martes, 24 de mayo de 2011

La anatomía de una montaña rusa


(OjO Si no sabes quién se ha marchado de casa, no sigas leyendo.
Spoilers hasta el 7x22 de Anatomía de Grey)
 
Si algo caracteriza a Antomía de Grey es esa montaña rusa en la que viajan todos los protagonistas. No hay serie en la que sus personajes estén tan pronto arriba y tan pronto abajo, tan pronto felices y tan pronto tristes. El peligro que ello conlleva es que te acabes mareando; sin embargo, yo debo de haber tomado biodramina porque de momento estoy bien, aunque no sé si los doctores siguen sanos porque una vez más hemos tenido una temporada en el que les ha pasado de todo. Comenzó la temporada con la resaca del tiroteo y así tuvimos un buen inicio. Luego, la vuelta de vacaciones tuvo como protagonista otra vez otro tiroteo, aunque ellos no fueron las víctimas directas, pero terminó pasando factura a los médicos. Y ahora tuvimos una recta final algo descafeinada. Estuvo bien, pero no fue tan explosiva como las anteriores (la muerte de George, el tiroteo). De todas formas, todos los protagonistas han tenido su propio viaje en esta temporada.

La primera que ha sufrido grandes bajadas y subidas es Cristina Yang, que ha conseguido las mejores tramas este año. Te podrá caer mejor o peor, pero está claro que sabe llevar muy bien el peso de la serie. Comenzó con una crisis muy gorda de identidad, se fue de pesca con Dereck y volvió siendo ella misma para rivalizar con Teddy. Pero si todo parecía que le volvía a ir bien en el plano profesional, no así en el personal. En el último capítulo, descubre que esta embarazada y decide abortar, a pesar de la opinión de Owen, que la echa de casa. Una vez más Shonda se la juega, ya que aborda esta posibilidad y sin contar con la opinión del marido. Veremos como acaba esto, pero sin duda cualquier opción será polémica.


Su amiga del alma, Meredith, ha tenido una temporada más tranquila hasta el final que volvió a casa con una hija, pero sin marido. Para Dereck que su mujer le hubiese manipulado su tan ansiado estudio fue la peor traición y así se lo dejó notar. Todo había sido demasiado bonito en esta pareja que durante seis años vivió tantos altibajos así que estaba esperando que se produjese el nuevo y que fuese así me gustó. Aunque también pienso que ya es hora de que o les dejen ser felices o rompan definitivamente.


Otras que han sufrido han sido Callie y Arizona que han terminado casadas, teniendo un grave accidente y siendo madres y teniendo una relación a tres bandas con Sloan como padre. Además, el accidente de coche dio lugar al controvertido capítulo musical, que tiene como mejor punto a favor haber disfrutado del vozarrón de Callie. Me encanta esta pareja y creo que las tramas que han tenido han estado muy bien.


Si los anteriores personajes se habían montado en una gran montaña rusa, el resto, en cambio, han decidido por montarse en una infantil porque aunque han tenido bajadas y subidas, éstas han sido de menor calibre. Karev ha terminado bastante solo tanto en el plano sentimental (Lucy se marcha) como en el plano personal (se ha tenido que marchar de la casa de Meredith tras haber contado el secuestro) y aún menos en el plano profesional, que aunque ya ha encontrado su sitio en pediatría y ha hecho una gran labor trayendo a niños de África para salvarlos, no ha conseguido el puesto de jefe de residentes, puesto que se ha llevado April. O son imaginaciones mías o Shonda le tiene mucha manía porque todo le sale mal al pobre Karev. Por otra parte, Teddy dejó a un lado sus sentimientos por Owen, se casó con Henry, un enfermo para ayudarle con su seguro y finalmente enamorándose de él, después de haber tenido tropecientas citas. ¡Bien por ella! Porque me gusta mucho esta pareja. Lexie y Avery ya son pareja oficial, aunque Sloan sigue pululando por ahí. Webber tuvo su protagonismo en la primera parte con la historia de los hospitales y luego con el alzheimer de su mujer. Finalmente, Bailey que es la que últimamente está más desaprovechada. Quitando los novietes que ha tenido, ha aparecido poco así que desde aquí reivindico una trama para ella.


Si la sexta empezó de menos a mas, teniendo una buena mini etapa y un mejor final, esta séptima ha sido en eso más regular, pero aún así lleva dando ya años síntomas de fatiga. Por eso creo que Shonda ha sorprendido con sus declaraciones de esta semana: quiere que la octava sea la última etapa de la mayoría de médicos originales y empezar a hacer un relevo. No creo que sea buena idea. Lo mejor sería dar un final digno a los médicos del Seattle Grace y si acaso hacer otra serie, aunque no como Off The map.  

3 comentarios:

buffymak dijo...

es la primera vez en la que me gusta Meredith y Shonda decide no darle más protagonismo que minutos escasos por capi,la serie me tiene muy decepcionada,cada vez todo tiene menos sentido,pero claro viniendo de Shonda xD

fon_lost dijo...

Grey's tiene el problema de acostumbrarnos a season finale de escándalo, y cuando le toca una más tranqui, nos parece más flojita. Vale, en cuanto a pompa y circunstancia ha sido light, pero no han dejado de ocurrirles cosas a nuestros doctores favoritos. Cristina es una diosa, y Shonda sabe que Sandra Oh lo vale, y le regala una trama molona. A ver, doña Shonda, les has regalado una temporada de felicidad de Deredith y vas al final y les haces esto? Mala pécora! Calliezona han sido grandes protagonistas de la temporada, pero seguro que Shonda no les deja ser felices mucho tiempo. Queremos una trama para Bailey: me niego a que termine la serie y Chanda Wilson no haya ganado ni un premio por su papelón.

Y me niego en redondo a que la serie siga más allá de una octava temporada sin los originales. O sigue con ellos, o que no siga (aunque sé que seguiría viéndola)

LiPooh dijo...

- Buffymak: Pues a mí Meredith no hay manera que me caiga bien. Esperemos por el bien de todos que termine en la 8.

- Fon_lost: Estoy de acuerdo contigo en que Shonda debe tenerle manía a Meredith. Todo muy bien y al final "zas". Y sí, Bailey tiene que tener trama y ganar un premio!!!

Saludicos.