miércoles, 5 de enero de 2011

Al final marcó el touchdown


Mucho había leído sobre que Friday Night Lights era una serie que merecía ser vista; sin embargo, no terminaba de llamarme lo suficiente la atención como para ponerme a verla. Dos hechos cambiaron esto: uno, aprovechar la contraseason de verano de 2010 y dos, que un amigo comenzó en esa época a jugar a fútbol americano. Así comencé su visionado en verano y en Navidades terminé su cuarta temporada, no sin antes haber sufrido y no precisamente por los personajes.
 
El piloto me pareció sumamente aburrido, confuso y abstracto, como si no supiesen realmente que hacer con él. Aún así estaba convencida a darle una oportunidad y seguir con ella. No puedo decir el momento exacto en el que me mi percepción empezó a cambiar, aunque sí puedo decir quienes son los personajes que me atraparon: los Taylor y Matt Saracen. Por ellos y por la insistencia de la blogsfera en general decidí continuar. Según los fans, la primera temporada es espectacular; si bien hasta más de la mitad de la misma seguía pensando que era muy aburrida. En cambio, los cambios experimentados en la segunda que algunos tacharon de irreales o poco acordes con los personajes me gustaron. Mientras que la tercera y especialmente, la cuarta –la mejor para mi gusto- fueron in crescendo ya que Matt y el matrimonio Taylor tuvieron tramas muy interesantes y que me engancharon, además de que en la cuarta introdujeron un personaje que también me gustó.

Mucho tiene que ver que no me haya atrapado desde el inicio su realización ya que por todos es conocido mi animadversión a la cámara en mano. Para mi gusto y sobre todo en la primera, abusan de ese tipo de rodaje tan inquieto con una fotografía muy cerrada. Mientras que las escenas de los partidos de fútbol me parecen asombrosas, muy bien rodadas y que consiguen meterte en el partido, no así en aquellas en las que las conversaciones de los personajes exigen otro tipo de filmación en la que pueda ver a los personajes sin marearme. Esto es algo totalmente subjetivo, que quede claro. Si bien, también tengo que reconocer que luego me fui acostumbrando, aunque ello contribuyo que había menos temblor en la cámara.

Por otro lado, uno de los argumentos más utilizados a la hora de alabar la serie es que no es otra serie teen, como si hubiese series teen buenas y series teen malas.  Ello era uno de las argumentos que más me echaban para atrás ya que da la impresión de que lo hacen con superioridad, como mirando por encima del hombro a las otras series de adolescentes, algo que odio ya que soy gran defensora de este género en sus múltiples versiones. Que no sean los mismos que en 90210 o Gossip Girl, no la eleva a una categoría superior. Es como comparar Detroit 187 con CSI. Ambas son policiacas, pero muy diferentes entre sí y ni una por eso es mejor que la otra. En Friday Night Lights, los personajes principales son los adolescentes, con permiso del entrenador y su mujer, así que sí, es una serie teen. Líos amorosos, estudios y el deporte centran buena parte de las tramas de las cuatro temporadas.

No obstante, sí estoy de acuerdo con uno de los argumentos: su realismo. La serie realiza un perfecto retrato de la América profunda, donde la moral es casi tan importante como el fútbol. Todos los problemas o cuestiones se ven desde esa perspectiva y ello es lo que más me ha gustado de toda la serie. Por otro lado, tanto guionistas como directores saben jugar muy bien la baza de los sentimientos, aunque en algún momento me parece forzada convirtiendo todo en una desmesurada melancolía. En esto, también hay que reconocer la valía de los actores, cuya interpretación resulta muy efectiva. En este punto, resulta llamativo que Connie Britton y Kyle Chandler no hayan ganado más premios. Su matrimonio resulta muy creíble, no sólo en los momentos en que hablan o discuten, sino en esos silencios  en las que las miradas dicen mucho más. Son ellos los que realmente sustentan este drama. La otra pata está encarnada por Matt Saracen, interpretado por Zach Gilford, del que recomiendo la lectura del post de Vaya Tele ya que suscribo cada una de sus palabras.

Que quede claro que a pesar de que me costó mucho entrar en la dinámica de la serie y de que hasta bien entrada la tercera no llegué a disfrutar plenamente, no me arrepiento de haberla visto. Sinceramente, para mí no es la mejor serie, pero sí es buena, es decir, que no me entusiasme no quiere decir que no me haya entretenido. Hay ciertas cosas que no me han gustado como la cámara en mano o  algunos elementos tópicos, pero al final el balance no está mal. La serie consiguió marcar el touchdown y ganarme a mí, aunque en la segunda parte y por sólo dos puntos.

7 comentarios:

minuto47 dijo...

A mi me costó varios intentos entrar en la serie, pero realmente su primera temporada me cautivó, eso si, la acabé y no tener ganas de seguir viendo más es una mala señal así que está de nuevo aparcada... Es duro lo mío con la serie xD

En cuanto al rodaje, a mi me marea demasiado el cámara en mano, llevado al extremo aquí y encima en la primera temporada los pobres cámaras escondidos detrás de lámparas, armarios, cristales... debe ser duro rodar eh? xDD

satrian dijo...

El final de la primera temporada es emocionantísimo y eso sin gustarme el futbol americano.
Que duro va a ser cuando acabe en Febrero.

martinyfelix dijo...

A mí me pasa como a ti, no hacen más que recomendarla, pero me da una pereza. Y eso que en su momento, ya hace tiempo, pobré a ver el piloto pero no me convenció mucho y no lo acabé.

Es un deber seriéfilo que espero resolver en este año.

WATANABE dijo...

Aunque todavía tengo pendiente la cuarta temporada, opino más o menos como tú. No soy un gran fan de la serie, pero me gusta, y la disfruto mucho.

thisiswed dijo...

Yo la empecé a ver hace muchísimo ya, y me atrapó enseguida...
Lo de la cámara en mano al principio me pareció desconcertante, pero deben haber optado por ese modelo para aportar realismo, y lo consiguen...
Es una joyita, y se nos acaba este año... buaaaah!!!

Yorch dijo...

Bueno! No sabía que habías visto ya 4 temporadas!! Aún espero a que Riggins te guste ^^.

A mí la cámara en mano nunca me ha molestado. Ains, que poco queda pa que se nos acabe :(

Saludos!!

María_MC dijo...

Estoy empezando a agobiarme con todos los "must see" con los que todavía no me he puesto. Este año estoy deseando que llegue el verano no por la playa, como es habitualmente en mí. Estoy deseando que llegue el verano para poder coger series nuevas y tener tiempo para ponerme al día con ellas.

Me apunto esta.

Saludiños.