martes, 18 de octubre de 2011

Se avecinan zombies y dudas...


(OjO Si no sabes quién ha desaparecido, no sigas leyendo.
SPOILERS del 2x01 de The Walking Dead)

Desde el final de la primera temporada, allá por diciembre, muchas noticias y rumores han ido cayendo sobre The Walking Dead, la serie que prometía mucho y que a mi juicio, se quedó precisamente en sólo una promesa. Con este escenario era difícil plantarse delante del televisor sin albergar dudas y esas dudas siguieron al terminar el primer capítulo de la segunda temporada.


 Por suerte, los mejores aspectos de la serie siguen intactos. Los primeros veinte minutos fueron tensos y de suspense, en los que el juego del escondite con los zombies se basaba en los mejores aspectos de la serie (el apartado visual, la fotografía de colorido dramático y los silencios). La cuestión será si la bajada del presupuesto se apreciará o no en los siguientes capítulos. Sin embargo, a medida que se apresuraban a querer contarnos más sobre los personajes mi aburrimiento crecía. Si dije en su momento, “desaprovechando una oportunidad fantástica para poder explorar todo aquello que dicen que es la serie: mostrar cómo reaccionan los personajes ante situaciones extremas”; en este primer capítulo, ha habido un intento. Sí lo ha habido, pero se ha quedado en agua de borrajas. Todo ha quedado muy forzado, tanto las súplicas religiosas de Rick, como la defensa a ultranza de su mujer. Quizás lo más acorde es el planteamiento de huida por parte de Shane y Andrea. Sería muy interesante ver si finalmente se lanzan a la aventura y el grupo se queda dividido en dos un lado liderado por Rick y otro por Shane. 

Si antes decía que el acercamiento a las reacciones de los personajes era forzado, era principalmente por la sensiblería y sentimentalismo que el capítulo enfatiza demasiado tanto con la separación de Sophie como por la valentía y posterior final del hijo de Rick y Lori. No obstante, si algo hay que reconocer es que el desenlace fue efectista, dejando la sorpresa de la herida del niño (¿alguien duda de que no morirá?), lo que garantiza que el público se quede una semana más. 

El capítulo arranca tal y como lo dejamos con el grupo abandonando Atlanta y buscando la tierra prometida, esa base militar que los salvará. No obstante nada se sabe del cliffhanger, por llamarlo de alguna manera, del final. ¿Qué le dijo Jenner a Rick? Quizás sea sólo una tontería, pero me tiene con la mosca detrás de la oreja. Además tampoco entiendo que nos muestren una y otra vez como Rick se comunica con el walkie talkie.

El estreno fue un episodio ordinario, nada espectacular o que muestre señales de que vaya a ser una mejor temporada que la primera. Comenzó bien, pero luego fue bajando la intensidad tal y como ocurrió en toda la temporada anterior. Si la seguiré viendo, porque ha habido cosas que me han gustado, pero sigo teniendo muchas dudas. Además, hay que reconocer el buen hacer de la cadena fox que emitió este capítulo al día siguiente de su emisión en EEUU y doblada, por lo que les felicito desde aquí. No es de extrañar, por tanto, su buena audiencia.

2 comentarios:

satrian dijo...

Desde el inicio cuando Rick casi dice la frase que le comentó el hombre del CDC hasta el final con el disparo a su hijo, todo demasiado efectista, demasiados altibajos en el capítulo, de momento más flojo que el de la pasada temporada.

Pixelwoman dijo...

Me pareció espantoso. Sé que han hecho recortes en el presupuesto, pero ahora me temo que lo que ha afectado ha sido al equipo de guionistas. ¿Cómo se puede escribir algo tan MALO?

A ver, para empezar, en la temporada pasada hubo todo un episodio en el que tuvieron que cubrirse con tripas de zombie porque los zombies OLÍAN la carne humana... TODO UN EPISODIO dedicado a eso. ¿Y ahora, de repente, resulta que te puedes esconder detrás de un coche mientras una marabunta de zombies pasa a tu lado y no te huelen? ¿¿???

¿la sangre de zombie no contagiaba? Porque ahora las salpicaduras y tal parece que no importan nada.

¿Adónde van todos esos zombies jusntos? Pensaba al principio que les habían olido y por eso venían, pero no, solo estaban de paso. ¿Qué era, la mani del 15-O de los zombies?

Oye, y menos mal que estaba Aragorn ahí para seguir las huellas de la niña, ¿no? ¿Cómo demonios sabe ese tío seguir la pista de una chica en el bosque?

Y bueno, todo el rollo inefable de los discursitos... madre mía. Qué patata.

¿Y el policía se lleva a su hijo por ahí?
Seguiré viéndola, pero para ver si finalmente se convierten todos en zombies, porque, vamos, es que se lo merecen.