domingo, 8 de mayo de 2011

El día en que morí de felicidad con Fringe


(OjO Si no sabes qué ha ocurrido con cada universo, 
no sigas leyendo porque puedes salir herido.
Spoilers de toda la tercera temporada de Fringe)

El año pasado en la segunda temporada, Fringe demostró que podía jugar con dos mundos en colisión y no salir dañado. Este año ha demostrado es que no hay límites en la ciencia ni en la imaginación. De lo primero, me creo todo ya que no soy científica así que no me cuestionó nada. En cuanto a la segunda, es increíble que no hayan puesto ya en un pedestal a los guionistas que consiguen capítulo a capítulo que la sorpresa sea aún mayor. Por otro lado, el trabajo que han hecho John Noble y Anna Torv han sido increíbles.

Al igual que ocurrió el año pasado, mucho tuvimos que sufrir con su renovación y más tras la decisión de su paso al viernes. Sin embargo, los productores eran muy optimistas y al final tan grata noticia se produjo. De momento seguiremos disfrutando de esta genial serie una temporada más, pero de momento repasemos cómo se ha desarrollado esta tercera.

El día en que… la calidad fue un hecho.
Esta tercera temporada tenía un reto muy difícil que era mantener o superar la calidad de la segunda temporada. Y lo ha conseguido. Esta tercera temporada nos ha deletaido con una maestría muy poco vista en la actualidad. La primera tanda de capítulos con el intercambio de Olivias fue extraordinariamente magnifica -quizás de lo mejor de toda la serie-; mientras que la segunda tanda quizás bajó un pelín el nivel, pero, aún así, también fue excelente. La diferencia entre una y otra es fundamentalmente el centro de atención. Mientras en la primera se profundiza más en los sentimientos de los personajes, en cómo los hechos cambian las percepciones y emociones, especialmente en Olivia; en la segunda se trata más de la acción, en cómo se desarrolla la forma de destruir uno de los universos. La primera explora más el ámbito psicológico armando una construcción de los personajes muy interesante y que sirve de base a la segunda que no busca tanto eso y por eso se pierde con cosas tan banales a priori como la vuelta de William Bell (aunque eso sirva para fascinarnos con las dotes interpretativas de Anna Torv) -nota: digo a priori porque tras leer una entrevista de los productores tengo alguna duda-. No obstante, en conjunto, esta tercera temporada ha estado plagada de momentos WTF, momentos tiernos y románticos, momentos asquerosos, momentos grandiosos... En definitiva, una delicia en todos los sentidos.

Por otro lado, han seguido prestando mucha atención a los pequeños detalles y no me refiero a los famosos Easter Eggs o glyph o pistas que van dejando en cada uno de los episodios, sino a todos esas pequeñas cosas que hacen tan increíble todo. Vestuario, decoración, música, openings... todo conforma su propio universo, un sublime universo. Además si el año pasado tuvimos un capítulo musical, en éste nos dejaron un capítulo magnífico en el que buena parte de la trama se materializó en dibujos animados. Muy original.


El día en que… los universos tuvieron su protagonismo.
Uno de los focos de esta temporada era la presencia de dos universos a la vez tan iguales y tan diferentes entre sí. La alternancia de episodios en uno y otro universo ha protagonizado la primera parte de la temporada, luego volvimos al nuestro, aunque nunca dejamos de lado over there, porque de una forma u otra siempre estaba presente. Pero como ya ocurrió en la segunda, en ésta, también han sabido muy bien mezclar los capítulos autoconclusivos (y sin bajar el nivel de los mismos) con la trama principal. Además, algunos los utilizaron precisamente para reforzar o profundizar en la trama principal. Pero lo más importante era la colisión de los dos universos que se resolvió, al menos en un principio, siempre que tomemos lo visto en 2026 y que la desaparición de Peter en 2011 no vaya a cambiar ese futuro (ni ese pasado y presente).  Finalmente uno de los universos tuvo que ser eliminado y como todos podíamos imaginar fue de over there el que acabó finalmente a manos de Peter. Tras meterse en la máquina que se construyó especialmente para él,  el universo rojo desaparece, aunque no sabemos muy bien cómo. Lo único que en nuestro universo Peter y Olivia se casan y Walter es encerrado otra vez. En el futuro, Walternate ha conseguido sobrevivir y venir a este universo de alguna manera para vengarse de Peter y matar a Olivia 15 años después.


El día en que... se produjo el mayor deconcierto
Todo el final, la cuestión del juicio final, ha provocado mucho desconcierto. Creo que nadie se lo podía esperar. Ha sido una forma de reinventarse ya que no podían seguir tirando de la colisión de universos. A muchos esto les ha enfurecido, a otros les ha dejado como estaban y a otros les ha encantado. Yo estoy en el último grupo. Creo que ha sido una elección muy inteligente de dar una respuesta, pero a la vez sin darla y dejando mucho abierto para la siguiente temporada. En muchas ocasiones a lo largo de los últimos capítulos se hablaba de una tercera posibilidad en la batalla de universos. Esa tercera posibilidad era la desaparición de Peter. Como él bien dice, esto no es una guerra que pueda ser ganada; nuestros dos mundos son inextricables (difícil de desenredar; muy intrincado y confuso - sí, lo he tenido que buscar); si se muere un lado, nos morimos todos; así que he creado agujeros en los dos universos y llevan aquí a esta sala; un puente para que podamos empezar a trabajar para arreglarlo. Ese puente es él. Él es la forma de engañar a las reglas del tiempo. Desde la segunda temporada (la primera siempre ha ido por su cuenta) ha sido el motor y era lógico que aquí también lo fuese. Y aquí entran todas las interpretaciones que queramos hacer que seguramente en la premiere de la cuarta caerán, pero no por eso, vamos a dejar de hacerlas, ¿no? 


