viernes, 4 de junio de 2010

Evaluación final: Anatomía de Grey


Los finales felices sólo existen en los cuentos de princesas y Anatomía de Grey precisamente no es un cuento de princesas. Shonda disfruta haciendo sufrir a sus personajes al final de cada temporada superándose respecto de la anterior y la presenciada en la 6 temporada sin duda es de infarto. Pero hasta llegar a este punto hemos visto una temporada irregular como viene siendo de costumbre en el Seattle Grace en los últimos tiempos.

El final de la anterior temporada estuvo marcado por la polémica de si sus actores iban a seguir o no en la serie. Siempre diré que fue una rabieta de Shonda la que mató a George, porque cuando todo apuntaba a que se iba a ir a algún país en guerra ya que se había alistado en el ejército, va y lo mata en un accidente de tráfico. Así ya no tienes oportunidad de volver. Sin embargo, las negociaciones con Izzie fueron bien así que la salvaron in extremis de un cáncer terminal, cual milagro de Lourdes. Todo esto condicionó la sexta temporada. Comenzó muy mal con una season premiere horrible (esa forma de contar el funeral de George y los primeros días intentando superar su muerte… ayyy, me pongo mala solo de pensarlo). Los primeros capítulos que rozaban el aburrimiento total tanto es así que suspendí su primera parte. Creo que la razón principal fueron las bajas por maternidad y por asuntos profesionales de Meredith e Izzie respectivamente que provocaron que no supieran muy bien por donde tirar. La primera me parece bien su ausencia porque desde luego que una mujer trabajadora puede ser madre, pero de la segunda sí me quejo. Lo siento, si no puedes compaginar perfectamente ambas cosas elige y no juegues al ahora sí, ahora no. Eso sólo provocó que la trama de Izzie de esta temporada sea una de las peores vistas hasta ahora. ¿Y esa forma de dejar a Alex? Ay, no. De verdad que si alguien no ha visto esta sexta temporada se puede ahorrar perfectamente los capítulos del principio, más o menos hasta el 6x11.

Poco a poco mis ganas de ver la serie iban desapareciendo. Sin embargo, un giro a la esencia de Anatomía de Grey hizo que volviese a triunfar como antaño la serie. Tantas tramas autoconclusivas y  poco de las tramas personales de los médicos no podía ser bueno así que rompemos un par de parejas, metemos un trío o dos, una hija secreta, un par de tíos buenos y ya tenemos la Anatomía que tanto nos gustaba. Oh yeah! Por eso, aunque me costó la vuelta tras las Navidades, disfruté mucho de esos primeros capítulos de la segunda parte de la temporada. Los líos de batas blancas habían vuelto y yo más feliz que una perdiz.

Y llegamos a un final de temporada que me ha dejado con la boca abierta. Sí, porque me ha encantado. He sufrido tanto que he necesitado comerme un helado de chocolate para poder sobrellevarlo mejor. Quizás analizar los dos capítulos por separado hace que pierdan algo de espectacularidad, pero en conjunto resultan una season finale impresionante. De las que te hacen estar comiendote las uñas de los nervios que estás pasando. Claro que si no sabes de qué va el capítulo. Por eso, deja ahora mismo de leer!!! Porque si sabes de que va no lo disfrutarás, bueno, mejor dicho, no sufrirás de la misma manera.

 (OjO: A partir de aquí spoilers del final tanto en los párrafos como en las fotos. 
NO MIRES LAS FOTOS!!!) 

Como ya he dicho, ha sido un final de infarto. Durante esta temporada, habíamos visto como Derek se enfrentaba a Clark, un hombre que había perdido a su mujer y le echaba toda la culpa al hospital. Hemos visto muchas veces en las noticias como gente que puede comprar un arma en un supermercado se lanza a sembrar el pánico en escuelas o en iglesias o en la calle. No vamos a criticar esta facilidad o como está la sociedad actualmente así que volvamos a la serie. Clark viendo que no va a poder castigar a Derek & cia de la muerte de su esposa, coge un arma y decide acudir al hospital y disparar indiscriminadamente a todo aquel que se le ponga por delante. La primera muerte que vemos es la de Gree, aquella que había llegado con la fusión. Por un lado, me ha dado pena porque, aunque no me cayese especialmente bien, siempre es bueno tener una metoloentodo en la serie. Lo mismo pasa con Charles. Pero por otro, alguna baja importante tenía que haber y no podían ser nuestros doctores favoritos. Momento muy reseñable cuando Bailey llora por impotencia, rabia y tristeza al ver morir a Charles junto a una paciente que resulta ser Mandy Moore. Ayyy, no me quiero ni imaginar que hubiese ocurrido si le hubiese pasado algo a la “enfermera” Bailey. Sólo espero que en la próxima siga esa relación con el anestesista buenorro, porque me gusta verla perder los papeles ante la presencia de un hombre.


