jueves, 9 de septiembre de 2010

Algo huele podrido en Charming

(Entrada sin spoilers, a excepción del último párrafo)

Cuando la semana pasada termine Sons of Anarchy y pensaba sobre la futura entrada, el primer título que se me vino a la cabeza fue "Ser o no ser un motero"; sin embargo, tras finalizar el primer capítulo de la tercera temporada, éste resume mucho mejor mi sensación. Ambas frases son adaptaciones de dos citas de una de mis obras favoritas, Hamlet de William Shakespeare porque Sons of Anarchy bebe en esencia de esta genial obra y de otras del autor inglés.


La primera frase recapitula las dos primeras temporadas. La serie narra la historia de la banda de moteros llamada Sons of Anarchy Motorcycle Club Redwood Original (SAMCRO en su acrónimo), metida en toda clase de negocios sucios. El protagonista es Jackson "Jax" Teller, hijo del antiguo líder e hijastro del nuevo, Clay Morrow que se ha casado con su madre, Gemma. Aunque aquí Clay no asesino a su padre, Jax es en el fondo un Hamlet moderno que se cuestiona su existencia a raíz de ser padre que es fundamentalmente la historia de la primera temporada. Con ayuda del manuscrito de su progenitor, se plantea su pertenecia a la banda así como los hechos delectivos que comenten. Así la primera temporada comienza con un hecho alegre como es el nacimiento de un niño. Ello provocará una ola de sentimientos encontrados, especialment en Jax, que como decimos, se planteará si debe seguir  al margen de la ley. Pero no será el único -Opie será otro en los que vemos esos interrogantes. Los primeros 13 capítulos nos presentan unos personajes algo desdibujados, pero aunque esto pudiese parecer algo malo no lo es. Al contrario, esta circunstancia emana de esas dudas que se ven reflejadas en los protagonistas alrededor de los temas clásicos de la familia, el honor, la lealtad, la traición y la culpa. Nadie es bueno o malo absolutamente. Todos los integrantes de la banda se cuestionan sus acciones, como en una de las mejores secuencias en las que tienen que propinar un castigo a un antiguo miembro y a la vez amigo -aquí se juega con el cumplimiento de unas normas internas y la lealtada a la amistad. Buceando en la psique complicada de sus protagonistas, la segunda temporada arranca con un hecho brutal que marcará las opiniones de los moteros. Aunque se descubre a mitad de la temporada, ello supondrá un duro golpe que hará cambiar las prioridades en los moteros que pondrá otra vez encima de la mesa la justificación de los hechos violentos.

¿Pero que es lo que se cuestionan nuestros moteros favoritos? El mal en ambas temporadas se traduce en todos los hechos delictivos que cometen los moteros desde tráfico de armas a asesinatos. Una de las críticas que más he oído es la cruda y dura muestra de las acciones de violencia y es que muchas de ellas no son aptas para personas sensibles. Sin embargo, creo que no es en ningún caso una violencia gratuita. Para enteder hasta qué punto los protagonistas hacen malabarismos con la moral es necesario ver hasta donde pueden llegar, aunque eso supongo ser increíblemente crueles. Puede parecer que justifican todo con la violencia y en gran parte puede ser verdad, ya que cuando quieren hacer todo digamos por las buenas, reciben un duro revés  y por ello, no les preocupa ultimar la venganza en el final de la segunda temporada. Un final que me sorprendió porque no me imaginaba qué cliffhanger tenían escondido en la manga, un cliffhanger muy interesante que me provocó mucha angustia (ahora entiendo a todos aquellos fans que deseaban la vuelta de la serie porque yo me hubiese quedado sin uñas esperando 9 meses a que volviesen).

Pero todo ello no podía ser posible sin unos grandes actores detrás de esos personajes. Aunque los que a priori parecen que llevan la voz cantante son los hombres, son las mujeres quienes más destacan.  En este tipo de series, los personajes femeninos suelen encarnar la bondad, la generosidad y el amor. Sin embargo, aunque aquí en parte también sea así, eso no excluye para que todas tengan los mismos dilemas que los hombres. Son iguales a ellos en cuanto a violencia, aunque se rijan por otros parámetros para acudir a ella. Gemma es la perfecta anfitriona a este submundo de crueldad y ensañamiento. Hará todo lo que esté en sus manos para proteger a los suyos, aunque eso suponga cometer actos ilegales. Tara, que en un principio es quizás el personaje más soso de todos, es al final el que más evoluciona. Ya en la segunda, pero sobre todo en el inicio de la tercera, vemos una Tara mucho más fuerte, dura e implacable que ha aprendido a la perfección las enseñanzas de Gemma. Y finalmente, no podemos olvidar a Stahl, la agente del FBI que también reproduce la esencia de la serie que no es otra que la pregunta de si el fin justifica los medios. La perspectiva del bien y del mal cambia en función de los acontecimientos que padecen las personas a las que amamos que es lo que vemos en cada uno de los personajes.

