sábado, 2 de abril de 2011

¿La tocarás otra vez, Shonda?

(OJO. Aquí ya hemos escuchado y visto el capítulo musical de Anatomía de Grey
así que a continuación vas a leer spoilers del 7x18)

Música y series son como lo salado y lo dulce. A veces casan muy bien y otras no volverías a probar esa combinación. Hay gente que de partida ya no le gusta esa mezcla; a mí, por el contrario, me encanta. Está bien en experimentar e incluir capítulos musicales en las series. Así el año pasado, tuvimos una semana musical en FOX, en las que hubo series (Fringe) que hicieron grandes episodios con otras que bueno, digamos, que podían haber explotado algo más (House). Este año no hay como tal esa semana, pero ya hace unos meses, se oyó la idea de Shonda de hacer un capítulo musical. Al principio, me pareció muy buena idea porque cuando más disfrutó de Grey y cia es cuando Shonda se desmelena tanto que nos preocupábamos por su salud mental o por las hierbas que toma. Y por fin, esta semana nos llegó el resultado.

Aún impactados por el accidente de Callie y Arizona, tras pedirle ésta matrimonio, nos encontramos con un episodio poco usual y muy arriesgado ya que son pocas las líneas de diálogo y muchas las canciones. Por este lado, vienen mi queja ya que tantas canciones en tan poco tiempo al final pueden hacerse un pelín pesado. Que lo diga yo que soy una amante de los musicales... Pero al margen de eso, que tampoco ha sido un sufrimiento, que conste, han conseguido hacer creativamente un capítulo muy bueno, especialmente en cuanto al montaje de las escenas. Utilizar la música para aligerar el peso dramático del accidente de Callie y Arizona es un buen recurso, ya que se consigue de esta manera no ser tan melodramática como el momento pudiese exigir. Sin duda la elección de las canciones ha sido de lo más certera, ya que ha sido acorde tanto con la banda sonora de la serie (incluso creo que alguna ya la habíamos escuchado) como con las distintas escenas o sentimientos que nos querían mostrar. Aunque ha sido un WTF constante, el mayor ha sido cuando Callie abandonaba su cuerpo y en forma de alma cantaba, aunque de esta manera, Callie podía cantar con más libertad, porque haberla visto mover los labios solamente hubiese sido aún más surrealista.

Pero todo ello hubiese sido un fracaso si el capítulo no hubiese sido liderado por mi personaje favorito, la Dr. Callie Torres. Sara Ramírez, ganadora de un Tony, demuestra tener unas grandes aptitudes musicales. El resto del plantel consigue al menos no estropear las canciones y eso ya es suficiente. Y eso se nota en que, a excepción de Kevin McKidd (Owen) y Chandra Wilson (Bailey), el resto sólo canta alguna frase.

Apagando las canciones y centrándonos en las historias, como es obvio, todo el protagonismo se lo lleva Callie . Todos intenta salvarle la vida a ella y al bebe, incluso llega Addison para intentar ayudar (lo cual me ha parecido algo forzado). Surgen encontronazos entre Mark y Arizona, ya que ambos quieren tomar cualquier decisión relativa a Callie. Por otro lado, volvimos a tener un momento ascensor tan típico de Meredith y Derek. Ahí le confiesa Meredith sus celos hacia el embarazo de Callie. Ya era hora que esta mujer demostrase algo, que un aborto y sus dificultades para quedarse embarazada son situaciones dolorosas que hacen mella y hasta ahora parecía que Meredith era un robot. Su hermana, Lexie, tampoco quiere demostrar sus verdaderos sentimientos, ya que todos sabemos que sigue enamorada de Mark así que el triángulo de Lexie, Mark y Jackson dará mucho que hablar. Finalmente tenemos lo que a priori tiene pinta de ser una buena trama. Christina y Teddy de enfrentan a causa de cómo querer salvar la vida a Callie. Ello provoca que Teddy se muestre arrogante y altiva ya que no puede soportar que Christina pueda ser mejor que ella así que le dice una serie de mentiras como que Christina ya no quiere escuchar y que por eso ya no le puede enseñar más (aunque algo de razón sí tiene). Teddy tendrá que lidiar no sólo esto, sino también con su matrimonio y es que espero que tengamos más trama ahí.

En definitiva, Song Beneath the Song es un capítulo totalmente distinto, con mucho drama que es apaciguado con las canciones. Una experiencia distinta y única, un "pelín" extraña, pero que en líneas generales ha salido satisfactorio. Ahora sólo me queda esperar a que Shonda se lance de nuevo a la piscina y haga otro, porque este capítulo consiguió muy buena audiencia y el disco ya está en itunes y se espera buena recaudación, pero algo más movido porque he echado de menos alguna canción más movida y haberlos visto bailar y cantar. Eso sí, no con tantas canciones y algo más de diálogo e incluso de humor. 

3 comentarios:

martinyfelix dijo...

Algún día tengo que ver algo de esta serie, este episodio estará entre ellos.

fon_lost dijo...

Me ha gustado mucho, y aunque sí que ha tenido muchas canciones, sinceramente no me ha sobrado ninguna. No sabía que Addison venía para este episodio, así que ha sido sorpresa. Aunque ella no ha cantado, no? Su visita ha sido forzada, sí, totalmente. Shonda, sigue escribiendo capítulos por favor!

Un telespectador más dijo...

Yo tampoco sabia que venia Addison y estaba claro que lo haria cuando se complicaba tanto la historia del bebé. A mi me ha gustado verla, aunque puede que si estuviese un poco forzado (al fin y al cabo no ha hecho gran cosa tampoco "en el parto").

Coincidimos en que más diálogo no habria estado de más, pero a mi de todos modos me ha encantado que se salgan de su zona seguro y que nos regalen este tipo de cosas, y más si la gran Callie es la protagonista. Cuanto me ha gustado "The Story!"

Saludos!