viernes, 24 de junio de 2011

Orfeo descendiendo

(OjO Si no sabes qué le ocurre a Orfeo en el último capítulo, no sigas leyengo.
Spoilers hasta el 1x13 de The Killing - season finale-)

No sólo es el título del último capítulo de The killing, es también una obra del gran Tennesse Williams. Aunque muy diferentes en cuanto a trama, tanto la obra teatral como la serie versan sobre preguntas sin respuestas que rondan a las personas y la diferencia entre seguir preguntando y la aceptación de que hay respuestas que no son para todos. Todos los capítulos han ido generando diversas incógnitas y respuestas muy variopintas.


Pero sobre todo ha sido la gran pregunta de ¿quién mató a Rosie Larsen? que encabezó toda la publicidad la que no se ha respondido o al menos no como le hubiese gustado a la gran mayoría y por tanto, es una respuesta que no es para todos. El no saber el tipo concreto ha supuesto para muchos una gran decepción, incluso tildándola de "el peor final de una serie", supongo que provocado más por un calentamiento momentáneo.  Sin embargo, ser un final alejado del convencionalismo de la resolución certera me ha parecido una gran idea. Era de suponer que sabiendo como son los americanos, algún giro iba a haber y más tras anunciar que no iban a terminar como lo hacía Forbrydelsen y que habría segunda temporada. La incógnita se ha englobado en algo mayor y más complicado: política, corrupción, poder, dinero y sexo, todos los elementos confluyen para darnos la trama que aunque al principio, menos me importaba, se ha vuelto la más interesante. Si durante muchos capítulos pensaba que sentido tenía esa trama, ahora sé que era la verdadera trama interesante. Para resolver la primera pregunta, será necesario resolver una previa: ¿Quién y por qué engañó a Darren? Sin ser un santo varón, parece ser que él no es el asesino, pero está inmerso en una red mucho más compleja y muy vinculada al asesinato de la joven. Dejan una puerta abierta de lo más interesante para desarrollar en la segunda temporada.

En cuanto al personaje de Holden, mucho he leído sobre que los guionistas nos habían engañado sobre él. Yo, en cambio, no siento lo mismo. Siempre he visto que el policía que ha tenido un pasado turbulento y que no está con su familia tenía más pinta de esconder muchos secretos que de ser el buenazo que todos creen que es. Esa ansía de encontrar al asesino se ha visto a lo largo de muchos capítulos, pasando por alto algunas reglas del juego, pero siempre a su lado estaba Linden para marcar las pautas de la investigación. Por lo que la trampa de la foto va muy acorde con él, la cuestión será a qué precio, algo que me despierta mucha curiosidad. Una de sus grandes virtudes es la pareja policíaca, que se aleja de cualquier estereotipo de esta clase. Ambos se hayan muy distanciados de los cánones de belleza y simpatía a la que estamos acostumbrados. No tienen una complicidad máxima, ni tampoco la buscan. Hay cimientos para construirla, pero aún no se ha edificado y habrá que ver si lo hace en la próxima temporada a la luz de los hechos.

Y por último, otra de las grandes cualidades de la serie es el gran trabajo de fotografía y de estética, logrando un clima gris y lluvioso de Seattle que acompaña al sentido melodramático de la serie, porque éste ha sido muy referenciado especialmente en la parte familiar, algo que al principio se mostraba interesante al ser partícipes del dolor de la perdida de una hija; sin embargo, luego se ha mostrado algo pesado, cargante y muy latoso, desde que el padre fuese a la cárcel por casi matar al profesor hasta el final abandono de la madre.

Sin duda la serie adolece de defectos y errores, especialmente derivados del objetivo de contar 13 días, pero también es cierto que en conjunto es una serie que vale la pena.  La serie tuvo un buen inicio, pero luego dio paso a un nutrido grupo de capítulos que daban la sensación de haber bajado el nivel para finalizar con tres capítulos llenos de detalle y que volvieron a subir el nivel. Aunque la búsqueda del asesino era el principal y a veces único motor de argumental, las dos tramas que lo acompañaban fueron debatiéndose poco a poco en importancia. Como ya he dicho, es la política la que más me atrae, dejando el drama familiar en un lugar muy secundario, es más, si no la continuasen en la segunda más allá de lo que pudiese afectar a la investigación tampoco me importaría. 

