jueves, 10 de junio de 2010

Evaluación final: Glee


Del mismo modo que una alabanza excesiva no es buena para el producto, tampoco lo es una crítica destructiva y creo que precisamente esto es lo que ocurre con Glee. Hay quien la alaba por encima de todas las cosas, sin en ningún momento parase a considerar las partes negativas que pudiese tener, pero también hay quien la crítica por simple manía. Yo me declaro gleek 100%, pero eso no impide que sea realista y que pueda ver sus fallos. Pero se los perdono todos, porque por encima de todo están los buenos ratos que me ha hecho pasar.


Ha sido una primera temporada irregular como suelen ser  por regla general las primeras temporadas de otras grandes series. Fue una apuesta arriesgada por Ryan Murphy, responsable de otras series como Popular o Nip Tuck. Crear una serie cuya premisa es un coro lleno de diferentes era una idea descabellada. Sin embargo, triunfó. Dentro del contexto estudiantil norteamericano, Glee explota la historia de los diferentes. Pero realmente no deben ser considerados como perdedores que es la primera idea que tuvimos con el piloto, sino aquellos que nadan a contra corriente desafiando los pactos que la sociedad o el instituto quieren imponer. Todos los protagonistas han evolucionado. Son gente que ahora está a gusto consigo misma. Han vencido sus miedos y temores como le dijeron a Will en el último capítulo. Pero sobre todo, en el coro se han sentido especiales, se han enamorado y han conseguido verdaderas amistades. Pero no sólo ha habido una evolución en los chicos, sino también en los profesores, especialmente en Sue y Emma. Sue ha demostrado no ser tan despiadada y que dentro de ese chándal de Adidas hay un corazón. Ella se puede meter con el Glee Club, pero ojo como otros lo hagan porque entonces será ella quien saque las uñas. Uno de los aspectos que ya reseñe en otra entrada fue la desequilibrada presencia de los protagonistas; sin embargo, todo ello se ha ido solventado poco a poco. Sigue habiendo unos personajes que sobre salen más que otros como Will y Rachel; sin embargo esta segunda parte ha sido mucho más coral, dando mayor protagonismo al resto, especialmente a Kurt, Mercedes, Artie, Puck, Quinn y Tina. Aunque creo que de algunos podrían haberle sacado mucho más provecho. Santana y Brittanny también han tenido más frases, especialmente la última que nos ha regalado algunas de las mejores frases de la serie. Sin embargo, sigue habiendo dos personajes que son mero atrezzo, Mike y Matt. Es difícil hacer que todos los protagonistas tengan el mismo nivel de protagonismo, pero bueno, alguna trama si que les podían haber metido.


La cuestión, sin embargo, que más debate ha suscitado es la trama por dos cuestiones diferentes. Por un lado, la serie peca de querer contar muchas cosas en un solo capítulo,  por lo que a veces te sientes abrumada con tanta información y otras veces las tramas pasan demasiado rápido por encima, Ya lo apunté también, pero deben plantearse cara al futuro un ritmo más adecuado a las distintas tramas, porque hay tramas que han dado mucho más peso y otras que podían haber dado más juego no lo han hecho aunque quiero pensar que apuntan a futuras tramas para las próximas temporadas. Pero sin duda, lo que más se ha comentado respecto a la temporada es la irregularidad no tanto en las tramas, sino en el tono de las mismas. Comenzó siendo una serie muy irónica, divertida, humorística; sin embargo, eso en cierta forma perjudicaba a las tramas ya que éstas eran  muy poco profundas. Con la segunda parte de la serie, fuimos profundizando más en las tramas; pero eso conllevó perder algo de ese humor negro tan característico de la serie y de Ryan. Hubo capítulos más dramáticos que cómicos que a la mayoría de la gente no les acabo de convencer. Al final quizás abusaron de este tono, dejando a un margen el humor. De todas formas después de prácticamente todos los capítulos finalizaba con muy buen sabor de boca, pero siempre echaba de menos esa ironía del principio y que me hizo engancharme de tal manera a la serie. Esa ironía fue poco a poco transformándose en frases sueltas de Brittany y Sue. Fue desapareciendo o mejor dicho evolucionando a un tipo de humor más sutil, menos negro –todo supongo para llegar a mayor número de gente porque sabemos que el humor blanco triunfa, aunque yo siempre prefiera al negro. En definitiva, una lástima que no hayan terminado de explotar ese potencial sinvergüenza del inicio y se hayan conducido peligrosamente por el camino de la comercialidad pura y dura.


Porque si analizamos Glee se está convirtiendo en un producto comercial lo que puede provocar que al final termine cansando a los seguidores más acérrimos. Quieren sacarle el máximo provecho a la serie y para ello no dudan en sacar un pack de la midseason, cds con las canciones, revisiones de las canciones y hasta están preparando un cd navideño en el que pretenden que colabore Susan Boyle. OMG! Pero si estamos en verano!!! Eso sin olvidar los tour, giras, conciertos y demás merchandising que tienen. Ésta es la parte que más me duele. Que algo que es tan bueno acabe odiándolo por culpa de que la exprimen al máximo. Si además la han renovado para dos temporadas más sin saber lo que va a ocurrir. Porque no nos engañemos, ¿cuántas series han terminado siendo ridículas porque sus personajes acaban agotados y quieren irse? Recordemos las idas y venidas en Anatomía de Grey, por ejemplo. Todo lo digo porque no me cabe la menor duda de que los actores, especialmente los jóvenes, querrán volar hacia el cine (alguno ya tiene algunas ofertas) así que no podrán compaginar todo. Pero bueno, no nos adelantemos, que precisamente adivinos no somos.

