viernes, 1 de julio de 2011

El hospital de campaña en medio de un oasis


Junto con el oeste, el género bélico es de los que menos me gustan; salvo que vayan mezclados con comedia, suelo huir rápidamente. Por eso, aún no sé muy bien por qué ayer le dí una oportunidad a Combat Hospital. Quizás porque el género sanitario sí me gusta o quizás porque se coló en las bajadas. No lo sé. Sea por un motivo por otro al final se la dí.

Combat Hospital es una serie canadiense sobre la guerra que EEUU está librando en Afganistán. Sin entrar en cuestiones morales o éticas o jurídicas, nos narra la historia de enfermeros y médicos, todos de habla inglesa, especialmente de los dos recién llegados al hospital de campaña.

Cuando estaba viendo los capítulos era inevitable recordar a Off the map. Ambas coinciden en que tratan la medicina en lugares inhóspitos, con las dificultades que ello trae, concretamente en el diagnostico y utilización de máquinas y medicinas modernas. Sin embargo, el tratamiento de las dos es muy diferente. Mientras que la serie de Shonda, tenía algo más de comedieta (hubiese funcionado muchísimo mejor ahora en verano, estoy convencida), la canadiense se toma demasiado en serio el escenario. Éste es muy calustrofóbico, en algunos momentos incluso deliberadamente, pero hay momentos en los que se podría acercar más no sólo a los personajes sino a los pueblos más allá del hospital de mujeres. Por otro lado, el ritmo es demasiado rígido y tenso y aunque se intente bajar el tono con música sensiblera, todo queda demasiado forzado.

A pesar de que el telón de fondo es tenso e incómodo, la gran dificultad es que no se consigue empatizar con los personajes. La serie en sus dos primeros capítulos se basa en una gran cantidad de humo, efectos de segunda línea y sangre para distraer al público del desarrollo de los personajes. Cierto es que están muy bien definidos: el médico civil ligón, el jefe duro pero comprensivo, la jefa con vocación samaritana… pero a excepción de Rebecca, la cirujana recién llegada, de la que se sabe algo de su vida privada y anterior, poco –por no decir nada- se sabe del resto de personajes. Se toma demasiado en serio toda la cuestión militar y la jerga médica como para acercar a los personajes al telespectador.

Es una lástima que no se aproveche la oportunidad de la historia para ser un poco más creativos y tomar algunos riesgos para explotar el drama. La idea de hacer una serie en medio de una guerra tan controvertida (recordemos que está ambientada en 2006) puede ser emocionante y, hasta cierto punto, agresiva ya que se encuentra en un intenso y permanente debate. No obstante, querer alejarse tanto de esas cuestiones le hace más mal que bien. No digo que sea una crítica feroz o una alabanza americana hacia la guerra, pero explorar las emociones y sentimientos de soldados y civiles seguro que puede dar mucho más de sí. No obstante, tampoco es una serie tan ligera y suave como se espera de toda serie veraniega. 

Quedarse en medio de un oasis es su gran problema. O se adentra en esa primera opción, mucho más interesante a mi parecer, o se queda en algo más light perfecto para el verano. La serie al menos es entretenida o, al menos los dos capítulos se me pasaron bastante rápido y seguramente el problema de los personajes será mío. Y como siempre me ocurre cuando una serie no me disgusta del todo pero tampoco me enamora, tengo serias dudas para seguir  con ella o no y como siempre será el tiempo y las ganas quienes decidan al final. Os mantendré informados.

PD. Al final por esas mismas razones, tiempo y ganas, he abandonado Love Bites y Franklin & Bash. ¿Qué suerte correrá ésta? ^^

2 comentarios:

martinyfelix dijo...

Como veo, no merece mucho la pena probarla.
Yo te recomendaría que vieras Suits. Ya se que es de USA Network, pero no lo parece. A mí me tiró para atrás en un primer momento su piloto de 70' pero la gente que le ha dado una oportunidad estaba muy satisfecha, y ya lo he comprobado por mi misma.

satrian dijo...

Iba a hablar de ella pero decir que la veo por Michelle Borth, no es mucha razón :P
Es cierto que la parte militar de como se lleva un hospital de campaña es más o menos interesante, pero como no desarrollen los personajes mal lo llevan.