En definitiva, aunque entiendo las críticas, no las comparto. Es una serie de preguntas sin respuesta y sin respuestas para todo el mundo, porque de momento, han querido dar una vuelta de tuerca a este tipo de series. Una apuesta sin duda arriesgada, que ha contentado a unos pocos y ha defraudado a muchos. Yo me incluyo en el primero por eso veré la segunda temporada.

P.D. Con la danesa, voy por el capítulo 6 ya que al final opté por terminar la americana y luego seguir con la danesa, por eso de no agobiarme. Ya se empiezan a ver notables diferencias, pero no quiero apresurarme a dar una opinión antes de hora. Don't worry, cuando la acabe os la contaré.

8 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Ya sabes mi opinión, para mi ha sido un poco tramposa, pero aun asi veré la segunda temporada para ver cómo resuelven todo.

Muchas ganas de tu opinión sobre la danesa ;)

Saludos!

satrian dijo...

A mí me sigue sin gustar que no hayan acabado con este caso en la temporada, espero que lo resuelvan en los primeros de la siguiente, y presenten el siguiente, no esperen hasta los finales para descubrir el asesino de Rosie Larsen. Eso sí, no me he enfadado tanto, ni me parece un final tan deplorable, solo que no me gusta que lo hayan hecho así.
La temporada visualmente me sigue pareciendo una maravilla, y la mayoría de los personajes me parecen bien desarrollados.

bvalvarez dijo...

Básicamente opinamos lo mismo, aunque sea bueno o malo yo soy fan de Holder :P Lo de que quiten la trama familiar me parecería una gran idea: estoy un poco cansada de ver a Michelle Forbes compungida un episodio sí y otro también. Saludines!

fon_lost dijo...

no entenderé que la gente se pusiera tan criticona con respecto al final, y la serie en general. Con ese final, han seguido la tónica general de la serie: mostrarnos al culpable, para luego dejar claro que no era culpable. Somos espectadores, no participamos de la serie, y por lo tanto, aunque tenemos derecho a quejarnos, las cosas no siempre saldrán como nosotros queremos. Y con esto, ya sabes que yo soy pro-final, y por tanto, pro-the killing.

martinyfelix dijo...

Sólo diré algo para no repetirme, y es que sí, el drama familiar se ha hecho un poco pesado al final.
Por lo demás, mi opinión general es favorable.

Por cierto, tengo mucho interés en ver que tal está la versión danesa, así que date prisa en escribirnos el post, please.

HermioneV dijo...

¿En serio lo d Holder tiene sentido? Lo peor es que seguramente todo termine siendo otro artificio de la serie y Holder no es tan villano, pero igual. No han sido un poco tramposos, sino unos completos tramposos en eso, y poco creíbles.
Después de ver a Holder intentando arrestar por todos los medios a Bennet, esto es una inconsistencia mayúscula. Claro, si el subtítulo de esta serie es precisamente eso.
Por unas entrevistas que he leído de Veena Sud, la showrunner, me queda claro que no sabe muy bien qué hacer la próxima temporada. No me extrañaría que sea algo completamente diferente a lo declarado.
La única razón por la que aguanté todos sus artificios ridículos fue porque quería conocer al asesino, y creo que en eso radica la indignación que muchos fans sienten. Pero en fin, culpa nuestra. Venía de alguien que hizo Cold Case...

Jaina dijo...

A mí me encantó el final en serio, y creo que está bien fundado, además de sorprendente. Holder nunca fue trigo limpio. Yo también quería que resolviera el caso de Rosie, pero más por un tema de que no me terminó de atrapar la familia. A ver si lo resuelven pronto en la siguiente temporada y sabemos más de esa trama de corrupción tan interesante- Miedo me da la ira de Linden :)

Dro dijo...

A mí la serie me ha encantado en general, aunque a veces fuera un poco pesado el tema familiar y político. Cuando más me ha comenzado a fascinar a sido a mitad de temporada, cuando ya conocía a los personajes. El final me gustó mucho, no entiendo por qué hay tanta prisa por descubrir al asesino, ya llegará. Y no me creo que Holder sea el malo, seguro que es un farol! Él y Linden son muy monos, me encantan ^^ es una relación especial, ella es muy borde y pasota y él super gracioso, no tienen las típicas miraditas a lo Booth y Brennan, son diferentes, y eso me encanta ^^