miércoles, 22 de junio de 2011

Un trono bañado en sangre y fuego



No soy una fan acérrima de Juego de Tronos (al menos, no de momento). El primer libro me lo leí precisamente para ver la serie, porque ya me imaginaba que no podría abarcar todo y además había nacido cierta curiosidad en mí. Eso sí, me costó muchísimo hacerme con él y con los personajes. Hasta más entrada la mitad, no lo empecé a devorar (a diferencia de este segundo que me ha enganchado desde el principio, aunque también puede ser que el conocer a los personajes ayude). Precisamente algo parecido me ocurrió con la serie. El piloto fue muy correcto, pero tuvo algún que otro inconveniente por lo que aunque me gustó, no me terminó de entusiasmar. No obstante, ahora al finalizar la serie puedo decir que sí estoy entusiasmada con ella, aunque no sabría decir el momento exacto en que di ese salto.  

Dejando al margen cuestiones de si faltan o sobran cosas, lo cierto es que una muy buena adaptación del libro y una gran serie. Sí, podía ser ambas cosas o ninguna. Podía ser una muy buena adaptación del libro, pero olvidarse de aquellos que no lo hubiesen leído o una gran serie, pero que se alejase del contenido literario. Sin embargo, ha dado los toques justos para que tanto los que nos hemos leído el libro, como para los que no podamos disfrutar y eso es de alabar. En el primer lado, la serie ha conseguido que aquellos que sabíamos las tramas y, especialmente, los giros no nos aburriésemos, ya que la intención era ver aquello que habíamos imaginado, por lo que el cuidado y mimo que han prestado a los detalles es especialmente relevante. Por el segundo lado, ha conseguido algo que creo que era lo más difícil: que aquel que no se hubiese leído Canción de Hielo y Fuego se enterase de la historia en líneas generales, las motivaciones de los personajes a grandes rasgos.

Pero si hay algo que ha conseguido la serie es cambiar el amor/odio que los personajes levantaban en el libro. No es ningún secreto que una de las que ha salido más beneficiada es Daenerys, cuyos capítulos me parecían bastante aburridos y que en la serie, ha dado un vuelco. Su historia se ha batido en un duelo de importancia con la de Stark e incluso, ha protagonizado el final de la serie. Sin embargo, en el lado opuesto está Catelyn. Ella es un personaje que me gustaba mucho, sin embargo, en la serie me resultó algo anodino, como si le faltase algo de fuerza. Los que han aumentado mi simpatía hacia ellos son Tyrion, Aria y Sansa, cuyas interpretaciones son excelentes. Pero a pesar de todo ello, la serie consigue que de algún modo empaticemos con los personajes, que se alejan bastante de los arquetipos de buenos y malos. Aquí todos tienen varias caras que conforman un cubo de personalidad muy interesante y a pesar de la rapidez con la que cuentan las cosas en 10 capítulos, se aprecian las evoluciones.

Por otro lado, en conjunto, lo que vimos en el piloto se ha afianzado. El diseño de la producción es bastante bueno en cuanto a vestuario, caracterizaciones y escenarios. Tiene sus fallos y muchos si nos ponemos puritanos, pero el resultado final es satisfactorio ya que son detalles que no afean la visión general de la serie. También hay que tener en cuenta que muchas de las cosas dependen del presupuesto y éste tiene sus límites, por eso entiendo que hayan cambiado a los huangos por perros y no por lobos o que no se hayan retratado ciertas partes del libro, especialmente algunas batallas. Pero, insisto, el resultado final es muy favorable.

No obstante, el gran fallo es que tendremos que esperar un año (primavera del 2012) para ver la segunda temporada...^^

6 comentarios:

satrian dijo...

El alineamiento de los personajes de esta serie es gris, variable y siempre adecuándose a las circunstancias y eso es lo que mantiene vivo el interés.

Un telespectador más dijo...

Como ya sabes, a mi me ha gustado mucho esta primera temporada, y me ha picado la curiosidad para leerme el libro. Eso si, siempre yendo por detras de la serie para que no deje de sorprenderme, y asi poder ir completando lo que por fuerza no pueden reflejar.

Saludos!

Jaina dijo...

Yo a Dany la amé en el libro y aún más en la serie. Cada vez que tenía que leer un capi de Jon Nieve o Sansa me subia por las paredes, pero cuando tocaban los pocos de Dany los devoraba. Qué personaje!

En general, la serie ha resuelto bien la papeleta que tenía de presentar a tanta gente y ahora que ya etán metidos en materia esto no puede más que ir a más.

bvalvarez dijo...

Primero, decir que no he leído los libros. Segundo, estoy encantada con la serie. Mi entusiasmo ha ido a más, con un piloto que no me pareció una maravilla pero que poco ha ido enganchándome semana a semana. Si tuviera que decir ahora mismo los personajes que más me han gustado, elegiría a Arya, a Daenerys y a Tyrion (muy fan de los tres), así que coincidimos.

Ya espero con ansias la segunda temporada!

fon_lost dijo...

Yo me declaro fan absoluto de la serie y de la adaptación. La serie me ha gustado mucho muchísimo, y en parte se debe al acertadísimo reparto.

Y sin duda, como bien dices, lo peor va a ser la espera.

Manganxet dijo...

Al principio me mostraba algo reacio, me costaba entrar en la serie porque veía como se daba por entendida información que no tenía porqué darse por entendida, la veía más como una adaptación pensada para los lectores de la novela que para el público en general (y sigo pensándolo), pero una vez entré en el mundo de Poniente me atrapó. Aquí uno que ya está buscando los libros para leerlos.