El día en que… el amor triunfó.
Algo que sabíamos todos que más pronto o más tarde iba a acabar sucediendo era la relación de Peter y Olivia. En la primera no profundizaron mucho, aunque la química entre ellos era innegable. En la segunda, empezaron a tener sus coqueteos y fue el inicio de la relación; pero ha sido en esta tercera cuando se ha culminado. Esa relación continuo en esta temporada, aunque hubiese un intercambio de Olivias, porque Peter pensaba que era nuestra Olivia. Sin embargo, el descubrimiento y la vuelta de Olivia provocó una fuerte crisis. Se convirtió en una prueba de fuego antes de que se fuesen de vacaciones navideñas, en la que yo me preguntaba si Olivia era capaz de amar y ahora ya estamos en predisposición de contestar. Una vez superados los miedos y los rencores, el amor triunfó. Ella fue capaz de dejarlo todo atrás para apostar por su relación con Peter. Claro que ambos desconocen los sucesos del universo rojo: el embarazo y posterior alumbramiento de Olivianate.



El día en que… Walter se encumbró.
John Noble ha hecho un trabajo incomensurable en esta tercera temporada tanto en su papel del fantástico  Walter como en el del altivo Walternater. Al principio, Walter era un científico loco, pero después descubrimos un personaje mucho más interesante que buscaba el amor y perdón de su hijo y atormentado por todas las consecuencias que sus experimentos habían ocasionado. Mucho hemos aprendido de Walter, especialmente en el 3x15, en el que vimos que no todo es cara o cruz. Ahora nos cae genial, pero no siempre fue el dulce hombre que conocemos. Nunca he renegado que a pesar de que Walter es un personaje adorable, sus acciones desde un punto de vista ético y moral pueden ser muy enjuiciables e, incluso, algunos detestables. Por eso, creo que ha sido un acierto que Walter en 2026 fuese condenado por todo lo que hizo. Es una manera de responsabilizarse de todo. Por otro lado, ha conseguido muy bien que odiemos a Walternate. Altivo, arrogante, vanidoso. Un hombre que se mueve más por el odio y la venganza que por otra cosa.


El día en que... quedaron muchas respuestas que obtener.
El final de temporada ha dejado muchas pregunas que no han sido contestadas y otras que ha provocado. Algunas espero que se resuelvan en la siguiente temporada, pero sé que otras muchas no serán respondidas nunca y la verdad, tampoco me preocupa. Nunca he pretendido que Fringe fuese un todo cerrado y bien armado. Ahora bien, hay una que marcará la cuarta temporada y que es fundamental: Peter. Según los obsevadores: "Ellos no recuerdan a Peter..." "¿Como podrían? El nunca existió... Sirvió a su propósito". Pero nosotros sí, así que la cuestión es cómo conducirán esto. ¿Existen ahora esos dos universos o se han convertido en uno? ¿En un tercero? ¿Utilizarán la teoría de los hechos cambiados en el pasado condiciona (o no) el futuro? ¿Cuál era ese propósito? ¿Sin la existencia de Peter, sigue la colisión de los universos? ¿Y el tulipan blanco?




5 comentarios:

satrian dijo...

Veremos como actua Peter de puente, y como lo incluyen en la serie, los productores siguen manteniendo que cuentan con él, y más vale que sea de manera directa, porque perdería mucha audiencia como rompan esa pareja Olivia-Peter.
He disfrutado mucho y seguiré disfrutando con el atrevimiento de esta serie con la ciencia ficción.

bvalvarez dijo...

Enhorabuena por el análisis!!! Bien, a mí también me gustó mucho, aunque si me pongo a pensar en la paradoja entonces se me cae un poco todo al suelo. Así que también yo prefiero no cuestionarme muchas cosas y dejarme llevar en este paseo increíble que ha sido la tercera temporada.

El final del capítulo me ha dejado anonadada, no tanto por el triunfo de esa "tercera vía" que une a los dos universos, sino por la "inexistencia" de Peter, que nos tendrán que explicar muy bien, creo yo.

En cuanto a la temporada, coincido contigo en que ha sido magnífica, sobre todo en su primer arco, una maravilla muy difícil de mejorar. Su gran triunfo creo y oque ha sido la construcción de los personajes, que nos ha ayudado a ver la serie desde otro punto de vista.

Saludines!!!

elclubsilencio dijo...

Qué análisis más exhaustivo!! Yo coincido en que la parte más interesante de toda la temporada ha sido la evolución de Olivia. Realmente ha consistido en superar un problema de autoestima (y eso lo pasa a todo el mundo, incluso a los que no salvamos el mundo jeje).
Esta claro que en esta temporada se ha consagrado la serie; es magistral la manera en que coordinan la parte ciencia-ficción y la emocional (es como una peli de las buenas, para que luego digan de la tele). Sin embargo, a veces siento que en ocasiones se van por las ramas (la trama William Bell-Olivia, por ejemplo). Veremos cómo continúan en la cuarta...
Enhorabuena por el post! Un saludo!

Un telespectador más dijo...

A mi me ha encantado la temporada de principio a fin, ha sido redonda.

El final un WTF muy grande y muy interesante, dejándonos con muchisimas dudas de lo que va a suceder a partir de ahora, y a mi personalmente me encanta esta sensación.

Gran post ;)

Saludos!

Pixelwoman dijo...

En realidad, lo que Walter dice no es "nuestros mundos son inextricables" sino: "nuestros mundos están inextricablemente unidos", es decir, tienen una extraña y compleja conexión.