miércoles, 12 de enero de 2011

La publicidad se basa en una cosa: la felicidad

La publicidad es un arma de doble filo. A veces ocurre que tanta publicidad puede provocar que aborrezcas una serie tanto si no has llegado a darle una oportunidad como si se la has dado. Otras puede ocurrir que no te afecte de ninguna manera y por eso no la veas. Ésta era mi postura hacia Mad Men hasta hace unas semanas. Por muchos anuncios que viese, por muchos premios que recibiese, por muchas recomendaciones que oyese, por muchos post que leyese, no me llamaba la atención (aunque no sé muy bien el porqué ya que mi desconocimiento hacia la serie era total). Sin embargo, en el Black Friday de Amazon hubo una oferta inmejorable de las tres primeras temporadas en bluray y “presionada” por @serieina_Felipe decidí adquirirlas. Una vez ya en mi poder, la cuestión era cuándo verlas. Así, llegaron las Navidades y me dispuse a verla. Aunque en un principio me había propuesto verla con tranquilidad, me fue imposible. Las tres primeras temporadas las ví en los tres fines de vacaciones. ¿Y por qué de tanto enganche? La verdad es que yo soy la primera en sorprenderme, pero realmente son ciertas todas las alabanzas que se pueden hacer.


Antes de explicar las razones de por qué tanto entusiasmo, veamos muy brevemente de que va ya que no es mi pretensión hablar aquí de spoilers y creo que hasta lo más obvio, puede restar el disfrute de la serie.  Como curiosidad, toma el nombre por el que eran conocidos los publicistas de la Avenida Madison en Nueva York. Ambientada en los 60, gira alrededor del conflictivo y competitivo mundo de la publicidad, y sigue las historias de los hombres y mujeres que trabajan en la agencia de publicidad Sterling Cooper, quienes hacen del vender un arte y cuyas vidas son movidas por sus egos.

Ya desde el inicio me cautivó. Y no sólo me refiero al piloto, que ha sido calificado como toda una lección de seducción al telespectador, sino por el opening que es uno de los mejores que he visto. Yo suelo pasar casi todos, pero con éste me era imposible porque hay algo mágico en él que hipnotiza. En muy pocos segundos y al son de A Beautiful Mine, de RJD2, consigue realizar una inmejorable metáfora de la serie. El mad man, en aquella época, era alguien prestigioso y triunfador; sin embargo, no estaba exento de las caídas que la vida te proporciona. Esto mismo es la esencia de Don Draper, el protagonista de la serie, un hombre lleno de carisma y magnetismo. Ello se logra con la exquisita  interpretación de John Hamm, que logra un personaje lleno de matices haciendo creíble ese triunfador que no lo es tanto en su vida personal.

Aunque parezca que él lleva todo el peso de la serie, es imposible no prestar atención al resto de personajes. Tanto habituales como esporádicos no se quedan atrás, incluso los niños hacen un trabajo maravilloso. Mención especial se merecen Peggy (Elisabeth Moss), Sterling (John Slattery) y Joan (Christina Hendriks, quizás el personaje más desaprovechado de la serie). Todos ellos configuran un grupo heterogéneo en el que no se busca caer bien. Ellos son fiel reflejo de esa sociedad norteamericana de los años 60 en que los hombres llevaban la voz cantante y las mujeres se dividían entre luchar en un mundo de hombres o mantener su posición de amas de casa. No se esconden de ser sexistas, homófonos y racistas. Abordan problemas y tabúes de la época tales como la homosexualidad reprimida, embarazos no deseados, adopción o divorcio, todo desde esa perspectiva. Pero aunque puede parecer lejana, en realidad no lo es tanto.

Tiene una excelente ambientación y una perfecta caracterización de la época (mi madre llegó a creer que era una serie de los 60 por esto). Lo cual se consigue prestando atención a todos los campos. Las historias de Mad Men se construyen gracias a los pequeños detalles. Todo, desde los objetos más cotidianos hasta los objetos de la publicidad, forma parte de ese juego visual que enriquece la manera de contar las historias. Nada es dejado al azar. Un simple lápiz de labios significa más de lo que a priori pueda parecer. Tampoco el vestuario es una cosa baladí ya que la elegancia que estilan ha llegado incluso a crear tendencia en la actualidad. Junto a ello, destaca ese diálogo inteligente, agudo y crítico, pero sobre todo conciso, en el que no es necesario grandes parlamentos para que te integres en la historia y en las emociones de los personajes. Además los guionistas han sido muy cuidadosos para integrar las referencias adecuadas a los acontecimientos del mundo real y los productos que se hicieron famosos en ese período. Dicho de otro modo, el propio aspecto visual de la serie es un protagonista más que se refleja con una factura lujosa y fascinante (y no lo digo sólo porque la haya visto en bluray donde la calidad es superior, sino porque es así).

