miércoles, 30 de mayo de 2012

A la pista de baile: 3 temporada

(OjO Si no sabes quién ha cogido un tren, no sigas leyendo.
SPOILERS DE LA TERCERA TEMPORADA DE GLEE)



Hace una semana que acabó ya Glee y aunque lo ví en su momento, diversos acontecimientos no especialmente agradables han hecho que haya postergado esta entrada hasta ahora, pero quería dar mi opinión sobre el cierre de esta temporada, que ha sido tan dudosa y polémica a parte iguales.


Mucho se ha hablado de que Glee ya no era la serie que hace dos años cautivó a mucha gente por su mala leche e ironía. Sin embargo, al margen de esa primera parte de la primera temporada, el resto ha ido siempre en el mismo tono no tan irónico y más convencional, además de inconsistente que o lo aceptabas o podías salir escaldado. Centrándonos en esta tercera temporada, empezó excesivamente aburrida, dándonos el que in my opinion, es el peor capítulo de toda la serie (3.02). Sin embargo, poco a poco fueron cogiendo ritmo en las historias y fueron haciéndose los capítulos cada vez más entretenidos. Junto a ello, la elección de las canciones fueron cada vez más acertadas. Como decía, esta tercera temporada ha ido in crescendo hasta llegar al final que nos ha dado muy buenos capítulos. Si bien, el capítulo final perdió algo de garra. Ya dije a la hora de hablar justamente de los dos anteriores que tenía miedo de que éste fuese algo descafeinado y efectivamente así fue. Para ser la "despedida" de una generación estuvo algo falta de emoción y sigo pensando que el capítulo de los Nacionales y del baile de promoción (3.19, 20 y 21) hubiese sido el broche de oro. Quizás ha restado emotividad a la final que Ryan Murphy tomó una decisión controvertida: mantener prácticamente a todo el elenco para la siguiente temporada. Así es difícil ponerte en la piel de quien se despide de alguien que ya no lo va a ver diariamente. La intriga, por tanto, para ese final era saber quién iba a un curso superior y, si soy sincera, a día de hoy me parece muy confuso. Se gradúan finalmente: Finn, Rachel, Quinn, Kurt, Puck, Mercedes, Mike y Santana. En consecuencia, el resto, a excepción de Brittany que repite curso, se entiende que son de un curso inferior, hecho que en los tres años que llevabamos nunca se había hecho mención que yo recuerde. En cuanto a la sorpresa final, era obvio que iba a pasar algo así y aunque no lo comparto, entiendo el enfado que ha provocado. Todos pensábamos que Rachel, Finn y Kurt acabarían juntos en New York alcanzando sus sueños. Pero finalmente sólo será Rachel la que se vaya ya que Kurt no consigue ser admitido y Finn se enrola en el ejército.

Esta temporada, al igual que en la anterior, ha introducido ciertos temas de conciencia social (conducir distraída, acoso escolar, maltrato físico, superación personal). Sin entrar realmente en el fondo de la cuestión, esa moralina que tiene la serie es una de sus señas de identidad así que es normal que en estos capítulos lo hayan explotado también. Puede que haya habido más escenas dramáticas, pero también pienso que han estado equilibradas con esas tramas sacadas un poco de contexto y con cierta comicidad en la que se había instalado la serie desde hace tiempo.

Por el lado positivo, hemos seguido disfrutando de grandes invitados como Ricky Martin (cuyo capítulo -3.12- fue uno de los mejores), Jeff Goldblum y Brian Stokes Mitchel como padres de Rachel, John Schneider como padre de Sam, Matt Bomer como hermano de Blaine, Thomas Calabro como padre de Puck y Gloria Stefan como madre de Santana (una pena que no cantase, ojalá vuelva). También han intervenido los ganadores y finalistas de The Glee Project. Mientras Damien y Samuel (el chico irlandés y el católico) tuvieron trama propia, aunque no han conseguido que empatice con ninguno de los dos personajes así que mucho tendrán que hacer en la cuarta temporada, en el caso de que aparezca. Al contrario que Alex, cuyas intervenciones han sido perfectas y tengo ganas de que ingrese en New Directions. Mención aparte se merece Lindsay cuya aparición ha sido tan esporádica como olvidable. 

Todo esto nos lleva a la cuarta temporada, que tendrá la dura misión de equilibrar todo lo que dejo abierto en este final. Por un lado, Rachel en la Gran Manzana; por otro, la segunda generación que en principio, tendrán que tener sus propias tramas (lo cual se me antoja harto difícil subir el listón de ser totalmente secundario a tener algo más de protagonismo); por otro,  Finn en el ejército y Kurt... ¿dónde? ¿Seguirá estudiando en el instituto? ¿Ingresará en alguna escuela local para prepararse su salto a NY? ¿Los ganadores de The Glee Project 2 también saldrán? Muchas son las incógnitas que se plantean en consecuencia para el siguiente año. Por ello, el equilibrio de las tramas será un desafío importante, que a priori se antoja muy complicado de mantener. Pero de eso ya hablaremos a partir de septiembre.


3 comentarios:

imaginationland dijo...

A este final le faltaba, entre otras muuuchas cosas, el Don't Stop Believin'.

Sin esa canción no se cierra el círculo :P

Dani dijo...

Estoy bastante de acuerdo con todo lo que dices, empezó muy irregular (de los 12 primeros me gustaron 6, normalmente semana bien semana mal), pero la racha de episodios finales, sobre todo después del último parón, ha valido la pena.

También de acuerdo en que el último episodio bajó el nivel, creo que hubiese quedado mejor cambiando en 21 y el 22 de sitio, añadiendo la última escena del 22 al 21 si tal (y hacer a Lea cantase moviendo la boca en esa escena MAL xD)

Sobre el rollo junior-senior, lo muestran todo en la 1ª escena de la temporada (menos Blaine que lo explicaron un par de episodios después y Sam y los nuevos que sí que creo que no dijeron nada).

Por último, me sorprende que consideres el 12 de los mejores, porque yo lo pasé horrible con ese episodio y prefiero cualquiera de los 8 siguientes xD

manantial dijo...

Muy buena temporada,ami tambien me encanta el capitulo con Ricky Martin,ademas La isla bonita es mi cancion favorita de la temporada!