Pero con quienes más hemos sufrido ha sido con Alex y Derek. El primero recibe una bala en un sitio estratégico para que no corriese peligro. Ahí es llevado a una sala con Sloan y Lexie, mi triángulo favorito. Mientras Lexie le dice que se quede con ella –a lo que Sloan el pobre se queda con cara de habas-, Alex sólo “ve” a Izzie, su gran amor. Quiero que exploten este triángulo en la siguiente temporada. Me encantan los tres y realmente no sabría con qué pareja decidirme. El segundo con el que más hemos sufrido es con Derek, el objetivo principal de Clark (al que luego le dispararán en el hombro, ya podía haber acertado mejor el policía…). Le mete un disparo en pleno pecho dejando muy mal herido a nuestro doctor buenorro. Éste estaba acompañado de April. Mira que me gusta esta actriz. La adore en Everwood. Pero aquí, ¿no la podían haber matado? Total una más…Porque lo único que hace es molestar al perfecto matrimonio entre Derek y Meredith y aunque necesitamos que algo los tambalee, no es April una digna tercera en discordia. Lo que podrá ser un obstáculo difícil de superar será el aborto de Meredith. Sí, ¿no lo había dicho ya? Al principio del capítulo, descubrimos que Meredith estaba embarazada. Ante tantos nervios, miedos y sustos, acaba teniendo un aborto mientras está operando a Owen, que vuelve al hospital para salvar a Christina, respondiendo así a la petición de Teddy (¿volverá al curso que viene?). Owen es disparado en una de las escenas más al límite del capítulo. Christina está operando a Derek junto a Avery (que ya era hora que saliese) cuando Owen entra en el quirófano y descubre que la está apuntando Clark. Es entonces cuando Meredith entra y le dice a Clark que el ojo por ojo es ella así que a quien tiene que matar es a ella. Esposa por esposa. Avery, el más listo o el que se mantenía más frío en una situación tal límite, desconecta a Derek para parecer que estuviese muerto. Con ese despiste, Owen intenta quitarle el arma al asesino, pero resulta herido en un hombro. 


Finalmente, Richard que también ha conseguido entrar en el hospital (manda narices estos policías) que finalmente encuentra a Clark. Éste le ofrece alcohol, pero Richard ya se ha recuperado así que lo rechaza (no es que me caiga especialmente bien ni mal pero hacerle beber de nuevo no hubiese sido correcto). Le hace ver sus opciones. La que escoge Clark es aquella que le hace tener una vida eterna con su esposa.


Y así llegamos al feliz final, aunque no para todos. El final feliz es para Alex y Derek que consiguen sobrevivir a la matanza de Seatlle Greace, pero también para Callie y Arizona que vuelven. Casi al final de esta temporada, vimos como rompieron porque Arizona no quería tener hijos. Pero se da cuenta cuando están a punto de perder la vida pro culpa de Clark que realmente quiere estar con Torres y tener hijos con ella. ¡Bien, bien, bien! Me alegro por ellas. Pero el punto amargo lo pone Meredith y su aborto. He decir que se recupera perfectamente del aborto. Tira el predictor y se va a ver a su esposo.


Ha sido una temporada que ha ido de menos a más. Mientras que la primera parte ha sido desastrosa, la segunda ha sido bastante bien. Deja unas tramas abiertas que pueden estar muy bien, siempre que las sepan llevar, claro. Yo de momento tengo ganas de ver la séptima temporada, aunque bien es cierto, que también espero que sea la última, porque todas las  cosas que pasan fuera de los platos influyen demasiado y porque creo que los personajes están bastante explotados. Es necesario darle un cierre final digno a toda la temporada.


4 comentarios:

Yorch dijo...

Me he parado donde las fotos porque todavía me quedan unos cuantos ^^
Pero yo voy percibiendo ya la mejoría así que estoy contento también.

Saludos!

krys dijo...

Oh! Qué bien has descrito ese final. Bufff, por momentos pensaba que estaba viendo una película de terror... madre mía, qué tensión. Son todo momentazos, Bailey haciéndose pasar por enfermera y luego perdiendo el norte en el pasillo, Callie y Arizona encerradas con los niños y llega Clark, Cristina operando a Derek a punta de pistola, Mer ofreciendo su vida a cambio de la del Dr.Macizo, Alex moribundo recordando a Izzie.. fue un final increíble. Me alegro muchísimo por Callie y Arizona, en casi todas las series acaban mal las parejas de lesbianas xd, yo prefiero a Lexie-Sloan, también opino que se podrían haber cargado a April, por su culpa casi se cargan al Jefe e indirectamente provoca que Mer aborte. En fin, espero con impaciencia la 7ª temporada también. Siempre he disfrutado mucho de esta serie.

Saludos!

Un telespectador más dijo...

Entonces parece que tendré que seguir con los capítulos post-navidad a ver si es cierto que remonta tanto...que a mi los finales de Anatomia siempre me gustan mucho.

Saludos!

LiPooh dijo...

- Yorch: Me alegro de que vayas viendo la mejoría. No llega a sus mejores temporadas, pero se agradece y el final, uauuuuuu!!!

- Krys: Gracias ;P yo lo pasé fatal, qué nervios!!! Menos mal que luego no fue tan malo, pero seguro que traera muchas consecuencias. Qué ganas de ver la 7!!!

- Un telespectador más: de verdad, ponte a verlos, aunque sea sólo el final, porque como ya lees es de infarto.

Saludicos.