jueves, 25 de noviembre de 2010

A la pista de baile: Glee 2x08

¡Ay, que nos vamos de boda! Confieso que de pequeña odiaba las bodas. Nunca casaba a mis Barbies y Gi-Joe; sin embargo, últimamente le he cogido afición, pero a ir de acompañante, eh? Eso de la barra libre y la discoteca. Pero volvamos a lo que importa. El capítulo de Glee, centrado en diversas bodas, nos ha dado romance, acción, sorpresas... Repasemoslos:


- Cuando Burt Hummel y Hudson Carole anuncian a sus respectivos hijos, Kurt y Finn, que se van a casar, escogen a Kurt para que la organice. A su padre le da igual la comida o las bebidas, lo que le importa es la banda así que a Kurt se le ocurre que la banda ideal es New Directions. Así dicho y hecho, nuestro coro será quien amenice la boda. Mientras la boda se organiza, Kurt se tiene que enfrentar a su peor pesadilla ya que... le sigue haciendo la vida imposible. Finn ha sido durante mucho tiempo reacio a hacerse amigo de Kurt y mucho menos pensar en él como su nuevo hermano; sin embargo, Kurt si lo siente como tal así que no le importa ayudarle enseñándole algunos pasos y escribiéndole el discurso para que sorprenda a todos en la boda. Aunque en un primer momento, Kurt y Will acuden a la nueva directora que recordemos que es Sue, ella reconoce que no puede hacer nada ya que hasta que le ponga un dedo encima. A instancia de Rachel que reúne a las chicas con novio en el equipo, a excepción de Santana que aunque duerme desnuda con Puck no se le considera novia, piden a los chicos del equipo que protejan a Kurt. Cuando Mike, Artie y, especialmente, Sam se enfrentan a Kronofsky, la ausencia de Finn sigue planteado serias dudas. Sin embargo, en la boda, Finn guarda una agradable sorpresa. Su discurso como padrino en vez de dirigirlo a los contrayentes, se lo dedica a Kurt con unas emotivas palabras que finalizan con una canción y un baile con él. A todo esto, hay una reunión de Sue con Kurt, Kronofsky y sus padres, tras la cual el jugador de fútbol acaba expulsado. No obstante, recurre ante el consejo escolar que decide readmitirlo con la consecuencia que Sue decide renunciar a su puesto para proteger mejor a los chicos -¡bien por Sue!-. Y aquí ocurre la sorpresa, el nuevo matrimonio decide cambiar a Kurt de instituto así que en vez de invertir sus ahorros en la la luna de miel, la destinarán a pagar la matrícula del instituto Dalton, donde estudia Blaine. Entonces, como bien apunta Rachel, deberán enfrentarse en los Regionales.

- La boda de los padres de Kurt y Finn no es la única que vemos en este capítulo. Mientras están emitiendo el telediario en el que participa Sue, los presentadores anuncian su boda ante el enfado de la entrenadora. Dolida porque le dicen que jamás encontrará a nadie, decide buscar una pareja en internet, aunque al final se da cuenta de que la única y mejor pareja que va a poder tener es... ¡ella misma! así que no duda en casarse con ella. Reconozco que cuando leí que se iba a casar jamás se me habría pasado por la cabeza esta posibilidad, pero me encanta. Por esta razón la madre de Sue (la estrella invitada Carol Burnett) llega de forma inesperada. Su madre, Doris refresa después de acabar su caza de los nazis, pero su hija no la recibe precisamente con los brazos abiertos. Cuanto más aprendemos de Sue, nos vamos dando cuenta de que su personalidad es fruto de muchas circunstancias y que muchas veces su comportamiento tiene sentido. Su vida quizás no ha sido tan fácil como cabía esperar, sino que Sue se ha hecho a sí misma tras haber sufrido el acoso en el colegio y haber tenido que ejercer de padre con su hermana discapacitada, mientras al menos su madre se dedicaba a cazar nazis (de su padre aún no sabemos nada). A pesar de todo, Doris quiere acercarse a su hija, aunque no le parece nada bien la boda. Finalmente, Sue le plantará cara en el ensayo en el que aparece con un vestido de novia totalmente fabuloso.

