lunes, 30 de septiembre de 2013

La seguridad nacional depende de la familia

La familia y la seguridad nacional son el telón de fondo de dos de los estrenos a los que he dado oportunidad la semana pasada. De las dos, la que más potencial tiene es The Blacklist. Básicamente cuenta como uno de los criminales más buscados, Raymond "Red" Reddington, se entrega al FBI con la promesa de ayudarles y capturar a los peores criminales que se hayan en una lista negra con la sola condición de que una recién llegada agente del FBI, Elizabeth Keen, sea su compañera.


La serie se revela como un claro procedimiental en el que cada semana, veremos cómo capturan a un criminal. Aquí no hay problema alguno. La serie se presenta así y no engaña a nadie. No obstante, si hay un par de cuestiones que pueden hacer que la balanza se decante hacia el lado negativo: los personajes y la trama de fondo. Respecto al primero, la pareja protagonista está en extremos opuestos. Con un claro aire a Hannibal, James Spader consigue que toda la atención se centre de lleno en él. Se le ve cómodo en su papel por lo que se come la pequeña pantalla. Es, sin duda, la mejor baza de esta serie. Por el contrario, la agente del FBI se le ve algo forzada e, incluso, en una de las escenas que más emoción debería tener consigue estar poco creíble. He aquí uno de los defectos de la serie porque nos tienen que convencer de que la pareja tiene química, además de una muy particular, porque aunque no sé dice porqué escoge Red a esta chica, se intuye fácilmente (padre-hija). En relación a lo segundo, todo procedimiental debe tener una historia lineal y aquí se establece con uno de los descubrimientos finales en relación al marido de Keen, entrelazado además por la relación entre Red y Keen. Muy bien lo tienen que argumentar para que no líen tanto la trama que no resulte falso.

En conclusión, un piloto correcto, que no innova, pero que resulta entretenido. Además tiene a un incomensurable James Spader, por lo que tiene muchas papeletas para seguir en mi parrilla.

Por otro lado, la familia y la seguridad nacional también intervienen en el segundo estreno que he visto. Basada en una serie israelí, Hostages narra la historia de una prestigiosa cirujana que deberá operar al Presdiente de los EEUU, pero antes de eso, un equipo capitaneado por un agente del FBI secuestrará a su familia para obligarla a matar al Presidente en la mesa del quirofano. 

Lo primero que me planteé nada más acabar el episodio fue que cómo aguantará esta historia durante 15 capítulos ya que soy de la opinión de que hay historias que no aguantan bien el formato serie, porque se estira mucho una premisa rellenandola con hechos poco interesantes. Aquí lo creo que lo harán con las historias de los hijos, que nos lo presentan con diversos problemas. No hace falta que sean los perfectos hijos, pero tampoco es necesario que tengan conflictos graves in my opinion. Lo único que intriga es saber porqué el agente del FBI hace lo que hace y tampoco me atrapó tanto como para que captará toda mi atención.

Si bien no estuvo mal del todo, no creo que continúe con ella, y menos de semana a semana, porque no me terminó de convencer la historia para verla a ese ritmo.

En conclusión, dos estrenos reguleros en los que sólo el primero tiene  oportunidades de entrar en mi parrilla, aunque ello dependerá mucho del segundo capítulo y la configuración final de las series que vea.

VEREDICTO FINAL

  • THE BLACKLIST: 6.5 / PARCIALMENTE ESTIMATORIA
  • HOSTAGES: 4 / PARCIALMENTE DESESTIMATORIA