(OjO: Al no ser que te ya te hayas puesto la chupa de cuero en esta tercera temporada, te aconsejo que bajes de la moto, porque te encontrarás spoilers de la serie).
Si en la primera temporada, fue un acontecimiento bueno lo que marcaba el devenir de los protagonistas; en la segunda, uno malo; la tercera temporada no podía volver al inicio y menos desde ese final de la segunda. El secuestro del hijo de Jax y la puñalada de la agente del FBI provocan los más oscuros deseos de venganza de los SAMCRO hasta tal punto que ya no importa lo que en el plano filosófico sea el bien o el mal, lo importante es el dolor y su consecuente ansia de venganza que será lo que marque el futuro de esta tercera temporada. El inicio de la misma no podía haber sido mejor. Con un inusual ritmo más pausado, pero nunca aburrido o soso, nos presentan la vida de los personajes tras esos brutales acontecimientos. Tras unos momentos de duelo y aflicción, ha llegado la hora de luchar contra los agravios sufridos. Si algo he aprendido tras las dos temporadas de SoA, es que nunca esperes que las cosas al final se pongan bien. Jamás presupongas que todo acabará bien porque aquí el sufrimiento es un protagonista más. Cuando estabamos todos pensando en que las piezas de la venganza estaban todas ya descubiertas, el primer capítulo nos sorprende con un giro. En el entierro de Half Shack - me dio mucha pena su muerte-, una furgoneta blanca se lía a tiros, causando algunos heridos entre ellos un niño que es lo que provoca que un enfurecido Jax golpee continuamente la cabeza de uno de ellos contra la acera, además de atropellar al agente Hale que muere, lo cual traerá inevitables consecuencias. Un primer contacto brillante que estoy convencida que nos traerá una temporada de infarto porque las cosas en Charming ya no van bien -de ahí el título del post-. El enemigo, la corrupción, la tergiversación, la mentira marcarán a fuego a Jax, Gemma y compañía y Charming jamás será un paraíso de bondad.

(Fin Spoilers)

5 comentarios:

Ishtar dijo...

Me encanta tu entrada, creo que lo que más me gusta de estar al día esta 3ª temporada (que es la primera de SoA que llevo al día) es poder comentarla con vosotros e ir leyendo de blog en blog ^^.

Me gusta mucho la manera que tienes de contar las cosas, y también me pega más el título que has escogido.
Ah, y la frase final es genial. "Charming jamás será un paraíso de bondad". Enorme ^^

satrian dijo...

Las cosas no van a estar tranquilas jamás en Charming, no hay que encariñarse con los personajes, y siempre te mantienen en tensión, grande la vuelta de los SoA.

Yorch dijo...

Lo mejor, aparte de la grandísima actuación de Charlie (Jax) ha sido ese final que tanto puede hacernos disfrutar en el futuro con sus consecuencias ^^

Saludos!

Un telespectador más dijo...

Venía un poco asustado leyendo el título de la entrada, pensando que no te habia gustado el regreso, pero la entrada me ha gustado mucho, y es que la esencia de la serie la has descrito perfectamnete.

Qué gran regreso, y cuántas ganas teníamos de ellos ya! :p

Saludos!

LiPooh dijo...

- Ishtar: Muchísimas gracias por los halagos ;P Yo también es la primera que la llevo a ritmo de emisión, porque las otras dos las he visto este verano. Seguro que disfrutamos mucho de esta 3 temporada.

- Satrian: Eso es lo mejor, que Charming no estará nunca tranquila porque así disfrutaremos mucho más.

- Yorch: La actuación de Jax ha sido impresionante como el final ya que si parecía que iba a ser un capítulo tranquilo, todo lo contrario.

- Un telespectador más: Sí, igual el título confunde un poco ^^ Pero me alegro de que te haya gustado la entrada. Aunque la acabe la semana pasada, tenía también muchísimas ganas.

Saludicos a todos.