jueves, 24 de febrero de 2011

A la pista de baile: Glee 2x14

(OjO. Si no sabes quién ha cogido una borrachera impresionante, no sigas leyendo.
- spoilers Glee 2x14)

Ay, los adolescentes y el alcohol. Es díficil no haber pasado por esa etapa y haber querido probar el alcohol y nuestros chicos no podían ser menos. Veamos cómo fue su experiencia...

En el instituto, hay una epidemia, pero no de piojos, sino que son muchos los adolescentes que llegan ebrios a las aulas. ¿Qué pasa que sus padres no los controlan o qué? El Director Figgins está preocupado y decide hacer una semana de la concienciación sobre el alcohol y para eso le pide ayuda a Will y éste a su vez a Emma, no sin antes una conversación sobre la vida personal de Will y como nuestra asesora favorita, yo también pienso que es hora de que se busque un ligue. ¿Será Holy Holiday en su próxima visita? No estaría mal, pero no nos apresuremos. En ese momento llega Sue y Emma le hace un interrogatorio para aclararnos todas las dudas que nos dejaron la semana pasada sobre cómo había accedido a ser directora del otro coro. Genial, cuando en el flashback se levanta el director

Mientras tanto, Rachel sigue en su díficil tarea de escribir una canción original y le quiere mostrar sus avances a Finn, después de haberle dado un intenso abrazo para romper el hielo. Ay, Rachel! Total, que empieza a cantar una canción sobre ¡la diadema! porque es lo que mejor conoce. Sí, mi cara de estupefacción fue grande y más unido a que de repente me la imagine como princesa Disney cantando en un castillo. Pero Finn, que hay que reconocer que en esta trama está muy bien, le dice que es poco emocional y no good y que tiene que vivir para poder cantarlo así que finalmente Rachel se decide a hacer la fiesta que le había propuesto Puck, aprovechando que sus padres están en el crucero de Rosie O'Donell. Y aquí llega lo mejor del capítulo y quizás de los últimos capítulos que llevamos vistos. Rachel los recibe vestida como de la Casa de la Pradera. No, Rachel, no! Con lo que habías mejorado respecto al vestuario. Sin embargo, la fiesta empieza siendo un desastre y todos quieren irse así que decide liarse la manta a la cabeza y dejar que todo el mundo se emborrache. Genial escena con todos bebiendo y bailando, a excepción de Finn que es el conductor responsble. Pero tiene un momento genial al catalogar a las distintas formas de embriaguez: divertidas (Tina y Mercedes), sexy (Brittany), llorona (Santana) y mimosa (Rachel). Esto último le molesta así que se rebela y comienzan el juego de la botella. Primero Sam y Brittany que tienen un beso largo y profundo, que finalizan porque Santana grita "No me gusta". Sí, sí, en español. Tras ellos, viene el tan esperado beso entre Rachel y Blaine ante la cara horrorizada de Kurt. Sólo faltó que apareciesen fuegos artificiales.

Pero después de este partido es cuando llegan las consecuencias. Todos aparecen resacosos en la escuela (¿ninguno tiene padres que le echarán la bronca el domingo? porque les da igual y siguen bebiendo el lunes, y el martes, y el miércoles...). El único que no le parece muy bien es al padre de Kurt, aunque le molesta más que Blaine haya dormido con su hijo en la misma habitación que se hayan emborrachado. Will empieza a dudar de las ideas erróneas de los chicos con el alcohol, pero he aquí una de las mejores reflexiones y que pocas veces se oyen. "Si yo lo hice de joven, ¿cómo se lo voy a impedir?" Aunque hay una segunda parte y es que él empieza a tener una crisis de identidad. Claro, que ahí está su gran amiga Beiste para animarlo y llevarlo a una fiesta country en la que tampoco faltará el alcohol. Al llegar a casa, seguirá bebiendo y hará una misteriosa llamada (venga, va, ¿alguien no sabía que había llamado a Sue?).

