katherine iba a ser la revelación de este año en The Vampire Diaries, va Caroline y presenta candidatura. Me gusta muchísimo el giro que han dado a su personaje y su relación con Tyler (todo muy rollo "amor imposible" entre un vampiro y un lobo).

Damon y su declaración han sido por supuesto el mejor momento de la temporada y espero con ansias el día en que por fin Elena se dé cuenta de que Stefan es un soso de mucho cuidao y haga lo que tiene que hacer.

Y respecto a Bonnie, más allá de sus ausencias, encuentro su personaje un poco inconsistente a estas alturas. No sé, no acabo de verla bien perfilada, de saber por dónde va. Que no me convence, vamos.

Y de Jeremy, pues qué te voy a decir que tú no sepas... Que lo maten!!!!!!!!!!!!!!!!!

Saludos!

carli cullen dijo...

amo esta serie y estoy totalmente de acuerdo contigo jeremy y bonnie son totalmente aburridos encambio tyler y caroline ohh my goth no pueden hacer tan linda pareja que se olvide de matt y de todo y que se queden juntos se re nota que tyler la quiere y aunque caroline lo oculta tambien lo quiere no puedo esperar a ver el proximo capitulo cuando se besan creo que ellos es lo que salvo el capitulo y la transformacion que fue muy creible senti el dolor y creo que todas estamos de acuerdo que aunque sea elena y damon tengan mas momentos que me encantan bye

manganxet dijo...

¿Te puedes creer que hasta ayer no pude ver el episodio?

A mí me ha defraudado un poco, pero quizás sea porque estoy acostumbrado a que la despedida de navidad sea una especie de Pseudo-Season Finale.

Por cierto, creo que Rose está tardando demasiado en morir, eso no es normal en esta serie xD