viernes, 30 de abril de 2010

¡Alabado sea Abed!


No hace mucho me matriculé en Spanish 101, la clase a la que acude el variopinto grupo de Community, que con el permiso de Glee, es la comedia del año. Si en ésta última es Sue Sylvester quien se lleva todos los elogios, en la universidad es el gran Abed Nadir quien roba planos a todos sus compañeros y se ha convertido por méritos propios en uno de mis personajes favoritos.

Abed Nadir es un joven de ascendencia india que estudia en la universidad Greendale y forma parte del grupo de estudio que forma Jeff con la intención de ligar con Britta. La idea original era que tenía que estudiar empresariales o la carrera que sea que esté relacionada con los negocios para ayudar a su padre con el restaurante. Sin embargo y gracias a Britta, decide cambiar de opinión y tomar clases de dirección cinematográfica. Por ello en varios episodios, hemos visto como parodia a sus compañeros ya que él está grabando una película y se inspira en su vida. Aunque no ha sido oficialmente diagnosticado como enfermo del síndrome de Asperger (resumidamente que no son empáticos y no consiguen diferenciar las emociones), todo parece indicar que sí lo posee puesto que una de sus caracterísitcas es esa ceguera emocional que padece así que no consigue distinguir las dobles intenciones de sus compañeros. Habla rápido, sin gesticular con movimiento de manos ni de cara -prácticamente tiene la misma cara siempre. A primera vista, puede parecer que todo ello le complica en sus relaciones sociales; sin embargo, suple toda esa carencia con su vena cultural. Por ello, siempre menciona referencias al cine, a la televisión, a la música, a los comics, a los videojuegos...

Así es resumidamente Abed, pero ¿qué es lo que le hace tan encantador? En primer lugar, me despierta mucha simpatía el hecho de que parece que nunca se entera de nada. Tiene una cara inexpresiva  aunque sus minúsculos gestos muchas veces parecen decir "WTF". Todos, especialmente Jeff, parecen protegerle porque el pobre no se percata de la ironía que se respira en el Greendale, si bien es cierto que Shirley tampoco es la reina de la perspicacia. Pero, bueno, son maneras distintas de ignorancia. En segundo lugar, es el REY, sí con mayúsculas, de la cultura pop. Suple esa inexpresión emocional con referencias culturales para así poder expresar sus sentimientos. Me encanta cómo hila las situaciones con esas referencias ya que en ningún momento resultan forzadas. Le sale natural (lo cual es de agradecer a los guionistas). Por ello, no es de extrañar que sea casi el protagonista exclusivo de las citas en mi twitter (cada vez que veo un capítulo de una serie, escojo la frase que me resulta graciosa, chocante o curiosa). Pero no soy la única que recopila sus fascinantes referencias, páginas como imdb también lo hacen. Es un personaje tan curioso que en su perfil en la universidad, explica cuáles son sus peliculas favoritas y en el escrito de presentación, habla sobre su capítulo favorito de Cheers (que es también uno de los míos^^). Además suele hablar como si fuera consciente de que "su vida" es una serie así que habla de él en tercera persona (pero no como la odiosa Aída de GH) y en ocasiones lo deja caer a sus compañeros. En tercer lugar, me fascina su amistad con Troy. En principio, podría parecer que estos dos no pegan ni con cola; sin embargo, hacen una pareja cómica desternillante. Protagonizan los mejores gags de la serie, especialmente los que van al final de cada capítulo. Así se ha echo famoso el rap de la biblioteca (se ha echo incluso una canción). Pero aquí os dejo con otro de los finales que más me han gustado (ya me veo bailando así en las discotecas... )


Pero un buen personaje no sería nada sino estuviese detrás un buen actor. Al igual que ocurre con Walter Bishop o con Kalinda (otros personajes que me fascinan), esta clase de personajes tan complejos requiere de mucho talento para no pasarse de la raya. Es díficil llegar a un punto intermedio en el que el personaje resulte atractivo, interesante, pero sin llegar a los excesos. En este caso, es el actor Danny Pudi el que le da cuerpo y alma al personaje de Abed.

En definitiva, el Dios de la Cultura Pop por excelencia, cuyo poder es hacernos reír con sus increíbles referencias. Es un personaje que despierta simpatía a raudales y que se ha convertido con muy pocos capítulos en uno de mis personajes favoritos, de ahí que sea merecedor de una entrada exclusiva ^^.

3 comentarios:

Yorch dijo...

Jajaja, es de los gags que más me han gustado de la serie.

A mí Abed me encanta, es un personaje (en todos los sentidos) increíble.
Le coges cariño y todo ^^

Saludos!

Antara dijo...

Qué momentos nos ha dado Abed. Nos gusta que sepa tanto de cultura pop y nos reímos porque podemos entenderlo. XD

LiPooh dijo...

- Yorch: Yo le he cogido mucho cariño. Me encanta!!! Iba a poner el de la biblioteca, pero es ya muy famoso y el del baile es genial también.

- Antara: La verdad es que sí. Me encanta ver qué le entiendo todas las referencias. ¿Seré yo también una friki? Pues sí y a mucha honra ^^

saludicos.