- Además de estas dos tramas principales, este capítulo también hemos tenido dosis de amor. Por un lado la relación de Rachel y Finn. En un principio parece que todo va viento en popa, aunque Rachel se enfada con Finn porque éste no quiso defender a Kurt, aunque luego en la boda se reconcilian. Sin embargo, esta relación puede saltar con la revelación de Santana, supongo que enfadada con Rachel por haberla excluído de las chicas con novio - recordemos que en el 1x14, Finn pierde la virginidad con Santana y esto Rachel no lo sabe. Por otro lado, tenemos a Sam y a Quinn. Sam le ofrece un anillo de promesa con un discurso muy bonito; aunque parece que a Quinn no la acaba de convencer y sólo le responde con un quizás. Pero los acontecimientos que hemos narrado antes (defender a Kurt) hace que Quinn finalmente acepte el noviazgo con Sam y llevar su anillo así que ya tenemos pareja oficial en New Directions.

En cuanto a los estribillos, destacamos los siguientes:

  • We’re going to Waikiki. We’re gonna go to the hotel where they put up the... (Vamos a ir a Waikiki.Vamos a ir al hotel donde ponen a als estrellas invitadas de Lost) -Burt.
  • ¡Estáis teniendo una boda Glee! - Kurt
  • Sue Sylvester se casa con ella misma.- Sue
  • I have been planning weddings since I was two. My Power Rangers got married and divorce... Mis Power Rangers se casaron y se divorciaron entantas combinaciones que eran como Fleetwood Mac. - Kurt.
  • Como disculpa, te permito elegir entre los siguientes motes:  Aceitera, Porcelana y Plumero.
  • In glee club whenever two of us got together we got a nickname. Rachel and I... En Glee Club, cuando dos de nosotros se ponen a salir juntos, nos ponene un nick. Rachel y yo somos Finnchel, Rachel y Puck fueron Puckleberry. Y hoy una nueva unión ha sido creada. Furt.

En cuanto a los números musicales, ha habido de todo. El primero de ellos ha sido una actuación teatral bastante divertida entre madre e hija versioanndo Ohio, de Wonderful Town, lo cual nos ha servido para oír cantar a Sue. Como era de esperar, la boda acapara todos los números. El paseillo hasta el altar lo ameniza el grupo con Marry You de Bruno Marte. Todas las parejas bailan y cantan alegremente La verdad es que me ha parecido muy curioso y me ha gustado bastante. Ya en la comida, Will canta Sway de Michael Buble mientras los recién casados abren el baile. Esta ha sido la canción que menos me ha gustado y es que Buble es mucho Buble. Sin embargo, casi sin respirar, Finn nos ha ofrecido un buen show cantando Just The Way you Are, de Bruno Mars. Me gusto tanto por la canción en sí como por el baile, pero especialmente por las emociones que se apreciaban y que la cara de Will lo expresa muy bien.


En general, ha sido un buen capítulo con varias ironías y muchos momentos sentimentales. Ya sé que a muchos esto les está empezando a cansar, si no lo están ya, sin embargo, a mí me encanta. Cierto es que abusan un poco también de la trama en cuestión (por ejemplo, en capítulo anterior no era necesario que nos recordasen que Kurt sigue sufriendo bullying). Pero si de algo me quejaba en la anterior temporada era de que no profundizasen y siguiesen las tramas así que que en esta temporada lo hagan, me parece genial. Veremos que ocurre la semana que viene con el traslado de Kurt, su enfrentamiento en los sectionals (sí, ya llegan - a mí también me ha extrañado que sea tan pronto-) y si no has habéis percatado en este episodio con... los celos de Tina hacia Brittany por Artie!!!

4 comentarios:

JODIDOS (la minina y el sietemesino) dijo...

Hola, me he dado una vuelta por tu blog y me gusta bastante. Aprovecho para dejarte la dirección del mío por si te apetece hacer una visita:

http://hayquejodersepuntocom.blogspot.com/

Un saludo.

manganxet dijo...

Yo creo que sigo viendo Glee solo por despotricarla xD

Podría decir un montón de cosas, pero solo me quedaré en que odio que Kurt se haya convertido en el nuevo Rachel Berry, ahora él es el rey de las tramas y está ganándose mi odio.

Menos mal que cuando vi el vestido de novia de Sue se salvó el episodio xD

satrian dijo...

Me encantó el vestido de boda de Sue, la canción de Finn, y el tono del capítulo, pero el final se veía venir.

martinyfelix dijo...

El capítulo ha sido una mamarrachada soberana, pero a mí me ha gustado bastante. Eso sí, por Sue y poco más. Grandiosa forma esa de casarse, la apoyo totalmente.
Y interesante el cameo de la madre, me he partido la caja con la caza de nazis.