En conclusión es una serie clásica y elegante, cruel e irónica que tras haber visto las tres primeras temporadas entiendo que haya ganado tantos premios. Si podéis acercaros a ella, hacerlo, de verdad que no os arrepentiréis y si necesitáis un empujocito y más si os da pereza, os recomiendo el Proyecto de Mad Men. Tanto Mina Harker como martinyfelix y Pieman815 -OjO, los links son la review del piloto- hacen una ficha de cada uno de los capítulos que ven. Yo ahora he decidido darme un respiro a la que dicen que es la mejor temporada junto con la primera ya que aún no ha salido el bluray de la 4 temporada, pero ya tengo apuntado en la agenda el 29 de marzo para pasarme por Amazon (y sí me dará igual el precio^^). ¡Qué ganas de seguir disfrutando de Don y compañía!

9 comentarios:

Ishtar dijo...

¡Wow! Sí que te has dado un buen maratón con Draper y compañía :P. Me alegro de que te haya gustado tanto, yo tampoco estaba nada convencida con Mad Men y al final... caí reindida y ahora es una de las que siempre recomiendo. Yo la tengo un poco aparcada desde que acabé su 2ª temporada, pero cuando acabe exámenes veré la 3ª y la 4ª que ya me muero de ganas ^^

Una muy buena entrada ^^

satrian dijo...

Te conquista muy fácilmente, con su estética, sus personajes, los guiones, entra sin problemas en tu día a día seriéfilo, y yo la degusto sorbito a sorbito como un buen whisky.

Pieman815 dijo...

Se podria decir que es un calco a mi opinión, a falta de un episodio para acabar la primera temporada.
Todo esta tan cuidado que no se les puede decir absolutamente nada malo. Todo fluye y ocurre de manera natural, tiene escenas que con el tiempo se quedan en tu mente y no se van, y si las reves, aprecias detalles, frases, gestos, que antes no habias disfrutado.
Y antes de verla, no me llamaba nada tampoco. Cero. Y ahora soy un fan mas. Y tengo la sensación que adoro tener. Aun me queda mucho por ver.

Y muchisimas gracias por la publicidad al Proyecto Mad Men =) =)

Serieina_Felipe dijo...

Asi que te presioné para comprar los blu rays... Yo comparto ofertas, que no presiono, eh xD

Ya te lo dije, pero lo vuelvo a decir. Me encanta que te encante la serie :) Desgraciadamente mucha gente la tiene cruzada por los premios y buenas críticas (algo que, honestamente, no entiendo mucho) cuando realmente es poesía llevada a la televisión. Los guiones están repletos y segundas lecturas que los hacen totalmente maravillosos y eso, junto la estética, actores, etc... hacen de Mad Men una de las mejores series de la historia de la televisión que se merece todos los premios habidos y por haber :P

Me alegro que cada vez se anime más gente a darle una oportunidad. Es un must de la televisión.

Continuamos nuestros emails cuando llegues a la cuarta! :P

martinyfelix dijo...

Muy buena entrada. Yo llevo vistos muy pocos episodios, pero me gusta cada vez más. Y es carne de maratón, ¡pero no tengo tiempo!

minuto47 dijo...

Gran post, si señora. Yo empecé la serie cuando empezó en su día, y vi unos cuantos capitulos que me gustaron. La abandoné y la segunda toma de contacto me ha pasado al contrario que vosotros, no soy capaz de maratonear con ella, me encanta, pero ver más de un capítulo por semana no puedo y no se por qué.

Digamos que es una serie que me llena tanto que la tengo que racionar.

manganxet dijo...

La gente suele tenerle cierta "manía" a Mad Men por eso mismo, porque gana todos los premios y tal... pero cuando la ves te das cuenta de que realmente se lo merece y de lo grande que es esta serie.

Un telespectador más dijo...

Otra más que ae en las garras de Don...yo estuve a punto estas navidades pero por un voto ganó Alias y con ella estoy.

He de reconeor que le tenía cierta manía por tanto premio pero cada vez le tengo más ganas...pero en temporada alta em costará meter otra sere. Probablemnete para verano.

Saludos!

Serieina_Cris dijo...

Amén!! Mad Men es muy grande y cuanto más avanzas más te sumerges en su mundo y quedas totalmente enamorada de los personajes y de las historias.
La mejor serie que hay ahora mismo en antena.

Un saludo!