¿Pero y qué ocurre con los chicos? Rachel, cual niña de 12 años, llama a Blaine para pedirle una cita y él acepta porque le gustó el beso en presencia de Kurt que está enfadado porque sabe que todo fue fruto del alcohol. Bueno, quizás, también había algo de egoísmo, pero no sus palabras tenían mcuha razón. Finalmente la cita fue genial, pero Kurt sigue viendo la realidad y le dice a Rachel que porque son buenos amigos, pero que les falta química y jamás la podrán tener. Pero Rachel sigue empeñada (a cabezota no le gana nadie) y le dará un beso para demostrarle que está equivocado. Y llegó, pero sin chispas ni nada. Blaine recupera la seguridad de que es homosexual y Rachel ya tiene tema para su canción. Así todos salen ganando.



Pero Glee no sería Glee si no hay algo de moralina y llega con la actuación de los chicos. Están nerviosos así que no se les ocurre una idea mejor que beber  un brebaje que ha preparado Rachel (que resulta que es el flambeado de Moe de Los simpsons). Y con tanto movimiento, Brittany vomita como la niña del exorcista encima a Rachel. Los del insti se quedan flipados, menos el director que piensa que son efectos. El vómito era un poco raro, pero de ahí a que fuese todo una obrilla es mucho pensar, ¿no? Tras esta actuación avergonzante lo chicos deciden dejar el alcohol al igual que Will que ha sufrido una gran humillación porque Sue hace pública la llamada llamándola sexy girl.
 En cuanto a los estribillos, destacamos los siguientes.
  • TINA: I need to close my locker, and it's going to sound like a gun shot. "Tengo que cerrar mi taquilla y va a sonar como un disparo."
  • MIKE:  I told my mom I had the flu, and she made me a traditional tea made out of panda hair. "Le dije a mi mamá que tenía la gripe, y ella me hizo un té tradicional hecha de pelo de oso panda." 
  • BLAINE:  I'd say 'bye,' but I wouldn't want to make you angry. "Yo diría adios, pero yo no quiero hacerte enojar." 
  • SUE:  It's like nursing a POW back to health so he's at his strongest when you torture him to death. 
  • DIRECTOR FIGGINS: "K E Dollar sign A"  
En cuanto a los números musicales, en general han estado bien, pero quizás podían haber mejorado alguno de los números, aunque cierto es que dependían del tema del alcohol. Mi favorito esta semana ha sido un clásico de los 80 interpretado pro Rachel y Blaine, Don't You Want Me de Human League. Los dos se complementan muy bien y no estaría mal verlos otra vez juntos. Otro número que  ha estado muy bien ha sido Blame It On the alcohol de Jamie Foxx. La puesta en escena ha estado muy bien, al igual que la de Tik Tok de Ke$ha, a excepción del final claro. Y por último, estaría One Bourbon, One Scootch, One Beer de Amos Milburn, que es el que podían haber sacado mucho más partido.




En general, ha sido muy buen episodio, en el que me he reído mucho y ha habido pequeños detalles que apuntan a tramas muy interesantes. Quizás se han pasado un poco con lo del alcohol que parecía que bebías un trago y ya estabas enganchado para toda la vida. Pero al margen de eso, yo he disfrutado mucho.

5 comentarios:

Yorch dijo...

Si que hacía tiemp que no me pasaba por aquí! Ya me vale ^^.

El de esta semana ha sido de los que más me ha gustado de la temporada, ya me molestan menos sus fallos.

Grandioso el director con lo de Ke-simbolodeldolar-ha jajaja. Santana cada vez me gusta más.

Saludos!!

martinyfelix dijo...

En el próximo vuelve la Paltrow, ¿no?

Mina Harker dijo...

Qué grande el episodio xD. La cosa es que de todos los episodios teméticos sobre el alcohol y derivados en el instituto con los que me he cruzado, este es de los que menos me ha chirriado. Ha estado divertidísimo, y aunque hubiera algo de moralina, tampoco era para tanto. En realidad, viendo las que se montan casi que hasta te apetece ponerte a beber xD.
Lo de que se cojan semejante enganche al alcohol es muy surrealista. Pero es que esto es Glee xD.

Un telespectador más dijo...

A mi m ha gustado mucho, parece que está en racha en estos ultimos 3 o así...y para que lo diga yo que soy muy crítico con Glee...xDD

Yo quieor más tramas locas, más desfase como el de este capitulo, y que a Rachel se le siga yendo tanto la olla! jaja

Saludos!

satrian dijo...

Está claro que en las series americanas los padres no están en casa nunca, o se turnan para no estar en casa :P