sábado, 19 de mayo de 2012

Un vuelo muy encrespado

(OjO  Si no sabes porqué el avión aplastó mis pocas esperanzas de que Shonda tuviese un poco de cordura, no sigas leyendo.
SPOILERS DE 8.24 DE ANATOMÍA DE GREY)


En los últimos ocho años, los médicos del Seattle Grace han vivido mil y un momentos dramáticos gracias a que las locuras de Shonda Rhimes no han tenido límites: bombas, accidentes de ambulancia, disparos, locos con pistola, cáncer, accidentes de autobús, en ferry, ahogamientos... y ahora accidente en avión. Era de lo poquito que Grey y compañía aún no habían sufrido y ha sido leitmotiv del último capítulo de la octava temporada no exento de polémica.

Mucho se había anunciado de que alguien del reparto principal iba a morir y las apuestas se dirigían fundamentalmente a Lexie Grey, aunque yo aposté por Torres o Arizona, (cuando alguien tiene tanta felicidad, llega Shonda y se la arrebata de un hachazo así que por ello me esperaba lo peor). No obstante, se eligió a un personaje que si echamos la vista atrás poca importancia había tenido en esta temporada y que sólo a finales de la misma, había tenido más minutos gracias a su relación con Sloan. A pesar de todo, era alguien a quien le habíamos cogido cariño por eso su muerte (aún no sabiendo quién era, pero que era alguien importante) tenía que haber sido conmovedor. Todo lo contrario. Fue la muerte con menos emoción que hemos visto hasta, pudo haber sido el climax del capítulo y su colocación tan pronto del mismo hizo restar toda conmoción. Fue un visto y no visto. Si nunca es agradable que uno de tus personajes favoritos muera, que lo haga en unas circunstancias tan nefastas te hace salir el Hulk que llevas dentro. Una auténtica pena que su marcha fuera tan horrible, una auténtica pena.

El descontento del final no sólo proviene de lo anterior, sino que en sí el capítulo fue desordenado, sin guión, sin una estructura clara... Mezclar dos situaciones buscando paralelismos entre las mismas fue muy forzado y sin ningún tipo de coherencia. En esta horrible final, hubo tiempo también para despedir a Teddy, que aunque no me terminase de caer muy bien, también esperaba algo más de su despedida.  Para intentar quitar un poco de dramatismo en esta final, hubo tiempo al menos de que Bailey y Ben tomasen una importante decisión: contraer matrimonio. Pero si no había suficiente con lo tremendante tedioso del capítulo, nos dejan con un cliffhanger con escaso atractivo sabiendo que Patrick Dempsey, Ellen Pompeo y Sandra Oh han renovado por la novena temporada y por una hipotética décima temporada. Sólo, por tanto, la incertidumbre de saber si saldrán vivos o no es referente sólo a Sloan y a Arizona (que no he conseguido descubrir si han renovado o no sus contratos). Si esa incertidumbre en cualquier otra serie hubiese sido significativa, rodeada de lo horripilante que ha sido el capítulo hace que el enfado sea mayor y, en mi caso, te plantees ver la siguiente temporada.

Decisión que ya había sido tomado por cierto ya que había sido una temporada correcta, sin llegar a las mejores segunda y tercera, pero sí bastante regular como la séptima y en la línea final de la sexta. Había sido entretenida, con algún caso interesante (las siamesas), el episodio de la realidad alternativa, la adopción de Zola, la llegada de la madre de Avery, los exámenes finales... Sin embargo, como decía, fue tan espantoso este final del cual me esperaba mucho más, que me está haciendo plantear ver la siguiente. No obstante, también sé que el primero lo veré por pura curiosidad y seguramente eso me llevará a ver algo más, aunque mi enfado hacia Shonda  no desaparezca. Veremos qué pasa y qué hago con estos médicos, a los que les tengo especial cariño. Pero siendo que ya no queda ninguna de las series de la hornada de 2004 habría que ir pensando en su series final (que esperemos que sea infinitamente mejor que éste obvio). 
¡Dejalos vivir en paz ya, Shonda!


3 comentarios:

bvalvarez dijo...

Qué te voy a contar que no sepas... Pues es que estoy indignada con el capítulo, sobre todo por la maniobra de la cadena y de la propia Shonda, que nos quiso vender este episodio como el más épico EVER. Me pareció uno de los capítulos más fríos que he visto en Grey's en mucho tiempo.

Me ha resultado plano planísimo de principio a fin.

Abrazos!

Omar Valadez dijo...

El capítulo es una porquería. No funciona intercalar el momento "lostiano" del avionazo y los momentos en el hospital, estos últimos llegan a importar poco porque lo que en realidad nos importa es ver quien sobrevive. La muerte de Lexy es horriblemente chafa, me pareció igual de mala que la muerte de Edie en Desperate Hosewives, encima se atreven a jugar con nosotros haciendonos pensar que Sloan también va a morir. Yo quería que lo mataran de una vez junto con Arizona y Callie para dejar de ver la serie. Que le den un final YA, a Shonda Rhimes ya se le fue la olla muy mal. No es necesario tener una matanza cada final de temporada, la odio XD.

churris dijo...

realmente esa IDEACIÓN de llevar un final de temporada solo con muerte ya se le escapo de la mano a SHONDA.. uqe va a inventar ahora????ya un autobus mato a uno, mataron a dos con armas, el ferry, el tren, la ambulancia....ahhhhhh falta un helicoptero como en E.R....de verdad q fue toalmente decepcionante