Volviendo a esta temporada, el factor fundamental y grandioso de Glee es, evidentemente, la música. El propio Murphy es el encargado de seleccionar los temas musicales, aunque siempre me quedaré con la duda de ¿qué fue antes: la música o las tramas? Porque en cada capítulo veo razones distintas y aunque la respondan, no sé si me terminarán de convencer. Al margen de eso, la serie ha presentado números musicales para todos los gustos. Desde el formato de actuaciones hasta momentos en que los personajes se ponen a cantar y bailar. Desde Amy Winehouse hasta Grease. Desde canciones super conocidas hasta algunas menos conocidas por el gran público. Una gran variedad para todos los gustos. He disfrutado de todas ellas, aunque algunas me hayan llegado más hondo que otras. Por ejemplo, las canciones que versionaron de Madonna, el que es para mí el himno de la serie, Don’t Stop Believing o muchas otras. Quizás ha habido otras versiones que no me han terminado de gustar tanto, como puede ser Poker Face de Lady Gaga –aunque haya gente que le haya encantado como a Antara, donde en su blog incluso lo colgó-. Pero además de la perfecta musicalidad de las canciones, no nos debemos olvidar de la coreografía que corre a cargo de Zach Woodlee. Sabe aprovechar a cada uno de los protagonistas, ya que por ejemplo, aunque al principio, la discapacidad de Artie pudiese parecer un handicap, todo lo contrario, le sabe sacar todo el partido.


Vale, habrá sido una temporada irregular. Tendrá todos los defectos del mundo que se le quieran sacar, pero yo la he disfrutado a tope. Me ha regalado cada semana 40 minutos deliciosos. Me he divertido con todos los personajes. Mis preferidos Sue y Kurt, aunque les he cogido cariño a todos, incluso a Finn y mira que me caía mal, pero supongo que esto pasa como cuando alguien te cae bien y es feo, que al final hasta lo ves guapo. Pues lo mismo. He disfrutado de la mayoría de las tramas, más cortas o más largas, mejor explicadas o menos. He disfrutado de los números musicales. Escucho todos los días las canciones (sí, las tengo en el MP4 así que de camino al curro, me animan mogollón, aunque haber si consigo el volumen 3 ^^). En definitiva, que SOY GLEEK 100% y mucho tendrá que cambiar para que yo deje de estar al pie del cañón en septiembre con la segunda temporada. Durante el verano, veré algunos de los capítulos que me parecen muy buenos, seguiré escuchando sus canciones y desde luego estaré al tanto de las noticias, porque si de algo estoy convencida es que habrá noticias. De momento, ya han confirmado su presencia en los Comic Con y se han confirmado dos fichajes. Uno de ellos además es un motivo más para que tenga muchísimas ganas de que vuelva...

*OjO si no quieres saber nada de los nuevos personajes, deja de leer ahora mismo* 

Ayer Satrian me dio una buenísima noticia en su fantástica sección, Serie de Noticias , en la que reseñaba que John Stamos será el dentista que esté en el triángulo con Emma y Will. Oh!!! El tío Jesse fue mi primer enganche infantil!!! Había estado algo desaparecido; sin embargo,  lo recuperaron en ER y que ahora lo traigan es una buenísima noticia. Otra incorporación al grupo será la de Charice Pempengco y es muy conocida gracias a Youtube. Charice tiene 18 años, es filipina, y comparan su voz con la de Whitney Houston o Celine Dion. Nada sabemos de cómo será su personaje así que tendremos que esperar a ver cómo encaja.


2 comentarios:

fon_lost dijo...

No he leído nada de los nuevos personajes, que no me gusta saber nada. Aunque ya sé quién es uno de los actores que llegan, aunque no sé cuál será su papel (aunque me huelo quién será después de haber visto la finale). Glee es una serie para disfrutar, para echar unas risas, y sobretodo para darte subidón, porque lo que no se puede negar es que cuando uno se pone las canciones de Glee en el iPod y las escucha por la calle, el subidón es de los buenos!

Alejandro A dijo...

a mi también me ha encantado la serie a pesar de todo lo que digan y de que haya habido algún capítulo que simplemente no me gustó (como Bad Reputation) pero después de todo y en conjunto queda como una de mis series favoritas, en verdad que con todos los temas que trata me he sentido muy identificado con muchas cosas, por eso tal vez que la adore tanto


por cierto a mi también me encantó el Poker Face!!

no te desanimes, puede que todo ese boom asuste pero tengo confianza en que se mantendrán bien alineados, bueno o eso quiero creer, para nada me pongo a pensar en otras cosas, saludos y muy buen post