domingo, 25 de septiembre de 2011

A sort of homecoming

(OjO Si no sabes qué hace Lincoln en el inicio de esta temporada, no sigas leyendo.
Spoilers del 4x01 Fringe)

Es indudable que tras el final de la pasada temporada todos deseábamos ver cómo empezaría la cuarta temporada de Fringe. Muchas preguntas y teorías han revoloteado durante los últimos meses sobre cómo se iba a desenvolver el tan complicado planteamiento que nos dejó. Asegurados los 22 capítulos de esta temporada, no era necesario precipitar los acontecimientos y eso lo saben los guionistas por eso han optado por la forma más inteligente que podría haber.


En el fondo tenía miedo de que nos fuesen a plantear una temporada demasiado científica, cuántica o como sea, pero me alegra ver que, de momento, Fringe sigue siendo esa serie que conocemos y amamos. No es una serie de ciencia ficción al uso, sino una serie donde la ciencia está al servicio de las emociones y el capítulo lo ha dejado muy claro. Al margen de esas apariencias fantasmales, la pregunta de dónde está Peter está semi-resuelta en el sentido de que está en los silencios y miradas de aquellos que lo amaron, Walter y Olivia. Cuando Olivia, ante un estupendo Lincoln que realiza unas preguntas importantes, hace referencia al agujero que tiene, al compañero perdido... está presente Peter, aunque se suponga que se refiere a John Scott.  Aunque Walter sigue dejando esas perlas tan graciosas, se halla más perdido de lo normal, como si le faltase algo. Peter no ha desaparecido totalmente por mucho que pretendamos. El rastro de amor es mucho más fuerte de lo que pensamos. Pero fundamentalmente, las emociones van a jugar con el observador, quien seguramente es el que tenga la llave. No se sabe qué o quién es, pero sí que tiene sentimientos. Ya lo vimos cuando salvó a Peter del lago y seguramente algo hará a lo largo de la temporada.

Pero también nos ha dejado presente que los dos universos en colisión lo iban a seguir estando en forma de desconfianza reinante especialmente entre Olivia y Olivianate. Ambas se miran de reojo y no van a dejar completamente actuar a la otra. Probablemente se podría haber optado por mostrar cómo iban a plantear este nuevo trabajo conjunto obligado, pero pensándolo fríamente hubiese quedado forzado y algo insulso y además, muy alejado de cómo suelen contar las cosas en Fringe donde la explicitud no es una de sus virtudes.

Este primer capítulo tiene ese aire de ser una especie de vuelta al comienzo, pero para asentar las bases de un futuro (y seguimos con la teoría de que presente, pasado y futuro se producen a la vez). Para mostrar que todo continuaba igual tras la desaparición de Peter era necesario verlo en un caso como así ha sido. Ver cómo trabajan Walter, Olivia y Astrid de la misma manera y con los mismos casos de siempre (¡ay, esos cambiaformas!) pero a la vez como si sintiese en el aire que falta algo ha sido bastante insuperable. Un buen comienzo ante una temporada en la que se juegan mucho, no sólo a nivel de audiencias, sino también a nivel de tramas y guiones. Veremos por dónde nos llevan.

PD. El título de la entrada es el título original de la season premiere, que luego fue cambiado por el de Neither Here Not There, que me parece menos acertado que el que pusieron en primer lugar.

5 comentarios:

satrian dijo...

Los cambiaformas son un mal presagio para las relaciones entre los mundos, pero seguro que tienen un giro para esa trama.

Manganxet dijo...

Yo lo de los cambiaformas y el opening amarillo me huelen a chamusquina... ¿Una tercera dimensión? xD Me ha gustado muchísimo el regreso y todas las fricadas (flashes de Peter por ahí). Pero para mí lo mejor ha sido la conversación de bitches entre las dos Olivias, brutal ^^

Ari dijo...

Tenía unas ganas de que vuelvan! Me gustó el rpimer episodio, pero creo que lo analicé muy subjetivamente porque me afectó mucho la ausencia de Peter. Aunque esté presente en todos los flashes, walter me rompe el corazon.
Me encantó la inclusión de Lincoln Lee, y me pareció excelente el puente entre los dos universos! Espero que esta temporada aclaren mucho más acerca de los observadores.
un genial primer episodio (:

bvalvarez dijo...

Como ya te imaginarás, estoy encantadísima con la importancia de Lincoln, aunque todavía no tengo muy claro hasta qué punto va a ser clave. Han sabido dotar muy bien de una nueva atmósfera a la serie: como dices, muchos silencios... Y he notado muchísimo Giacchino... Aunque he de confesar que Lincoln me tenía obnubilada... Ahora falta por ver cómo van hilando todo esto. Abrazos!

Jaina dijo...

Como Bego, soy víctima de los encantos de Lincoln y no he echado de menos ni un segundo al susodicho. Yo espero que este nuevo escenario le de más chicha al personaje por sí solo sin tener que estar tan supeditado a la trama de Walter y Olivia (mucho mejor llevado el tema padre/hijo que el romance, cogido con pinzas desde el principio). Por lo demás, deseando ver más cosas de un Observador que no para de intervenir en la línea de los acontecimientos. Y por supuesto, la interacción entre las dos realidades.