lunes, 12 de abril de 2010

Aficionada al jazz

(OjO: entrada sin spoilers) 
 
Tres meses después del devastador Huracán Katrina es el punto de partida de la nueva serie de HBO, Treme. Se trata de una de las series más esperadas en los últimos tiempos tanto por crítica como por la blosesfera y es que viene firmada por David Simon, el creador de la gran serie The Wire. Ello podría ser un handicap porque cuanto más suben las expectativas, más dura es la caída de la decepción. Pero ya os advierto que eso no ocurre aquí.  Con sólo 10 minutos de visionado y sin subtítulos, me había ganado. Un visionado después con éstos, me ha robado el corazón.
Y es que, amigos, estamos ante una GRAN SERIE.

La serie toma el título del conocido barrio de Nueva Orleans, Faubourg Treme, al lado del barrio francés, cuna del jazz. Por eso parece ser que debe pronunicarse con acento doble en la e, aunque otros apuestan por la pronunciación Tre-May. De una forma o de otra, deberemos ir practicando,  porque de esta serie se va a hablar mucho.  Un grupo de músicos será la piedra angular para mostrarnos la realidad de una ciudad destrozada por el huracan, la desolación de su gente, la criminalidad que les rodea... Ellos intentaran salir adelante a través de la música y de las tradiciones culturales (eso mismo se ve a lo largo de todo el episodio tanto en el inicio como cuando uno se disfraza). Además de mostrarnos toda la gran cultura musical que tiene esta ciudad, nos enseñarán las vidas interconectadas de músicos, dj's, cocineros, líderes de comunidad... que iremos conociendo poco a poco.

Destaca cómo cogen de una forma magistral la esencia de Nueva Orleans, mezclada de distintos orígenes de los habitantes del barrio, pero sobre todo resulta un estremecedor relato de la gente que se ha quedado sin nada (la escena en la que uno de los protagonistas ve que lo que ha quedado de su casa me produce una gran pena).  El querer salir adelante, mantener el bar, buscar a familiares desaparecidos, reconstruir la ciudad serán los objetivos de los protagonistas, todos ellos unidos por distintas relaciones familiares y profesionales, que se descubren en la segunda parte, porque ¡oh sorpresa! el capítulo dura 80 minutos. Una apertura de 80 minutos puede ser arriesgado. Sin embargo, en mi caso, no se me han echo para nada largos, y eso que he tenido el esfuerzo de verla con subtítulos en inglés, sin embargo, lo he entendido todo bastante bien. porque tampoco hay diálogos especialmente largos ni mucha jerga. Han sabido conjugar muy bien  el ambiente y la presentación de los personajes, todo ello envuelto con muy buenas canciones. Quizás más de uno pueda achacar que la música está demasiado presente y que incluso eclipsa lo diálogos, ya que a veces parece más que estemos ante un concierto, que ante una serie. Sin embargo, el recurso musical ayuda a introducirte en el ambiente y enfatizar determinadas escenas, como por ejemplo, una en la que hay un pequeño malestar vecinal. Esta impresionante música hará las delicias de más de uno, aunque si no a alguien no le gusta es muy probable que se acabe hastiando tanto jazz. Yo ya tengo nueva banda sonora. Mientras esperaba los subtítulos, he buscado la canción del opening (while jamming and the having fun!!!). Es de John Boutte y la canción es Song Treme (original, eh?). Si queréis más jazz, os recomiendo la interesante recopilación efectuada por Mauro.

Para poder mostrar esa realidad, la serie cuenta con un plantel de actores de gran talento, aunque la mayoría desconocidos. De los que más nos sonaran, que son los que parecen llevar el peso del relato, tenemos por un lado a dos glorias de The Wire como son Wendell Pierce (que además nació en Nueva Orleans) y Clarke Peters, y por otro lado, grandes actores como Khandi Alexander (CSI Miami), Kim Dickens (Friday Night Lives), John Goodman y Steve Zahn. Por la serie también pasaran músicos conocidos del jazz y del blues. En este primer episodio, contamos con el cameo de Elvis Costello haciendo de sí mismo.

Como ya ocurrió con The Wire, Simon y el resto del equipo nos muestran la realidad sin adornos Nos enseñan  una ciudad que aunque pudiese parecernos extraña, enseguida conectas con ella, una ciudad olvidada por el Gobierno Central, en la que la ayuda no aparece e, incluso, hay pasividad por los agentes de la ley ante la búsqueda de desaparecidos. Por eso tendrán que ser los propios habitantes quienes pongan sus manos y sus esfuerzos en reconstruir sus casas y ganarse el sueldo tocando instrumentos o en la cocina. Ellos son los verdaderos protagonistas. Treme sabe mostrar las desgracias de la gente con un ritmo lento, pero seguro. En definitiva, un capítulo conmovedor que presenta las historias desgarradoras de los habitantes de Treme de las que quiero seguir conociendo mucho más.

6 comentarios:

Un telespectador más dijo...

Yo sigo a la espera de subtitulos en español. Ya le tenia muchas ganas, pero ahora despues de leerte todavía más.

Saludos!

satrian dijo...

Yo no se si podré verla hoy, al ser tan larga tengo que buscar tiempo para verla tranquilo y sin interrupciones, pero esta serie me tenía ganado por la ciudad y la música, pero David Simon es una garantía de guiones increibles, crudos y realistas, que ganas tengo de verlaaaaa...

Moltisanti dijo...

Si ya la tengo ganas, leerte me confirma lo que sospechaba, aquí nos espera algo grande. Seguramente vaya a necesitar su tiempo pero desde luego, que cuente conmigo para dárselo. Algo me dice que voy a hacerme fan de la música jazz :P

Yorch dijo...

A mí el jazz no me gusta mucho. Pero con las críticas que he leído tarde o temprano le daré una oportunidad.

marita dijo...

A mi me ha ganado, con la forma que está hecha, encontrarme con viejos conocidos... parece que va a ser de esas series lentas donde se cuida hasta el más mínimo detalle.

LiPooh dijo...

- Un Telespectador Más: La verdad es que están tardando con los subtítulos. Yo me arriesgue y lo entendí bastante bien. Como me gustó tanto, igual lo veo otra vez con subt españoles.

- Satrian: Yo desconocía que duraba tanto y una vez puesta en canción pues no la quite. Pero la ambientación es genial y los guiones también.

- Moltisanti: Nos espera algo grande, aunque haya que ir despacito. Casi mejor. Yo ya soy fan del jazz.

- Yorch: si no te gusta el jazz igual se te hace pesado el capítulo, porque la música está muy presente. O igual te sorprende y le coges aficción ^^

- Marita: Es una serie lenta, pero que no se hace lenta. No sé si me explico. Me encanta que cuiden hasta el mínimo detalle. Eso sólo lo hacen las obras maestras.

Saludicos a todos.